Mostrando entradas con la etiqueta romántica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta romántica. Mostrar todas las entradas

viernes, 26 de mayo de 2017

{Crítica de cine} La La Land: La Ciudad de las Estrellas, de Damien Chazelle.

Dirección/ Guion: Damien Chazelle
127 minutos
Año 2016
Estados Unidos
Romance/Musical
♚♚♚♚♚






Sinopsis

Mia (Emma Stone), una joven aspirante a actriz que trabaja como camarera mientras acude a castings, y Sebastian (Ryan Gosling), un pianista de jazz que se gana la vida tocando en sórdidos tugurios, se enamoran, pero su gran ambición por llegar a la cima en sus carreras artísticas amenaza con separarlos.













¡Hola, cazadores!

Nuevamente, toca crítica de cine en el blog (sí, la vida no me da para leer todo lo que me gustaría y tengo que recurrir a este tipo de secciones, xD). La película de la que hoy os vengo a hablar seguramente os suene, porque tanto cuando se estrenó como cuando iba a ser la gala de los Oscars 2017 estaba hasta en la sopa. Dicen por ahí que es una película comercial, que no es más que una forma de reciclaje bonito de películas pertenecientes a la Edad Dorada de Hollywood y que está hecha con el único objetivo de ganar Oscars. Y seguramente así sea, pero eso no fue impedimento para que me enamorara de ella en el momento en el que fui a verla al cine cuando se estrenó. Y lo digo así, ME ENAMORÓ. Hasta el tuétano de los huesos. Y los motivos sobran. 

Os hablo de La La Land: La Ciudad de las Estrellas, película escrita y dirigida por Damien Chazelle. En ella nos encontramos con las historias de Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling), dos jóvenes que intentan abrirse camino hasta la cima en la vorágine que es Los Ángeles. Mia es una joven actriz procedente de Nevada, que como tantas otras chicas, intenta hacerse un nombre en el mundo de la actuación sin demasiado éxito. Sebastian, por su parte, es un pianista sin (casi) oficio ni beneficio cuya gran ilusión en la vida es abrir un local para proteger su amado jazz del paso del tiempo. Ambos intentaran unir sus vidas, pero pronto los deseos y anhelos profesionales se interpondrán entre ellos.

"Los Ángeles es así: aquí se adora todo y no se valora nada."

Antes de nada, debo admitir que me llevaron casi a rastras hasta el cine para ver esta película, ya que el argumento no me entusiasmaba demasiado. Y si a ello le añadimos que los musicales no suelen gustarme nada, que Ryan Gosling nunca ha sido de mis actores favoritos y que últimamente Hollywood no pasa por sus mejores años (en mi opinión), pues decir que fui al cine casi de morros es quedarse corto. Por eso mi sorpresa fue tan mayúscula al descubrir que era de las mejores películas que había visto en años. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto de una peli en el cine, y debo admitir que en más de una ocasión me emocioné más de la cuenta (sí, vale, se me escapó alguna lagrimilla). 

Es cierto que, de entrada, el argumento parece un poco manido: chico conoce chica de chiripa y se enamoran. Vale, sí, puede que la historia sea un pelín típica, pero ese pequeño inconveniente se compensa con la pasión que demuestran los personajes al intentar cumplir sus sueños, con la espectacular banda sonora (que se merece un punto aparte), la cuidada fotografía y todos los guiños que se hacen al cine clásico. Y es que si sois fans de la Edad Dorada de Hollywood, como es mi caso, esta película os gustará seguro. De hecho, esta película es un homenaje descarado a Casablanca. Y el final, sin ser el de Casablanca, es puramente Casablanca. (¡Y hasta aquí puedo contarl!). 

