Mostrando entradas con la etiqueta romántica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta romántica. Mostrar todas las entradas

viernes, 14 de abril de 2017

{Reseña} Tan nosotros, de Ana María Draghia.

239 páginas
Editorial HQÑ (Harper Collins)
Autoconclusivo
Romántica
♚♚♚
Sinopsis


Danielle es una joven artista que se refugia de todo y de todos en su pequeño taller, trabaja en una galería de arte y vive con sus dos amigos de la infancia: Ricardo y Eric. Los dos parecen empeñados en organizarle una ruleta rusa de citas a ciegas para que encuentre de nuevo el amor tras haber sufrido una triste traición cuyo secreto ella guarda bajo llave. Aunque ninguna de las esperpénticas citas llega a buen puerto, con su peculiar humor e ironía, saca de ellas algunos ratos divertidos y anécdotas más que curiosas. En cambio, en casa se respira una tensión sexual que se puede palpar, pues Ricardo, a pesar de organizarle citas a Danielle, parece alegrarse de que le salgan mal, incluso está dispuesto a sabotear alguna cuando ve que la situación sube de tono. 
Pero ¿qué rumbo tomarán las cosas cuando los sentimientos comiencen a exteriorizarse? ¿Será más fuerte la amistad o el deseo?




_________________________________________



¡Hola, cazadores!

¡Espero que estéis teniendo unas grandes vacaciones de Semana Santa!

Hoy os traigo la reseña de un libro romántico, de historia bonita y sencilla, ideal para este fin de semana de relax. Finalista del Premio de Novela Romántica 2016 convocado por la editorial Harper Collins, está novela ya se puede conseguir en versión digital, aunque en mayo saldrá la edición en papel para los que aún seguimos enamorados del olor a libro nuevo. 

Antes de entrar en materia, me gustaría agradecerle a su autora, Ana María Draghia, su amabilidad al cederme esta novela en digital para poder reseñarla. Es la primera colaboración que hago con un autor, y me ha hecho mucha ilusión, la verdad, así que  espero que esta crítica os deje a todos con buen sabor de boca. 

Tan nosotros cuenta la historia de Danielle, una joven entusiasta que trabaja en una galería de arte y que vive con sus dos mejores amigos de toda la vida, Ricardo y Eric. Sin embargo, algo enturbia la vida de Dany, y es que tras dos años sin conseguir superar una amarga ruptura amorosa, su existencia se ha vuelto un tanto monótona, por lo que Ricardo y Eric unen fuerzas para citarla con distintos personajes, a cada cual más variopinto. Sin embargo, esas citas no resultan ser las esperadas, y Dany se percata de que eso complace a Ricardo más de la cuenta, lo que le abrirá una realidad a la que no se asoma desde su adolescencia. 

Lo primero que me llamó la atención de esta novela fue el título. Me pareció bonito y original, y aunque no soy muy amiga de las historias románticas sin más, me animé a darle una oportunidad tanto por ese título tan resultón como por las buenas críticas que acumula en las redes. 

La trama es sencilla, sin grandes giros argumentales, lo que se traduce en una historia muy lineal hasta prácticamente el final. El estilo de Ana María es fluido y sencillo, capaz de desvelarnos de una manera bastante acertada los pensamientos y emociones de Danielle. Nuestra protagonista se presenta como una joven enérgica, apasionada del arte, que a veces hace gala de un sarcasmo muy llamativo; sin embargo, me he quedado con la sensación de que no he llegado a conocerla a fondo, de que le faltaba cierto toque de realismo que, a la larga, me ha impedido conectar con ella. A pesar de ello, Dany me ha gustado y me parece una buena protagonista para este tipo de novelas sencillas. 

Lo que más me ha convencido de este libro son las citas del principio. Los pretendientes de Dany resultan de lo más excepcionales (y no en el mejor sentido de la palabra), provocando que algunas de las situaciones se vuelvan estrambóticas y divertidas, lo que siempre conseguirá sacar al lector una sonrisa (en serio, algunas de las citas contienen auténticos puntazos con los que me quedé ojiplática perdida). Pero más allá de eso, la historia presenta partes muy tiernas y bonitas, aderezadas por un humor que va implícito en toda la novela, aligerándola. Ya digo que es un libro sencillo, que se lee en un santiamén y con el que pasarás un ratito agradable.

Sin embargo, ha habido ciertos aspectos que no me han terminado de encajar. Como lectora, me gustan las historias donde los personajes tengan un pasado que les haya marcado, personajes que cometan errores y que otorguen a la trama su toque personal. Aquí eso me ha fallado, debido, quizás, a que los personajes resultaban demasiado perfectos. Tan perfectos que rozaban lo irreal, dejándome la misma sensación que con Dany: como que no he llegado a conocerles a fondo ni a conectar con ellos, porque se les presenta a un nivel muy superficial. Y es una lástima, porque esta historia podría haber dado mucho de sí proyectando las personalidades de unos personajes que, de entrada, tenían mucho potencial. Quizás el personaje de Alejandra, tan directa y alocada, haya roto un poco ese molde, pero es el único que me consigue venir a la cabeza. 

También he tenido la sensación de que las vidas de los demás giraban demasiado en torno a nuestra protagonista, ya que, aparte de la historia de Dany, no se destaca mucho más dentro del argumento. Más allá de la relación de Eric y Laura, o los problemas entre Lena y Lucas, y alguna que otra historia más, no hay ninguna subtrama que acompañe la historia, lo que en mi opinión la hace flojear un poco. 

