sábado, 8 de abril de 2017

{Lista Top} Mis 10 mejores protagonistas masculinos en papel.

¡Hola, cazadores!



Hoy no hay reseña, pero vengo cargada con la segunda parte de mis protagonistas preferidos dentro de la literatura. Y esta vez,  es el turno de los chicos. Os recuerdo que la última entrada de marzo fue referente a mis chicas preferidas en papel, y por si se os pasó, aquí podéis echarles un vistazo. 

Lo admito: lo difícil de esta lista ha sido reducir el número de candidatos a solamente diez. Mientras que con las chicas me costó la vida llegar al mismo número (lo digo y lo repito: muy pocas protagonistas femeninas han conseguido encandilarme lo suficiente como para que pueda considerarlas dignas de admiración), con los chicos he dado mil vueltas para cuadrar una simple lista.

Y es que son muchos los protagonistas masculinos que han marcado un antes y un después en mi vida como lectora. Y si a eso le sumamos que soy una enamoradiza del quince, ¡apaga y vámonos! 

¿Queréis saber quiénes son mis elegidos? ¡Pues aquí va mi lista! ¡Espero que os gusten...!



Mejores protagonistas masculinos en papel



-10-

Stefano Mancini (Step)
A tres metros sobre el cielo
(Federico Moccia)

Este fue el primer libro que leí de Federico Moccia y el único que me ha gustado hasta la fecha. Y una de las razones (y casi la única) por la que me gustó fue Step, un chico rebelde, soez, prepotente, que bajo una sólida capa de chulería esconde un alma rota. Sí, el típico chico malo, cierto, pero qué queréis que os diga... me conquistó desde el minuto uno y disfruté con cada una de sus salidas y momentazos. Ahora bien, siempre pensé que Babi (a la que no soporté) se le quedó muy corta, y como pareja nunca me pegaron en absoluto...


-9-

Tyrion Lannister
Canción de Hielo y Fuego
(George R. R. Martin)

Sí, habéis leído bien: Tyrion Lannister, el Gnomo. Y me da igual si es un enano, me da igual los defectos físicos que pueda ir ganando a lo largo de la saga o lo que George R. R. Martin quiera depararle al pobre. Adoro a Tyrion. Me parece de los mejores personajes de Canción de Hielo y Fuego y de toda la maldita literatura fantástica. Me encanta su ironía, me encanta ese sarcasmo tan corrosivo del que hace gala y esa inteligencia tan particular que tiene, junto con toda la resistencia y el valor que va demostrando a lo largo de la saga. A sus pies. 

-8-

 Lucas Ross
Saga Medianoche
(Claudia Gray)

Solo tres palabras (con spoiler, aviso): Cazador. De. Vampiros. ¿¿Cómo no iba a gustarme?? Vale, sí, y aparte de tener una "profesión" tan fantásticamente sexy, si hay algo que destaca en este personaje es su pose de chico peligroso y enigmático. Sí, también es un personaje típico, lo admito, pero es que es EL chico peligroso y enigmático DEFINITIVO. Si no habéis leído esta saga, os la recomiendo: no os va a cambiar la vida, pero resulta muy entretenida. Y Lucas os encantará, eso os lo garantizo. 



-7- 
Harry Potter
Saga Harry Potter
(J.K. Rowling)

Desde mi infancia hasta bien avanzada mi adolescencia, pasé gran parte de mi tiempo hundida entre los libros de esta fantástica saga, y lo bueno  es que la empecé más o menos con la misma edad en la que Harry entra en Hogwarts y la terminé con dieciocho años, más o menos la misma edad que él tiene en el último libro. Por lo tanto puedo decir que crecí con Harry, y eso quieras que no, termina por unir mucho. ¿Qué os puedo decir de Harry Potter que no sepáis ya? A mí me hizo soñar con que todo es posible y que hasta el ser más pequeño e insignificante puede hacer cosas muy grandes.




-6- 
Peeta Mellark
Saga Los Juegos del Hambre
(Suzanne Collins)






Y es que hay que reconocer que el chico del pan tiene mucho gancho. Su devoción por Katniss Everdeen es única, y todo lo que hace por protegerla (aunque ella no necesita que la protejan para nada) lo convierte en uno de esos chicos que, en caso de peligro, una preferiría tener cerca. Y sin embargo, Peeta tiene un punto frágil, quebradizo, que me despierta mucha ternura y que, a la larga, es lo que me gana de su complicada personalidad. 