Respecto a la banda sonora, es otro de los puntos fuertes de la película. Ya digo que a mí los musicales no me suelen gustar nada, ya que me corta el rollo que se pongan a cantar y a bailar en medio de un diálogo. Pero en La La Land no abusan mucho de eso, y saben utilizar perfectamente la música. Las canciones son preciosas: todas y cada una de ellas resultan maravillosas, pero la que me enamora sobre las demás es, sin duda, City of Stars, que se revela como el auténtico leitmotiv del largometraje, ya que la podemos descubrir en varias escenas a lo largo de la película con diferentes ritmos e instrumentos. Mentiría si os dijera que no me pasé toda la semana siguiente después de ver la película escuchando City of Stars a todo trapo, hasta ese nivel llegó mi obsesión. 

"Pienso en aquel día. Lo dejé en la estación de autobuses al oeste de Santa Fe. Teníamos diecisiete años, pero él era dulce y todo era verdadero. Pero yo sabía lo que debía hacer. En las noches de domingo de verano nos hundíamos en los asientos cuando las luces se apagaban, y un mundo de tecnicolor hecho de música y máquina me llamaba a estar en la pantalla. Y vivir en cada escena."

Recalcar también la importancia de la escenografía, en la que se cuida hasta el último detalle, desde la ropa de los personajes (que imitan descaradamente la típica de los años cuarenta), hasta lo colorido de la mayor parte de las escenas. Muchas de ellas, por cierto, están rodadas en plano secuencia, creando escenas largas en las que los actores tiran de todo su talento para crear imágenes inolvidables. 




En cuanto a los personajes, Mia y Sebastian resultan únicos, cada uno a su manera, pero si tuviera que elegir entre alguno de los dos, sin duda me quedaría con Seb, por esa pasión tan arrolladora que demuestra por su sueño, más de la que Mia siente por el suyo propio. Seb es un soñador que vive en un tiempo pasado, en el que su preciado jazz no agonizaba ni estaba a punto de ser relegado al olvido como en la actualidad. En el que no tendría que vender su alma al diablo por unos cuantos dólares. Es ese punto soñador el que me ha conquistado y el que más me ha hecho sentirme identificada con él, ya que, como Seb, tengo la cabeza más llena de pájaros que de otra cosa. Es un personaje de diez, y a pesar de lo borde y egoísta que puede resultar a veces, lo compensa con un lado tierno que es puro amor. 

Lo que me lleva al siguiente punto: los actores. Como ya he dicho, Ryan Gosling no era de mis actores favoritos. Y no, aunque me acribilléis, no me gusta El Diario de Noah, y aparte de Crazy, Stupid, Love, pocas películas de este chico han conseguido convencerme. Ahora bien, con La La Land me ha ganado de por vida: hace un papelón impresionante y se nota lo mucho que vive el personaje. Y sí, las escenas en las que toca el piano son 100% suyas: no utilizó ningún doble, y de hecho, para preparar el papel estuvo tres meses aprendiendo a tocar el piano, que terminó dominando magistralmente, como muy bien se demuestra en la película. Emma Stone también lo borda en su papel, una joven que lo único que quiere es encontrar su hueco en Hollywood y que, para ello, tendrá que dejar demasiadas cosas por el camino. La química entre Gosling y Stone es evidente (ya han trabajado juntos en otras películas, como Gangster Squad o Crazy, Stupid, Love), lo que ayuda a que las escenas tengan cierto toque de realismo. Respecto a los secundarios, no existen: todo el peso de la película reposa sobre los hombros de los dos protagonistas, habiendo alguna aparición esporádica que ni siquiera llega a papel secundario. 

"Mi tía vivía en París. A menudo aparecía en casa y nos contaba historias sobre su vida en el extranjero. Recuerdo que nos contó que un día se tiró al río, descalza. Saltó sin mirar. Y cayó al Sena. El agua estaba helada y pasó un mes resfriada. Pero dijo que lo haría otra vez. Brindo por los que sueñan, por tontos que parezcan. Brindo por los corazones que sufren y por los líos que creamos."