A pesar de todo ello, no os llevéis a engaño: el libro me ha gustado y se lee rápido y fácil, por lo que resulta perfecto para estos días de vacaciones. Además, los pequeños detalles que marcan la novela denotan las ganas y el cariño que Ana María le ha puesto, lo que le hace ganar muchos puntos en lo que a calidad se refiere. 

En definitiva, Tan nosotros es una novela llena de un humor cargado de ironía y de un romanticismo que no llega a rozar el almíbar, lo que la convierte en una historia entretenida que conseguirá sacarte la sonrisa. 

♚♚♚/5

(Mil gracias a la autora por el ejemplar)

¿Y vosotros lo habéis leído?
En caso de que no, ¿le daríais una oportunidad?
¡Contadme, cazadores!

lunes, 3 de abril de 2017

{Reseña} Prohibido, de Tabitha Suzuma.

Tabitha Suzuma
384 páginas
Oz Editorial
Autoconclusivo
Drama/Romántico

♚♚♚♚♚

Sinopsis



«No podemos, si empezamos, ¿cómo vamos a pararlo?»

Lochan y Maya, de diecisiete y dieciséis años, siempre se han sentido más amigos que hermanos. Ante la incapacidad de una madre alcohólica y la ausencia de un padre que los abandonó, deben hacerse cargo de sus hermanos menores y esconder su situación a los servicios sociales. Esa responsabilidad les ha unido tanto que se han enamorado. Saben que su relación está mal y que no puede continuar, pero al mismo tiempo no pueden controlar sus emociones, y la atracción les domina. Su amor es un amor prohibido, y si alguien descubre su secreto, no habrá un final feliz para ellos.









_______________________________________________


¡Hola, cazadores! 

¿Cómo va esta mañana de lunes? La mía a pañuelo tendido, y no, no es que me haya pasado nada. No, qué va... Todo se reduce a que ha sido muy difícil para mí reseñar el libro que os presento hoy en el blog. Muy, muy difícil, porque la historia que esconde esta novela me ha llegado al alma y me ha machacado como hace tiempo que ningún libro hacía. He tenido que esperar para hacer la crítica unas cuantas semanas, porque no tenía ni idea de cómo afrontarlo o de cómo plasmar todo lo que este libro me ha hecho sentir con una simple reseña, y de hecho, tengo la sensación de que cualquier cosa que escriba se quedará corta; aun así, intentaré expresarme lo mejor posible porque esta historia no se merece otra cosa que buenas palabras. 

Debo reconocer que me costó animarme con esta novela. Había leído varias críticas muy buenas en otros blogs, pero que el argumento girara en torno a un tema tan morboso como es el incesto entre hermanos no me llegaba a convencer. Sin embargo, un día, en una de mis peregrinaciones a La Casa del Libro (en la que siempre miro pero casi nunca compro porque esto de ser estudiante y no tener ni para chapas es un asco), lo vi entre las estanterías y la portada me llamó como un canto de sirena. Y es que hay que reconocer que la portada es simple y atractiva al mismo tiempo: un sencillo alambre de espino en forma de corazón sobre fondo negro. Me sentí atraída de inmediato y no pude evitarlo: tiré la casa por la ventana y lo compré. ¿Y sabéis qué? Puede que hayan sido los dieciséis euros mejor invertidos de mi vida lectora. Así, como suena. Y es que me he visto hundida en una historia emocionante, dramática, que me ha hecho sufrir, que me ha hecho vibrar y que me ha roto el corazón en mil pedazos. 

Prohibido, de Tabitha Suzuma, cuenta la historia de Lochan y Maya, dos hermanos del extrarradio de Londres, de diecisiete y dieciséis años respectivamente, que cada día luchan por sacar a sus tres hermanos pequeños adelante. Su padre los ha abandonado y no volverá. Su madre, alcohólica y más preocupada por gustar a los hombres que por atender a su familia, se desentiende del cuidado de los pequeños para corretear tras su nuevo novio. A Lochan y Maya no les queda más opción que asumir el rol de padre y madre pese a su juventud, y hundirse entre facturas, reuniones de colegio y desayunos caóticos. Esa vida tan difícil les unirá más allá de la amistad, más allá de la sangre que comparten, hasta un extremo vedado para ellos: una historia de amor que podría terminar convertida en tragedia. 

Lo primero que me ha sorprendido de este libro es la pluma de la autora. Tabitha Suzuma, toda una desconocida para mí, ha demostrado poseer una prosa fluida y profunda, perfecta para expresar los convulsos sentimientos de los que Lochan y Maya son esclavos y mostrándonos, de la manera más cruda posible, las difíciles situaciones que se les plantean a causa de ese amor prohibido. Me ha sorprendido para bien, y estoy deseando que se publique un nuevo libro de la autora en España para poder seguir su trayectoria, que promete novelas vibrantes y únicas. 