-5- 
Lochan Whitely
Prohibido
(Tabitha Suzuma)


Como ya dije en la reseña de este libro, Lochan, su protagonista, resultó un personaje inolvidable. Me llegó al alma con ese amor que siente hacia su familia, su devoción absoluta por Maya y, sobre todo, su afán por la soledad, la manera de alejarse de un mundo del que cada vez se siente más desconectado. Un chico que es todo corazón, sin ápice de maldad, y cuyos turbulentos sentimientos le consumen, instándole a cometer las mayores locuras por amor. Es un protagonista que me ganó totalmente y que siempre, siempre, tendrá un huequecito en mi alma.

-4- 
Jack Jackson
Los Pilares de la Tierra
(Ken Follet) 





Y es que este personaje es uno de los puntos fuertes de un libro que, ya de por sí, resulta maravilloso. Jack comienza siendo un joven extraño, criado en la soledad de un bosque al que llama hogar, con la única compañía de su madre, y que, llevado por los acontecimientos, terminará siendo una de las personas más notables de la ciudad de Kingsbridge, gracias entre otras cosas a su inteligencia, a su ambición mezclada con un poquito de picardía y, por supuesto, a sus talentosas manos de escultor. Y qué decir de la preciosa historia de amor de la que es protagonista, llena de idas y venidas, y por la que luchará hasta casi la muerte...







-3-
Gale Hawthorne
Saga Los Juegos del Hambre
(Suzanne Collins)




Ya he remarcado lo mucho que me gusta Peeta, y sigue siendo cierto, pero Gale me robó el corazón. Y qué queréis que os diga, siempre me pareció que él tenía mucha más sintonía con Katniss de la que Peeta tuvo o podría tener jamás. Gale me conquistó con su carácter de tipo duro y con esa manera de actuar tan decidida, tan arrojada. Y sí, sigo estando muy enfadada por el panorama tan injusto que se le pintó al final de la saga. (Collins, ¡esa no te la perdono!) Pero obviando ese "minúsculo" detalle, es un chico que me encantó y que se convirtió en uno de mis favoritos dentro de la saga. 




-2- 
Jack Redfield
Trilogía Memorias de Idhún
(Laura Gallego)

Si hay un personaje masculino que consiguió encantarme hasta la obsesión, ese sin duda es Jack, protagonista de una trilogía tan emocionante y bonita como es Memorias de Idhún. Y es que Jack es de esos chicos inolvidables, esos que no puedes sacarte de la cabeza, esos que, por más que leas, no vuelves a encontrar en ningún otro libro. Cálido por naturaleza, siempre con una sonrisa en la cara, dispuesto a ayudar a todo aquel que se le cruce por delante y con una valentía que se sale de lo común; aparte de poseer el toque super-mega-atractivo que da lo sobrenatural, por supuesto. Sin embargo, a Jack muchas veces lo dominarán el odio y los celos, y su impulsividad lo traerá de cabeza y le hará caer en más de una ocasión en la inconsciencia. Para mí, uno de los mejores personajes de la saga y  protagonista de una tremenda historia de amor y odio que no le hizo justicia. 


-1- 
Christmas
La Calle de los Sueños
(Lucca di Fulvio)


Si hay una palabra que describe a la perfección a mi número uno esa es "carisma". Protagonista de una novela emocionante que recrea la Nueva York de los años veinte, Christmas es un joven complicado, que lucha cada día por salir adelante en uno de los peores barrios de la ciudad mientras su madre lo mantiene a duras penas gracias a su empleo de prostituta. Sin embargo, Christmas pronto destacará entre sus congéneres por su gran inteligencia, su carácter carismático y por la arrolladora imaginación de la que hace gala, por nombrar algunas de las cosas que más me apasionan de él. Me encantó verle crecer a lo largo de la novela y asistir a su transformación en un joven lleno de unos sueños y esperanzas casi tan apasionantes como él. Un personaje locuaz, imaginativo y tremendamente carismático que me ganó por completo y que se ha colado en este número uno por méritos propios, convirtiéndose en mi mejor protagonista masculino en papel. 