La historia es preciosa, y no tiene nada que ver con lo que suele ofrecernos Hollywood en los últimos tiempos. Mezcla comedia con romance y un pelín de drama, todo ello contado de una forma muy peculiar. Y habla de fracaso: del sentimental, del profesional, del fracaso en general. Creo que es imposible no sentirse identificado con los protagonistas, porque todos nos hemos visto alguna vez frente al fracaso... y todo lo que ello acarrea. También habla de las pequeñas decisiones, esos detalles diminutos que en el momento no parecen nada pero que a la larga pueden dar un vuelco brutal a tu vida. De todo lo que pudo ser, y finalmente no fue. Pero lo mejor, lo más emotivo, lo que realmente convierte esta película en un puntazo, es el final... como en Casablanca.  

Os recomiendo que la veáis. A mí me ha entusiasmado y ha pasado a convertirse en una de mis películas favoritas.

Resumiendo, La La Land: La Ciudad de las Estrellas es una película para todos aquellos amantes del cine clásico, en la que te encontrarás con unos personajes apasionados, que luchan por sus sueños e ilusiones hasta el final y que te conquistarán desde el primer minuto. Con una banda sonora espectacular, una fotografía maravillosa y un argumento que te mantendrá enganchado, no podrás olvidarte nunca de Mia, Sebastian y su City of Stars. 



♚♚♚♚♚/5

···Inolvidable···

¿Y vosotros la habéis visto?
¿Coincidís con mis valoraciones?
¡Un abrazote, cazadores!

miércoles, 17 de mayo de 2017

{Reseña} Nunca digas siempre, de Jennifer L, Armentrout.

544 páginas
Puck Editorial
Autoconclusivo
Juvenil/Romántica contemporánea
♚♚♚♚




Sinopsis

Ella aprendió que el silencio era su mejor arma. Él juró que siempre la protegería. Ambos comparten un terrible pasado, que los llevó a forjar un vínculo indestructible. O eso creían ellos. Porque sus caminos se separaron abruptamente hace cuatro años. Mallory y Rider llevan todo ese tiempo tratando de superar las terribles experiencias vividas en un hogar de acogida. Intentando construir un futuro. Tratando de olvidar. Pero ahora, justo cuando creían estar dejando el pasado atrás, Mallory y Rider acaban de reencontrarse en el instituto y descubren que el intenso vínculo de infancia sigue ahí… al igual que la heridas. Enfrentados a la fuerza de sus sentimientos, Mallory y Rider deben decidir si seguir aferrados a las mismas armas que les ayudaron en el pasado o arriesgarse a construir algo nuevo en un futuro incierto. Un relato luminoso sobre una joven valiente que lucha por expresar su verdad desde un refugio de silencio . Quédate a escuchar la voz de Mallory. No te arrepentirás.










¡Hola, cazadores!

Hoy os traigo la reseña de un libro realmente emotivo y bonito. Hacía mucho tiempo que quería leer algo de Jennifer Armentrout, ya que solo leo críticas buenas de sus libros, y como este es autoconclusivo (no estoy como para meterme en más sagas de momento), decidí animarme con él, Y aunque es cierto que el libro no me ha enamorado, sí que me ha gustado mucho, lo suficiente como para animarme a seguir conociendo a esta autora.

Nunca digas siempre, de Jennifer L. Armentrout, se centra en la historia de Mallory Dodge, una joven que lleva media vida en casas de acogida donde no ha tenido el mejor de los tratos. Cuatro años después de ser adoptada por una buena pareja que le da el amor y la comprensión que Mallory ha echado de menos durante toda su vida, la chica decide empezar a ir al instituto para tratar de superar el terror que le da relacionarse con los demás y así dejar atrás los demonios del pasado. Lo que no se espera de ninguna manera es que el pasado esté esperándola entre los pasillos del instituto: Rider Stark, su guardián, su caballero andante, fue el chico con el que Mallory se crió en aquel hogar roto y violento, y que, ahora, cuatro años después, intenta olvidar por todos los medios. Era aquel que la protegía, el que la mimaba y la única persona que ella tenía en el mundo. Cuando Rider desapareció de su vida, Mallory pensó que jamás volvería a verle. Por eso, volver a mirarle a los ojos tras tantos años le parece poco menos que un milagro. Un milagro que acabará por dar un vuelco a su vida...