En cuanto al argumento, me ha parecido brutal. Y creo que me quedo corta... Pocas historias de amor adolescente me han llegado tanto como la de Lochan y Maya, pero es que son personajes tan maduros para su corta edad, y sus sentimientos están tan bien plasmados, que resulta imposible no emocionarse con ellos. Sufres con el romance desde el primer momento en que uno de ellos se da cuenta de que "algo" pasa, que no todo es como siempre, que ya no es capaz de ver al otro con los mismos ojos. Y el personaje mismo se impresiona e intenta luchar contra ello desesperadamente, y es esa lucha interna, que se mantiene durante gran parte del libro, la que logra desgarrar al lector, porque por un lado entiendes lo que pasa y no puedes evitar ponerte en su lugar, y por otra parte... por otra parte, no dejan de ser hermanos. Sientes que está mal, a pesar de que ellos no sean una pareja de hermanos normales, y no puedes evitar tener la sensación de que es imposible que aquello acabe bien.

Y según se van acercando y buscando, provocando que el romance aflore en todo su esplendor, la tensión empieza a resultar insoportable. Ha sido el único libro que he leído en el que las escenas románticas me han mantenido completamente en tensión, y de tal manera, que al acabar un capítulo tenía que cerrar la novela y tomarme unos minutos antes de volver a abrirla, para respirar e intentar tranquilizarme. 

Es una historia realmente intensa, que consigue desbordar los sentimientos como pocos libros, y con una maestría digna de admiración. Hay escenas que son tan impactantes para los protagonistas como para el lector, lo que permite ponerte con mucha facilidad en la piel del personaje en cuestión y sintonizar con él de una forma sorprendente. 

Y hablando de los personajes... Lochan y Maya me han cautivado, tanto por lo complejos que son como por la dura historia que nos narran, ya que el libro alterna capítulos en primera persona desde la perspectiva de ambos. Lochan es un chico con una inteligencia fuera de lo común, que también destaca por su gran corazón y por un atractivo que él mismo no tiene en cuenta; y sin embargo, a pesar de sus cualidades, busca desesperadamente la soledad. No tiene amigos ni quiere tenerlos, lo único que le importa son sus hermanos, y por ello, huye de la ayuda que cualquiera intente proporcionarle. Esa faceta solitaria y tímida es la que ha conseguido que me sienta muy identificada con Lochan, pues  confieso que a veces soy tan retraída como él, y creo que por eso he podido sentirme tan en consonancia con ese aspecto tan particular de su vida. Maya, en cambio, es muy dulce: se desvive en el cuidado de sus hermanos, sobre todo en el de la pequeña Willa. Es de esas personas que lo dan todo por los demás sin importarle su propio bienestar, hasta el punto de olvidarse de sí misma, y a mí ese tipo de personajes tan únicos me ganan enseguida. Y salvo por una " pequeña" equivocación, un desliz, una mácula en su historial, admito que ella me ha enamorado casi tanto como Lochan. 

Como personajes secundarios tenemos a los hermanos pequeños de Lochan y Maya: Willa, de cinco años; Tiffin, de ocho; y Kit, de trece. Willa es la típica niña de cinco años: feliz en su micromundo, a ratos caprichosa y a ratos vivaracha, y que adora hasta la locura a sus hermanos mayores. Tiffin es un niño normal, que echa mucho de menos a una madre que cada vez se pasa menos por casa y que añora la vida que tenían cuando su padre aún estaba con ellos. Y Kit es... bueno, Kit es un chaval de esos que llevan la adolescencia de la peor manera posible, lo que trae a Lochan y Maya por el camino de la amargura. En cuanto a la madre, ya os adelanto que es un personaje muy despreciable y que le coges ojeriza desde la primera descripción que se da de ella. 

No hay muchos personajes secundarios más: os podría nombrar a Francie, la mejor amiga de Maya, y a la señorita Azley, la profesora de Lochan, pero no tienen demasiado peso en la trama. Aunque ya os digo que no hacen falta más personajes, porque Lochan y Maya son tan arrolladores que no echas de menos más secundarios dentro de esta historia. 

Respecto al final, ¡el maldito final!, ha sido... No sé, todavía no logro saber cómo sentirme. Solo sé que al terminar el libro se me escapaban las lágrimas de los ojos, y que eso me siguió pasando hasta un par de días después, tal impresión me causó el final. Me dejó el corazón completamente roto y tuve que esperar un tiempo antes de volver a coger otro libro porque todavía le seguía dando vueltas a este. Pero es que es tan desgarrador, tan increíble...

Ahora bien, antes de que se me olvide, quería dejar clara mi opinión respecto a ciertas críticas que he leído sobre este libro. Vale que este libro esté muy bien escrito, que resulte todo muy realista y que el romance haya convencido a muchos; sí, todo eso está muy bien. Pero a diferencia de algunas opiniones, no creo que este libro defienda de ninguna manera el incesto. Estamos hablando de un caso excepcional, de una relación entre hermanos muy, muy singular. Eso de que "si dos personas se quieren, el resto da igual", no me parece  lo más acertado para algo como el incesto, tanto por el problema moral que plantea como por las consecuencias biológicas que pueden darse. Y de hecho (aviso: posible spoiler), la propia Maya se encarga de desmontar el "todo vale" al plantearse si podría enamorarse de su otro hermano, Kit. Y la sola idea le repugna, porque es SU hermano. SU HERMANO. En cambio, a ella le es imposible ver a Lochan como su hermano: han pasado por tantas cosas juntos, que esa condición se les quedó pequeña hace tiempo. Por eso digo que no creo que Suzuma haya roto una lanza a favor del incesto con este libro. Sí creo que ha intentado hacernos ver que, a veces, las cosas no son lo que parecen y que, por lo general, tendemos a pensar lo peor, obcecándonos en ello hasta conseguir cometer nuestros peores errores. Pero que este libro defienda el incesto... lo dudo muchísimo, y me parece chocante que haya gente defendiendo un caso tan extremo como si fuera una generalidad. Y... ya está, solo quería dejar aquí este planteamiento porque esas opiniones realmente me chocaron mucho, xD.