Espero que os haya gustado mi lista; yo he disfrutado mucho haciéndola. 
Contadme qué os ha parecido en los comentarios 
y si coincidís conmigo en la selección
¡Un besazo a todos!




viernes, 7 de abril de 2017

{Crítica de cine} La Guerra de los Mundos, de Steven Spielberg.

La Guerra de los Mundos
Steven Spielberg
116 minutos
Año 2005
Estados Unidos
Ciencia Ficción/Suspense/Terror
♚♚♚

Sinopsis



Adaptación de la novela homónima de H.G. Wells. La invasión de la Tierra por los extraterrestes y la terrible batalla que tiene que librar la humanidad para sobrevivir se centra en una familia americana. Ray Ferrier (Tom Cruise) es un estibador divorciado y un padre nada modélico. Estando sus hijos de visita en su casa, estalla una tremenda e inesperada tormenta eléctrica. Unos momentos después, Ray es testigo de un acontecimiento extraordinario que cambiará su vida y la de los suyos para siempre: una enorme máquina de tres patas emerge del suelo y lo arrasa todo.







__________________________________________


¡Hola, cazadores!

¿Calentando motores para Semana Santa? Yo estoy deseando irme unos días, sentarme a orillas del Atlántico con un buen libro entre las manos (oh, sííííí) y desconectar de la rutina. Pero entre tanto libro y libro, creo que no estaría de más sacar algo de tiempo para ver una película la mar de entretenida... como la que protagoniza la crítica que os traigo hoy (Jo, soy una máquina hilando, xD).

Antes de meterme en faena, ya os adelanto que NO HE LEÍDO EL LIBRO en el que se basa esta película, por lo tanto, no puedo decir si es fiel a la historia original o si ciertas partes que me resultaron un tanto chirriantes salen también en la novela. Así que si me está leyendo alguien que sí se haya leído el libro La Guerra de los Mundos, de H.G. Wells, estaré encantada de que me lo señale en los comentarios y que me cuente sobre la calidad de esta adaptación (guiño, guiño). De cualquier manera, ya adelanto que después de ver esta película me han entrado unas ganas enormes de leer la novela, así que seguramente os cuente dentro de poco sobre la historia original. 

La película La Guerra de los Mundos, de Steven Spielberg, se centra en la vida de Ray Ferrier (Tom Cruise), un pasota y sarcástico estibador de la ciudad de Nueva York. Vive solo en un barrio del extrarradio, salvo algún fin de semana en el que su ex-mujer tiene a bien dejarle a los hijos que tienen en común: Robin, un adolescente casi tan pasota como su padre, y Rachel, una niña nerviosa con grandes problemas de claustrofobia. La madre se los deja a Ray un fin de semana, y como siempre que está con sus hijos, él no sabe qué hacer con ellos. Hasta que un día en el que Robin se escapa de casa con el coche de su padre y Ray está hablando con Rachel en el jardín, una extraña tormenta eléctrica, de nubes violetas, vientos huracanados y rayos sin truenos, sacude la ciudad. Ray y Rachel contemplan horrorizados aquellos rayos que hienden la tierra brutalmente, estrellándose varias veces en un único lugar no muy lejos de su casa. Cuando todo termina, Ray, junto a otros curiosos, acude a investigar la zona en la que ha caído el rayo. Y ante sus ojos despavoridos, contempla el despertar de una criatura gigantesca y metálica, que rompe la tierra y masacra a todo aquel ser humano que se cruza ante sus terroríficos tentáculos...

Quiero empezar diciendo que esta película me ha sorprendido para bien... y para mal. No soy muy seguidora de la ciencia ficción, pero sí del suspense, y esta película lo tiene a raudales. Además, me apasionan las historias en las que la supervivencia del ser humano se ve claramente en peligro, ya que siempre me he preguntado cómo reaccionaríamos nosotros ante esa clase de cataclismos y qué sería del futuro de la humanidad con la sociedad en declive: sin normas sociales que valgan, sin leyes que controlen un mundo que se cae a pedazos, y con los seres humanos reducidos prácticamente a animales y con el instinto de supervivencia a flor de piel. Da igual la causa: invasión alienígena, guerra nuclear, apocalipsis zombie (véase TWD) o yo qué sé... meteorito que nos hace estallar a casi todos por los aires... A lo que yo doy importancia es a eso de "qué sería de nosotros sin tecnología, sin leyes, sin sociedad". Me parece un tema tan escalofriante como apasionante, y creo que esta película lo ha sabido plasmar de forma muy acertada. 

Ahora bien, creo que se han pasado con el tema muerte y destrucción. Vale, a una especie alienígena se le ha metido entre ceja y ceja el aniquilarnos. Me parece bien, (podría pasar... ¿o no?), pero ¿en serio se tienen que ensañar tanto? Todos los actos alienígenas muestran un ensañamiento brutal con la humanidad, y eso me chirría, porque se supone que nunca antes ha habido ningún contacto entre las dos civilizaciones, y los alienígenas actúan con los seres humanos con un odio irracional, para ser una especie con la que nunca hemos tenido contacto y, por tanto, es imposible que les hayamos agraviado de alguna forma. Sí, son invasores y es de preveer que sean crueles, pero es que me pareció que todo era... demasiado irracional. Además (aviso: posible spoiler), ¿de verdad era necesario regar la tierra con la sangre de la humanidad? No sé, ese es un detalle que me pareció tan sanguinario como innecesario, y que, sinceramente, no entendí. 

De esta película me ha gustado la forma tan repentina en la que el ser humano se convierte en prácticamente  nada (suena mal, lo sé, pero ahora me explico), y es que en este largometraje el sistema se derrumba como un castillo de naipes: de un día para otro, la vida tal y como la conocemos deja de existir, y solo queda el ansia por sobrevivir. Eso nos permitirá ver lo mejor y lo peor del ser humano; lo que somos capaces de hacer cuando estamos unidos y la caída a la negra locura de la soledad cuando todo lo que conocemos queda reducido a cenizas. Digamos que esa caída de la Humanidad está muy bien llevada, y es casi lo que más me gustó de toda la película. 

El largometraje como tal es muy "estilo Spielberg": efectos especiales alucinantes, banda sonora potente y una historia entretenida y llena de suspense. Me ha parecido que sigue la misma estela que otras películas de suspense con la firma de este archifamoso director, tales como Jurassic Park (1993), Inteligencia Artificial (2001) o Minority Report (2002). En resumen, todo muy Spielberg: no me ha parecido su mejor película, lo admito, pero sí una bastante aceptable. 

¿Y por qué no me ha encantado un film que, en principio, parecía que iba a dar mucho más de sí? Pues os diré que según va avanzando la película, entre masacre y masacre empiezas a ver algunas lagunas que no terminan de cuadrar. De hecho, la primera mitad de la película me pareció tan genial que ya estaba poniéndole la medallita de 5/5, y de repente... PUM, el argumento cae en picado. Como una bofetada. Como si a Spielberg le importara poco o nada el final de esta historia y lo único que quisiera fuera hacerla pedazos. 

Y aviso: todo este párrafo va a estar lleno de SPOILERS como casas. Porque vamos a ver, ¿a qué viene que a Robin de repente se le vaya la pinza, se largue corriendo al mismo centro de una batalla entre alienígenas y las fuerzas de élite de Estados Unidos y sobreviva como si nada? Y al final aparece en Boston, tan tranquilo con su madre, como si no hubiera pasado nada... ¿¿WTF?? ¿¿Me estás tomando el pelo, Steven?? Osea, media humanidad masacrada por esos bichos, y este chico sobrevive a una batalla super escalofriante.... porque sí, por su cara bonita, sin explicación ninguna. A cuadros me quedé. Y luego... los bichos se mueren... ¿por los agentes patógenos del aire? De nuevo... ¿WTF? ¿Pero qué final es ese? Dios, se supone que son una especie ultra inteligente: ¿de verdad no han sido capaces de hacer experimentos con los elementos del planeta para ver en qué condiciones está, y si resultan ser nocivos, poder contrarrestarlas con su tecnología superior? Si eso se me ha ocurrido a mí, os aseguro que se le puede ocurrir a cualquiera, y más si pertenece a una especie "superior". Me pareció el peor final que se le pudo dar a esta película. Una de dos: o la humanidad se une y contraataca hasta conseguir que los alienígenas se den el piro, o los alienígenas masacran a la humanidad en su totalidad y punto, pero que todo termine "por los agentes patógenos del aire"... Vamos, no me j**** (siento ser tan directa, pero es que el final me ha dejado muy decepcionada). Me pareció mucho mejor el final de Independence Day, por poner un ejemplo de lo que quiero decir: ahí por lo menos los humanos hacían algo, por mucha americanada que fuera. Pero aquí...pffff...