Resumiendo... Prohibido es una de esas novelas que marcan, que son imposibles de olvidar, tanto por la increíble historia que nos narra como por la forma tan espectacular en que está escrita. Te romperá el corazón y te hundirá en una lucha interna, pero también tendrás la oportunidad de enamorarte de unos personajes apasionantes y emotivos. Para mí, ha pasado a formar parte de mis libros inolvidables, esos que me han llegado al alma, y desde aquí, os recomiendo esta novela fervientemente. 



♚♚♚♚♚/5

···Inolvidable···


¿Y vosotros habéis leído este libro?
Y si no, ¿os atreveríais con él?
¡Contadme en los comentarios!

lunes, 27 de marzo de 2017

{Crítica de cine} Una cuestión de tiempo, de Richard Curtis.

Una cuestión de tiempo
Richard Curtis
123 minutos
Año 2013
Reino Unido
Romance/Comedia 




Sinopsis

Tim Lake (Domhnall Gleeson) es un joven de veintiún años que descubre que puede viajar en el tiempo. Su padre (Bill Nighy) le cuenta que todos los hombres de su familia han nacido siempre con ese don: viajar en el tiempo a un lugar determinado a voluntad, una y otra vez, hasta conseguir hacer lo correcto.  Así pues, Tim decide volver al pasado para intentar conquistar a Mary (Rachel McAdams), la chica de sus sueños. 










                                _______________________________________________


¡Hola, mis cazadores!

Antes de empezar con la crítica de esta preciosa película, que os recomiendo ver desde ya, me gustaría agradeceros a todos la acogida que está teniendo el blog tanto entre los blogger como en las redes sociales. A una novata como yo le parece increíble que haya gente que quiera interesarse en mis desvaríos y demás, ¡así que muchísimas gracias a todos!

Y ahora vamos al asunto que me desvela en esta fría noche de marzo...

Hoy os traigo la primera crítica de cine del blog, y como no podía ser de otro modo, me he visto obligada a elegir esta película de entre todas mis preferidas: Una cuestión de tiempo, del gran Richard Curtis. 

La película se centra en la vida de Tim, un chico muy normal de Cornualles, Inglaterra. De hecho, es tan normal, que no destaca nada en comparación con su extraña y vivaracha familia. Su padre, James, que es profesor jubilado, se pasa la vida entre libros, enfrascado en las maravillosas novelas de Charles Dickens, mientras su madre, Mary, una mujer fuerte, sarcástica y con un particular estilo de vestir, se ocupa del siempre despistado tío Desmond, un hombre tan bobalicón como enternecedor. Y por último, aunque no menos importante, está Katie... Kit Kat, el torbellino de la familia, la loca del color morado, la hermana pequeña de Tim: una chica extravagante y alocada que hace las delicias de la familia con sus adorables locuras. En esta familia de personajes tan inigualables se cría Tim, un chico tímido e introvertido por naturaleza, que se describe a sí mismo como: "demasiado normal, demasiado pálido y demasiado... naranja". Y es que Tim no es ningún sex symbol: es un pelirrojo paliducho con un horrible corte de pelo, al que se le da fenomenal meter la pata y que, encima, hace gala de una torpeza sin igual con las chicas. A  pesar de ello, anhela encontrar al amor de su vida más que ninguna otra cosa en el mundo.

Hasta que un día, con veintiún años, su padre le hace llamar a su despacho, donde le confiesa a Tim el "terrible" secreto familiar: los varones de su familia pueden viajar hacia atrás en el tiempo. Tras el comprensible shock de Tim y un intento que lo dejará patidifuso, el joven comprende que no es ninguna broma y que realmente puede viajar en el tiempo. 


Tim lo tiene muy claro: utilizará este don para encontrar al amor de su vida... Y el amor de su vida no es otra sino Mary, una chica norteamericana de la que Tim se enamorará sin necesidad de que ambos se miren a los ojos (otro puntazo de la película, por cierto). Sin embargo, el joven pronto entenderá que, por muchos viajes en el tiempo que pueda hacer, por mucho que su don le permita realizar cosas maravillosas, la vida seguirá siendo tan esquiva y complicada como siempre. 



Esta es de esas películas que deben estar en el top ten de cualquier cinéfilo que se precie. Para mí, es la película: la película que pongo cuando estoy deprimida, la película que veo en las tardes de lluvia, la película en la que pienso cuando me pregunto cuál es mi largometraje favorito. Es mi película. Sin más. La podría ver mil veces y seguiría sin cansarme de ella, así de especial es para mí.  

Y es que el guion es original al máximo, los personajes son únicos y la banda sonora es una maravilla. Y no es de extrañar que todo esté tan cuidado, ya que el hombre que está detrás de este largometraje como director y guionista es Richard Curtis, creador de películas tan sonadas como Notting Hill (1998), El diario de Bridget Jones (2001) o Love Actually (2003), y que para mí se ha convertido en uno de los grandes dentro de la industria del cine, ya que sus películas son muy frescas, con un toque de humor que siempre me consiguen sacar como mínimo una sonrisa. 