Sin embargo, a pesar de todo lo malo que he spoileado, tengo que romper una lanza a favor de Tom Cruise, porque esta es de las escasas ocasiones en las que no hace de superhéroe a tiempo completo. En casi todas sus películas hace el mismo papel que en Misión Imposible: tipo super ocurrente al que no le importa deslizarse por cualquier resquicio o altura para salvar al mundo de unos malos muy malos. Pero en esta historia hace un papel muy humano, y salvo por algún apunte de sagacidad, puedo decir que quizás este sea uno de sus mejores personajes. Ray debe hacer cosas muy difíciles por intentar salvar a sus hijos, y creo que Tom Cruise lo borda completamente a lo largo de casi toda la película. 

En definitiva, La Guerra de los Mundos es una película entretenida, con mucha acción y suspense, y que en ciertas ocasiones te provocará escalofríos. Sin  embargo, prepárate para un final decepcionante, que no ha sabido seguir con la trama y que deja al espectador casi, casi, con la miel en los labios.


♚♚♚/5

···Entretenida···

¿Y vosotros la habéis visto?
Y si habéis leído la novela, ¿me recomendaríais leérmela?
¡Contadme, cazadores, que estoy deseando leeros!

lunes, 3 de abril de 2017

{Reseña} Prohibido, de Tabitha Suzuma.

Tabitha Suzuma
384 páginas
Oz Editorial
Autoconclusivo
Drama/Romántico

♚♚♚♚♚

Sinopsis



«No podemos, si empezamos, ¿cómo vamos a pararlo?»

Lochan y Maya, de diecisiete y dieciséis años, siempre se han sentido más amigos que hermanos. Ante la incapacidad de una madre alcohólica y la ausencia de un padre que los abandonó, deben hacerse cargo de sus hermanos menores y esconder su situación a los servicios sociales. Esa responsabilidad les ha unido tanto que se han enamorado. Saben que su relación está mal y que no puede continuar, pero al mismo tiempo no pueden controlar sus emociones, y la atracción les domina. Su amor es un amor prohibido, y si alguien descubre su secreto, no habrá un final feliz para ellos.









_______________________________________________




¡Hola, cazadores! 

¿Cómo va esta mañana de lunes? La mía a pañuelo tendido, y no, no es que me haya pasado nada. No, qué va... Todo se reduce a que ha sido muy difícil para mí reseñar el libro que os presento hoy en el blog. Muy, muy difícil, porque la historia que esconde esta novela me ha llegado al alma y me ha machacado como hace tiempo que ningún libro hacía. He tenido que esperar para hacer la crítica unas cuantas semanas, porque no tenía ni idea de cómo afrontarlo o de cómo plasmar todo lo que este libro me ha hecho sentir con una simple reseña, y de hecho, tengo la sensación de que cualquier cosa que escriba se quedará corta; aun así, intentaré expresarme lo mejor posible porque esta historia no se merece otra cosa que buenas palabras. 

Debo reconocer que me costó animarme con esta novela. Había leído varias críticas muy buenas en otros blogs, pero que el argumento girara en torno a un tema tan morboso como es el incesto entre hermanos no me llegaba a convencer. Sin embargo, un día, en una de mis peregrinaciones a La Casa del Libro (en la que siempre miro pero casi nunca compro porque esto de ser estudiante y no tener ni para chapas es un asco), lo vi entre las estanterías y la portada me llamó como un canto de sirena. Y es que hay que reconocer que la portada es simple y atractiva al mismo tiempo: un sencillo alambre de espino en forma de corazón sobre fondo negro. Me sentí atraída de inmediato y no pude evitarlo: tiré la casa por la ventana y lo compré. ¿Y sabéis qué? Puede que hayan sido los dieciséis euros mejor invertidos de mi vida lectora. Así, como suena. Y es que me he visto hundida en una historia emocionante, dramática, que me ha hecho sufrir, que me ha hecho vibrar y que me ha roto el corazón en mil pedazos. 