En esta película en concreto, Curtis nos presenta a Tim, un chico del que me he enamorado perdidamente. Por ese pelo naranja tan mal cortado, por esa timidez tan adorable, por la forma tan enconada en que busca a Mary y por la dulzura que despliega al encontrarla, me ha encandilado de una manera que nunca imaginé. No es un héroe, no es de esos protagonistas masculinos que pretenden enamorar al público ipso facto, no tiene una personalidad arrolladora ni un físico envidiable, y aun así, resulta único. Resulta real. Con sus fallos, sus debilidades y su pelo naranja. Chapó por Domhnall Gleeson, el actor que da vida a Tim, porque en mi opinión lo borda al dotarle de esos movimientos nerviosos y miradas esquivas, señales tan características de las personas tímidas. 

Y en cuanto a Mary, el alma gemela de Tim, decir que también me ha encantado. De partida ya me tenía ganada, porque Rachel McAdams es una actriz que me encanta, pero aun así, me ha sorprendido en esta película, ya que ha sido capaz de convertirse en una chica introvertida, patosa, extraña en muchos aspectos, cuyo físico es casi tan normal como el de Tim: pelo castaño revuelto con el flequillo mal cortado y grandes gafas de empollona, acompañado todo por una gran y bonita sonrisa. 


Los diálogos son geniales. Hay algunos que son como para guardarlos y hacer un libro sobre ellos, y es que ese es el sello característico de Curtis: los diálogos hilarantes y frescos acompañados por situaciones divertidas e irónicas. Sin embargo, el colmo de los colmos se lo lleva el personaje de Harry: este hombre, director de teatro en declive, hará de la vida de Tim casi un infierno, y sin embargo, terminará por convertirse en uno de sus mejores amigos, a pesar de sus comentarios sarcásticos y sus... idas de olla temporales. En serio, suelta unas pullitas que son como para enmarcarlas y que provocan más de una carcajada. 

Es una película maravillosa, con la que reír, llorar y emocionarse. En la que se ensalzan los valores del amor, la amistad y la familia de una manera dulce sin llegar a resultar empalagosa o ñoña. Todo está muy equilibrado y en su justa medida, y os puedo asegurar que no resulta cursi para nada. Una película en la que se nos anima a ver el lado bueno de la vida, a pesar de que esta no salga como se planea o de que las cosas se tuerzan, siempre podemos encontrar una parte positiva que nos permita sacar una sonrisa y seguir adelante.  De verdad, no dejéis de verla y darle una oportunidad, porque es una película que no os dejará indiferentes.

Mi nota para este largometraje no podía ser otra que...



♚♚♚♚♚/5 

Inolvidable











¿Y vosotros la habéis visto?
¿Os atreveríais a darle una oportunidad?

{Reseña} La Ley de los Sietes, de María Teresa Elizondo Armengol

La Ley de los Sietes
María Teresa Elizondo Armengol
264 páginas
Editorial Atlantis (Autopublicación)
Saga desconocida
Sinopsis

Áurea, de origen profesional No Feliz, y sentimientos frágiles y negativos acaba de ingresar en los ciclos formativos que terminarán de decidir su destino. La joven se encuentra desubicada de la realidad que la rodea, pero con la ayuda de su compañero Aron, quien en primera instancia no es más que un chico de igual condición sumamente atractivo, irá descubriendo la existencia de otra realidad. Poco a poco se irá dando cuenta de lo muy especial que es para ambas realidades, además del importante lugar que Aron ha logrado ocupar en su corazón. 
Una historia fantástica en la que los viajes astrales y el aura lograrán hacer volar tu imaginación.








                              ______________________________________


¡Hola, cazadores! ¿Cómo va este lunes de mal tiempo? El mío gris, tan gris como el libro que os traigo hoy reseñado...

Encontré este libro en un mercadillo de mi ciudad, y por 1€, cualquiera se resiste a no llevarse un buen pack literario. Mis experiencias con los libros comprados en mercadillos son muy variadas, y aunque me he encontrado auténticas joyas, el caso que os traigo hoy no es un ejemplo de ello.

Se trata de La Ley de los Sietes, de María Teresa Elizondo Armengol, novela de corte juvenil y fantástico. Sinceramente, en cuanto leí lo de los viajes astrales y descubrí que era novela fantástica me llamó la atención de inmediato, al igual que la sinopsis. Lo que no me terminaba de convencer era la portada, que no me parecía muy atractiva, pero al pertenecer a una editorial de pago (esto es que el autor paga para publicar la novela) no le di demasiada importancia. 

La novela transcurre en un mundo imaginario (o eso creo, porque no se llega a tener muy claro durante la historia). El mundo está dividido entre Felices y No Felices: nadie puede elegir en qué lado estar, es algo que va implícito desde tu nacimiento. Digamos que los Felices son la gente guay y los No Felices serían los trabajadores explotados a los que los Felices explotan. O eso creo, porque el libro nunca llega a dar una explicación convincente sobre el tema. El caso es que Áurea, nuestra protagonista, nace en el lado No Feliz, cosa que parece que cambiará al meterse ella en unos ciclos formativos. 

No sé qué más contaros porque, sinceramente, no me he llegado a enterar de demasiado. El libro está escrito de manera muy caótica y espesa, y de hecho, hay párrafos y párrafos enteros de los que es imposible enterarse de nada. El libro tiene 264 páginas, pero al ser una lectura tan pesada, podrían haber sido 1500 tranquilamente. 