Prohibido, de Tabitha Suzuma, cuenta la historia de Lochan y Maya, dos hermanos del extrarradio de Londres, de diecisiete y dieciséis años respectivamente, que cada día luchan por sacar a sus tres hermanos pequeños adelante. Su padre los ha abandonado y no volverá. Su madre, alcohólica y más preocupada por gustar a los hombres que por atender a su familia, se desentiende del cuidado de los pequeños para corretear tras su nuevo novio. A Lochan y Maya no les queda más opción que asumir el rol de padre y madre pese a su juventud, y hundirse entre facturas, reuniones de colegio y desayunos caóticos. Esa vida tan difícil les unirá más allá de la amistad, más allá de la sangre que comparten, hasta un extremo vedado para ellos: una historia de amor que podría terminar convertida en tragedia. 

Lo primero que me ha sorprendido de este libro es la pluma de la autora. Tabitha Suzuma, toda una desconocida para mí, ha demostrado poseer una prosa fluida y profunda, perfecta para expresar los convulsos sentimientos de los que Lochan y Maya son esclavos y mostrándonos, de la manera más cruda posible, las difíciles situaciones que se les plantean a causa de ese amor prohibido. Me ha sorprendido para bien, y estoy deseando que se publique un nuevo libro de la autora en España para poder seguir su trayectoria, que promete novelas vibrantes y únicas. 

En cuanto al argumento, me ha parecido brutal. Y creo que me quedo corta... Pocas historias de amor adolescente me han llegado tanto como la de Lochan y Maya, pero es que son personajes tan maduros para su corta edad, y sus sentimientos están tan bien plasmados, que resulta imposible no emocionarse con ellos. Sufres con el romance desde el primer momento en que uno de ellos se da cuenta de que "algo" pasa, que no todo es como siempre, que ya no es capaz de ver al otro con los mismos ojos. Y el personaje mismo se impresiona e intenta luchar contra ello desesperadamente, y es esa lucha interna, que se mantiene durante gran parte del libro, la que logra desgarrar al lector, porque por un lado entiendes lo que pasa y no puedes evitar ponerte en su lugar, y por otra parte... por otra parte, no dejan de ser hermanos. Sientes que está mal, a pesar de que ellos no sean una pareja de hermanos normales, y no puedes evitar tener la sensación de que es imposible que aquello acabe bien.

Y según se van acercando y buscando, provocando que el romance aflore en todo su esplendor, la tensión empieza a resultar insoportable. Ha sido el único libro que he leído en el que las escenas románticas me han mantenido completamente en tensión, y de tal manera, que al acabar un capítulo tenía que cerrar la novela y tomarme unos minutos antes de volver a abrirla, para respirar e intentar tranquilizarme. 

Es una historia realmente intensa, que consigue desbordar los sentimientos como pocos libros, y con una maestría digna de admiración. Hay escenas que son tan impactantes para los protagonistas como para el lector, lo que permite ponerte con mucha facilidad en la piel del personaje en cuestión y sintonizar con él de una forma sorprendente. 

Y hablando de los personajes... Lochan y Maya me han cautivado, tanto por lo complejos que son como por la dura historia que nos narran, ya que el libro alterna capítulos en primera persona desde la perspectiva de ambos. Lochan es un chico con una inteligencia fuera de lo común, que también destaca por su gran corazón y por un atractivo que él mismo no tiene en cuenta; y sin embargo, a pesar de sus cualidades, busca desesperadamente la soledad. No tiene amigos ni quiere tenerlos, lo único que le importa son sus hermanos, y por ello, huye de la ayuda que cualquiera intente proporcionarle. Esa faceta solitaria y tímida es la que ha conseguido que me sienta muy identificada con Lochan, pues  confieso que a veces soy tan retraída como él, y creo que por eso he podido sentirme tan en consonancia con ese aspecto tan particular de su vida. Maya, en cambio, es muy dulce: se desvive en el cuidado de sus hermanos, sobre todo en el de la pequeña Willa. Es de esas personas que lo dan todo por los demás sin importarle su propio bienestar, hasta el punto de olvidarse de sí misma, y a mí ese tipo de personajes tan únicos me ganan enseguida. Y salvo por una " pequeña" equivocación, un desliz, una mácula en su historial, admito que ella me ha enamorado casi tanto como Lochan. 