Los personajes no me han llegado. Eran demasiado perfectos, demasiado ideales, como para que pudiera creérmelos y llegara a empatizar con ellos, además de que no entendí la mayor parte de las cosas que hacían porque la autora se deja la mitad de las explicaciones por el camino. Y es que este libro es así: confuso, caótico y denso. Muy denso. Me lo he terminado a duras penas, y aun así, me siento como si hubiera visto una película sin sonido en la que faltaba información de gran importancia. 

A Áurea no pude comprenderla, dado que es un personaje muy vacío, todo físico, más autómata que persona. Aron es el típico tío bueno, y quizás fuera por eso por lo que no llegué a conectar con él. Todo es como muy típico, carente de originalidad, y aunque la historia podría dar de sí, la autora no le ha sabido sacar partido. 

En cuanto a la redacción, me ha parecido muy difícil. Hay párrafos enteros que no tienen ningún sentido, faltas gramáticas por doquier, y sinceramente, expresiones como "morrocotudo" no ayudan a ver la forma de escribir con buenos ojos. 

Siento mucho respeto por los autores autopublicados. He tenido la oportunidad de leerme unos cuantos y la mayoría me han dejado con buenas sensaciones, pero sintiéndolo mucho, este caso me ha decepcionado enormemente. No puedo darle otra valoración que la siguiente:


♚/5
Fácilmente olvidable

¿Y vosotros lo habéis leído? 
¿Qué opináis de los autores autopublicados?


domingo, 26 de marzo de 2017

{Reseña } Amor indómito, de M. Leighton


Amor indómito
M. Leighton
229 páginas
Pàmies (Phoebe Romántica)
Saga The Wild Ones
                                   Sinopsis


 Cami es la mimada hija de Jack Hines, acaudalado            ranchero, y posee un pedigrí capaz de rivalizar con            algunos de los mejores caballos de su padre. Y, salvo       que a veces se siente un poco asfixiada, cree estar         feliz con su novio, su vida y su futuro. Hasta que               conoce a Trick Henley. Trick rompe los esquemas de Cami. Él es uno de los vaqueros del rancho Hines, y sabe que lo despedirían si se le ocurre acercarse a ella. Pero Trick necesita el trabajo de forma desesperada: su familia depende de él.

Sin embargo, los corazones salvajes siempre consiguen lo que anhelan, y Trick y Cami se verán atraídos el uno por el otro a pesar de los obstáculos que se interponen en su camino. Entre ellos surge una pasión tan ardiente como la medianoche sureña y un amor tan indómito como los caballos que domestican. Pero cuando Trick descubre qué es lo que se oculta detrás del suicidio de su padre, se desencadena una serie de revelaciones que pueden arruinar lo que Cami y él han empezado a sentir, un secreto que es capaz de llegar a desgarrarlos…



               ________________________________________________________





¡Hola, mis cazadores! Segunda entrada del blog, y aunque no va a ser ni mucho menos tan amable como la primera, no por ello me ha hecho menos ilusión colgarla. Hoy os traigo, Amor indómito, de M. Leighton, y debo confesar que no me ha gustado demasiado.

Para empezar, es culpa mía, porque a mí las historias simplemente románticas, sin más, no suelen gustarme. Pero este libro está en todas partes y solo leía buenas críticas sobre él, así que decidí lanzarme a pesar de que el título no me atraía nada, y aún menos la portada: que me pongan un maromo como premisa para que lea un libro ya es algo que no me indica precisamente calidad, aunque claro, siempre puedo equivocarme. 

Como ya se dice en la sinopsis, es una típica y tópica historia donde chico pobre súper atractivo conoce a chica rica súper atractiva y se enamoran. Trick es un chico que intenta ganarse la vida para intentar sacar adelante a su madre y a su hermanita, mientras que Cami es una insoportable mimada niña de papá que se aburre mucho en su gran rancho con su perfecto prometido y su amiga hiperactiva. Vamos, todo un drama. Hasta que Trick llega con sus deslumbradores ojos grises y su sonrisa sin igual y hace de su vida toda una aventura.

Ya digo que la sinopsis no me convenció nunca, pero le di una oportunidad, compré el libro y comencé a leérmelo intentando no poner demasiadas expectativas... Y en la primera página, exactamente en el tercer párrafo, ya se me pusieron los ojos en blanco. ¿Por qué? Porque es el momento en que los protagonistas cruzan las miradas y se enamoran y se obsesionan el uno con el otro a muerte. Osea un insta love en toda regla. Y eso me revienta, porque no nos deja conocer a los protagonistas por separado y sin la influencia del otro, es como si sus mundos giraran en torno al del otro y nada en sus vidas importara salvo eso. Y eso es algo que queda muy claro durante tooooooda la novela. Es irritante y no me lo trago. 

Y luego, los personajes son tan... simples. No tienen ni un poco de carisma, ni una chispa de... originalidad. Está todo como prefabricado. Los pensamientos de los protagonistas se pueden reducir a dos cosas muy básicas. Por parte de Cami: ¡Oh, Dios, qué bueno y perfecto es Trick! Y por parte de Trick: ¡Oh, qué sexy y perfecta es Cami! Y ya está, no hay más, se tiran con esos pensamientos toda la santa novela, algo que en ocasiones me hizo querer tirar el libro lo más lejos posible de mí. La mitad del libro se basa en la tensión sexual que hay entre ambos protagonistas, lo cual, más que darme la inquietud propia que pretendía transmitir la autora, me resultó irritante y muy, muy desesperante. 