Como personajes secundarios tenemos a los hermanos pequeños de Lochan y Maya: Willa, de cinco años; Tiffin, de ocho; y Kit, de trece. Willa es la típica niña de cinco años: feliz en su micromundo, a ratos caprichosa y a ratos vivaracha, y que adora hasta la locura a sus hermanos mayores. Tiffin es un niño normal, que echa mucho de menos a una madre que cada vez se pasa menos por casa y que añora la vida que tenían cuando su padre aún estaba con ellos. Y Kit es... bueno, Kit es un chaval de esos que llevan la adolescencia de la peor manera posible, lo que trae a Lochan y Maya por el camino de la amargura. En cuanto a la madre, ya os adelanto que es un personaje muy despreciable y que le coges ojeriza desde la primera descripción que se da de ella. 

No hay muchos personajes secundarios más: os podría nombrar a Francie, la mejor amiga de Maya, y a la señorita Azley, la profesora de Lochan, pero no tienen demasiado peso en la trama. Aunque ya os digo que no hacen falta más personajes, porque Lochan y Maya son tan arrolladores que no echas de menos más secundarios dentro de esta historia. 

Respecto al final, ¡el maldito final!, ha sido... No sé, todavía no logro saber cómo sentirme. Solo sé que al terminar el libro se me escapaban las lágrimas de los ojos, y que eso me siguió pasando hasta un par de días después, tal impresión me causó el final. Me dejó el corazón completamente roto y tuve que esperar un tiempo antes de volver a coger otro libro porque todavía le seguía dando vueltas a este. Pero es que es tan desgarrador, tan increíble...

Ahora bien, antes de que se me olvide, quería dejar clara mi opinión respecto a ciertas críticas que he leído sobre este libro. Vale que este libro esté muy bien escrito, que resulte todo muy realista y que el romance haya convencido a muchos; sí, todo eso está muy bien. Pero a diferencia de algunas opiniones, no creo que este libro defienda de ninguna manera el incesto. Estamos hablando de un caso excepcional, de una relación entre hermanos muy, muy singular. Eso de que "si dos personas se quieren, el resto da igual", no me parece  lo más acertado para algo como el incesto, tanto por el problema moral que plantea como por las consecuencias biológicas que pueden darse. Y de hecho (aviso: posible spoiler), la propia Maya se encarga de desmontar el "todo vale" al plantearse si podría enamorarse de su otro hermano, Kit. Y la sola idea le repugna, porque es SU hermano. SU HERMANO. En cambio, a ella le es imposible ver a Lochan como su hermano: han pasado por tantas cosas juntos, que esa condición se les quedó pequeña hace tiempo. Por eso digo que no creo que Suzuma haya roto una lanza a favor del incesto con este libro. Sí creo que ha intentado hacernos ver que, a veces, las cosas no son lo que parecen y que, por lo general, tendemos a pensar lo peor, obcecándonos en ello hasta conseguir cometer nuestros peores errores. Pero que este libro defienda el incesto... lo dudo muchísimo, y me parece chocante que haya gente defendiendo un caso tan extremo como si fuera una generalidad. Y... ya está, solo quería dejar aquí este planteamiento porque esas opiniones realmente me chocaron mucho, xD.

Resumiendo... Prohibido es una de esas novelas que marcan, que son imposibles de olvidar, tanto por la increíble historia que nos narra como por la forma tan espectacular en que está escrita. Te romperá el corazón y te hundirá en una lucha interna, pero también tendrás la oportunidad de enamorarte de unos personajes apasionantes y emotivos. Para mí, ha pasado a formar parte de mis libros inolvidables, esos que me han llegado al alma, y desde aquí, os recomiendo esta novela fervientemente. 



♚♚♚♚♚/5

···Inolvidable···


¿Y vosotros habéis leído este libro?
Y si no, ¿os atreveríais con él?
¡Contadme en los comentarios!