Respecto a los protas, Cami me ha parecido tonta de remate. La autora ha intentado darle un carácter fuerte y explosivo, pero en realidad, me ha parecido un personaje anodino, una niña mimada que se fija en el típico chico pobre y que se siente atraída por él, teniendo que luchar contra unos sentimientos que su familia, en este caso su padre, no aceptaría porque son unos snobs que blablablá.... La misma historia de siempre. No aporta nada nuevo. 

Y luego está Trick, que es perfecto. Y no lo digo en el buen sentido de la palabra. Porque Trick no tiene nada de malo, y eso, señores escritores y editores, es MALO. Porque no me lo trago, no es un personaje HUMANO, no es un protagonista del que me pueda enamorar porque al no cometer errores y al ser tan suma e increíblemente perfecto, me provoca rechazo y escepticismo. ¿Y a qué me refiero con eso de que Trick sea perfecto? Pues a que Trick es un dios hecho persona: está buenísimo, se preocupa de su familia a muerte, es noble, valiente, tiene un toque dulce que, por supuesto, no le hace perder ni un ápice de su masculinidad; canta estupendamente, toca la guitarra como Dios, se le dan fenomenal los caballos, quiere estudiar a pesar de que no puede, y por supuesto, la tiene enorme. El único fallo que le da la autora es que se enamora de Cami, la chica equivocada y la única a la que no puede desear. Oh, dioses malvados, ¡qué cruel e inesperado giro de los acontecimientos para un chico tan maravilloso! NO. ME. LO. TRAGO. 


Lo siento, pero esta novela para mí ha sido un fiasco. Realmente, no entiendo las buenas críticas que tiene porque es una historia muy simple, cuyos personajes tienen la misma profundidad que un charco y que ni siquiera ha servido para entretenerme. Ni siquiera puedo destacar la pluma de la autora, que me ha parecido cortante, poco desarrollada y muy, muy pueril. Supongo que puede gustar a alguien que quiera leer una historia romántica sin más, típica, sin necesidad de comerse la cabeza. Porque si se busca una trama o un argumento interesante, con personajes elaborados y una historia adictiva, esta historia no es para ti. 

♚/5

Fácilmente olvidable

sábado, 25 de marzo de 2017

{Reseña} Trilogía Memorias de Idhún

¡¡Hola!!

¡Mi primera entrada! ¡¡MI PRIMERA ENTRADA!!

Estoy muy emocionada por este nuevo proyecto en mi vida y espero que vosotros podáis disfrutarlo tanto como yo. Voy a esforzarme porque este pequeño rincón de Internet sea un espacio en el que todos podamos disfrutar de una de las mejores cosas del mundo: la literatura. 

Así que agarraos con fuerza a la silla, ¡¡que empezamos el viaje!!



Hoy, como entrada primigenia, os traigo la crítica de uno de esos libros que marcan de por vida, que por mucho que pase el tiempo y leas otros libros, siempre tendrás un pequeño rincón en tu corazón para los personajes de ESE libro tan especial, tan único. 

Y para mí ese no es otro sino la trilogía de Memorias de Idhún, de Laura Gallego García. Supongo que no seré la única que considere esta trilogía una de las maravillas de la literatura fantástica. En mi caso, esta saga marcó mi adolescencia, y aunque es cierto que hace poco me la leí y encontré más fallos de los que recordaba (y en lo que a trama romántica se refiere se me quedó muuuuuuuuuuy corta), no pude evitar sentir un ramalazo de nostalgia al reencontrarme con JackChristian y Victoria. 

Memorias de Idhún consta de tres libros, divididos cada uno en dos partes. 

→ La Resistencia, dividido en Búsqueda y Revelación.
→ Tríada, que consta de Despertar y Predestinación.
→ Panteón, dividido en Convulsión y Génesis





Para el que haya cometido el pecado de no haberse leído esta joya, contaré que Memorias de Idhún empieza con la historia de Jack, un chico de trece años cuyos padres son misteriosamente asesinados por un joven peligroso y enigmático, Kirtash. Sin embargo, antes de que Kirtash consiga acabar con él, Jack es rescatado por Alsan y Shail, dos jóvenes exiliados de otro mundo, Idhún, donde la magia no es  cosa de fantasía, sino una constante del día a día. Alsan y Shail consiguen rescatar a Jack indemne y se lo llevan con ellos a un lugar llamado Limbhad, un sitio seguro, lejos de la mirada de Kirtash, desde donde intentan llevar a cabo una misión de vital importancia para Idhún, adonde les está vetado el paso. Sin embargo, Jack pronto descubre que Alsan y Shail no están solos en aquel extraño lugar: entre las curiosas formas abombadas y la magia del Alma de Limbhad, Jack se encontrará con Victoria, una chica de su misma edad con un don que pocas personas en la Tierra poseen...

Siendo sincera, admito que el primer libro se me hizo un poco pesado, quizás por ser más introductorio y técnico, ya que en apenas trescientas páginas se intenta explicar toda la historia y circunstancias de un planeta entero, y quieras que no, eso acaba por sobrecargar.  Sin embargo, fue solo durante el primer libro, porque el segundo y el tercero son una auténtica delicia para el lector y resultan ser toda una caja de sorpresas.

Respecto a los personajes, son todos (o casi todos) fascinantes. Hasta aquellos a los que más odié poseen un atractivo fuera de lo común, y si bien hay demasiados, todos están muy bien perfilados. Mi preferido (forever and ever) es Jack. Es un personaje que, por muchos libros que lea, por muchos protagonistas masculinos que conozca, siempre tendrá un huequecito en mi corazón.


Y es que Jack es de esos chicos inolvidables, esos que no puedes sacarte de la cabeza, esos que, por más que leas, no vuelves a encontrar en ningún otro libro. Así es Jack: cálido por naturaleza, siempre con una sonrisa en la cara, dispuesto a ayudar a todo aquel que se le cruce por delante y con una valentía que se sale de  lo común. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce: a Jack muchas veces lo dominarán el odio y los celos, y su impulsividad lo traerá de cabeza y le hará caer en más de una ocasión en la inconsciencia, pero quizás sean esas algunas de las razones por las que me atrae tanto: no es perfecto, sino humano, comete errores como cualquier otro, y eso es algo que, dada toda la perfección que parece dominar a los protagonistas de la literatura juvenil, se agradece muchísimo, o al menos así lo veo yo, que no quiero personajes perfectos, sino reales, con sus fallos y errores. Otro de sus encantos, por supuesto, es el toque súper-mega-atractivo que le da lo sobrenatural, pero eso ya daría para hacer otro libro, me temo...

¿Y mi personaje más odiado? No, no es Kirtash. Kirtash en cuanto se convirtió en Christian me empezó a caer sorprendentemente bien, aunque nunca llegué a ser de su equipo (yo iba con Jack a muerte).


Es un tipo que, simplemente, hace lo que le da la real gana porque sabe que puede hacerlo. Sin más. Se cree superior a los demás, porque realmente lo es. Y es frío porque su naturaleza así lo exige. Fin. Y aun así, su lealtad a Victoria, así como esa forma que tiene de defenderla hasta casi la muerte, resultan conmovedoras. Ya digo que es un personaje que al principio odié (también es verdad que está preparado para ello), y durante el segundo libro también hay alguna que otra parte en la que lo odias a morir; pero después de esas fases, es inevitable verle con buenos ojos.

Entonces, ¿mi personaje más odiado? Pues no es otra sino la última piedra del triángulo, Victoria. Durante toda la trilogía, me pareció la misma chica egoísta y carente de voluntad, que se deja llevar por el destino sin pretender hacer nada por cambiarlo. No es especialmente inteligente, ni valiente, ni hermosa ni... ni nada. Realmente jamás entendí por qué es quien es...


Nunca me convenció como protagonista femenina, y de hecho, creo que tanto la trama principal como el triángulo amoroso le vinieron muy grande. En cuanto a chicas, me gustaron más Kimara e incluso Gerde, que ella, que apenas le echa coraje al asunto. Al menos, esa es mi perspectiva.
Además, creo que le echa mucho morro al rollo que se trae con Jack y Christian, y la excusa que pone para evitar decidir me pareció de todo menos creíble. Era la excusa barata de las excusas baratas.

¿Y el triángulo amoroso? Las cosas como son, es el triángulo amoroso por excelencia, tanto por cómo se desarrolla como también por la importancia y el peso que tiene en la trama principal. Ahora bien, como ya dije antes, al releerme la trilogía hace poco, reconozco que se me quedó muy corto. Es un romance muy adolescente (y es algo comprensible, porque los protagonistas son chavales durante casi toda la trilogía y sus lectores eran la mayoría adolescentes, yo incluida). Es muy platónico, sobre todo al principio, y le falta algo de "chicha". No digo que hubiera preferido meter alguna escena explícita a los romances, porque no le hubiera pegado, pero algo más de pasión en ciertos momentos no hubiera venido mal, aunque entiendo que, debido al público tan joven que tuvo esta saga, la autora se cortara.

Respecto al resto de personajes, casi todos son sublimes, pero me costaría una vida nombrarlos a todos, así que me voy a limitar a hablaros de uno en concreto: Sheziss. Es un personaje muy filosófico, muy profundo para un libro en principio juvenil y que da a la trama un vuelco que os dejará con la boca abierta. Me encantó todo absolutamente todo de ella, y creo que la autora acertó de pleno al colocarla en ese papel tan determinante, que hace que veamos a los suyos de una manera más benigna. 

Y con todo, lo que más me gustó es la moraleja final del libro, eso de que ni los buenos son tan buenos ni lo malos tan malos. Me pareció muy realista y nada propio de un libro que, en principio, es para gente joven, a la que se le tiende a idealizarlo todo. Así que por esa parte, chapó

Esta es una trilogía emocionante, que reside muchísimo en los pequeños detalles y que, de verdad, no os dejará indiferentes. Todo un derroche de imaginación por parte de Laura Gallego, y he de decir que, aunque me he leído la mayor parte de sus libros y casi todos me han encantado (véase Las Crónicas de la Torre), ninguno llega a igualar ni de lejos a Memorias de Idhún. Solo hay que mirar el mapa para comprobar lo muchísimo que se lo ha currado la autora...




Esta es una historia que a mí me hizo llorar a mares, que me emocionó, que me enamoró hasta más allá de lo soportable. Me la he releído como quince veces y aún me quedan ganas de volver a hundirme entre sus fascinantes páginas y caminar bajo la luz de los tres soles.












Solo me queda por decir: BRAVO, y ahí va mi puntuación de...


♚♚♚♚♚/5

Inolvidable