Quiero recalcar que el libro me ha gustado mucho: es bonito, emocionante y está muy bien escrito, pero no me ha terminado de encantar, quizás por las expectativas tan altas que llevaba. Había leído críticas tan buenas que no pude evitar imaginarme que este libro sería algo así como mi lectura del año, y nada más lejos de la realidad. Y es que a lo largo de la novela he visto diferentes cosas que no me han terminado de... convencer, por así decirlo. 

Llevaba mucho tiempo sin leer una libro de literatura romántica juvenil, y eso se debe a que soy un poco rara con este género. No me malinterpretéis, me considero una romántica empedernida, pero me gusta que la historia romántica que lea no destaque por ser la típica historia de amor: que los personajes tengan "algo" distintivo, que haya una subtrama emocionante... en fin, que sea diferente. Y en esta historia me ha parecido que la historia de amor tenía algunas cosas (no todas) muy típicas que podría haber leído en cualquier otro libro del género romántico, terminando por cansarme un poco. Y si bien el personaje de Mallory me ha gustado mucho, el de Rider no me ha terminado de convencer. No es que me parezca un mal personaje, pero en mi opinión tenía un carácter un pelín típico. Entiendo que la autora lo haya hecho con esa personalidad para que el final fuera el que ha sido, pero aun así, reconozco que he echado de menos que tuviera algo más de... garra (tampoco sé muy bien cómo explicarme sin spoilear nada, la verdad, xD)

Una cosa que se me ha hecho muy pesada (en serio, muy, muy pesada) es que en cada capítulo se dedicara al menos un párrafo entero para destacar los encantos de Rider: Mallory se centra cada cinco minutos en darnos una descripción detallada de lo buenísimo que está Rider... y eh, a una servidora le gustan tanto como a la que más los protagonistas macizos, pero con dos o tres descripciones sobre lo guapísimos que son me bastan, no necesito que eso salga a relucir cada dos por tres porque eso se me termina por hacer pesado. 

Otra cosa que también se me hizo algo agotadora es que la autora describe demasiado, para mi gusto. Cada pequeño detalle, cada gesto de los personajes... hasta la cosa más ínfima e insignificante se describe, y ha habido ocasiones en las que me atropellaba con la lectura y que incluso me sentía tentada a saltarme párrafos enteros. En mi opinión, a la forma de escribir de la autora le falta algo de ligereza, pero aun así me gusta, porque me ha parecido que sabe destacar muy bien la profundidad de los sentimientos de Mallory, mostrándonos su personalidad de una forma muy emotiva. Y es que este libro si destaca por algo es por la emoción que desprende en cada una de sus páginas. 

No os voy a mentir: la primera mitad del libro no me estaba enganchando nada debido a todo los aspectos negativos que os acabo de contar, pero a partir de esa segunda mitad... Pfff, no podía parar de leer. Cada final del capítulo era un golpe, un varapalo a cada cual peor, haciendo de esta historia algo adictivo y muy emocionante. 

La historia de Mallory es muy dura, y rompe el corazón. Como la de Rider. Ambos tienen un pasado juntos que resulta muy triste y que, sin embargo, será lo que les una en esta nueva etapa de su vida. 


"En mi opinión hay dos tipos de para siempre. Uno bueno. Y otro malo. El bueno era una mentira, una ilusión; eso ya lo había aprendido siendo muy niña. Ese tipo de "para siempre" acababa en llamas, porque, por más que intentaras aferrarte a él con todas tus fuerzas, se te escurría entre los dedos. El malo acechaba siempre, como una sombra o un fantasma. Daba igual lo que pasase: siempre estaba ahí, de fondo."


Como personajes, Mallory me ha gustado muchísimo. La evolución que ha tenido a lo largo de la novela me ha parecido alucinante, y he vivido la historia de su pasado casi con un nudo en la garganta. El tema del maltrato infantil me ha parecido muy logrado: creo que es algo que no se suele tratar dentro de la literatura, y que, como tantas otras cosas, se merece que se ponga el foco sobre él. Sin embargo, y volviendo al tema, Mallory me ha parecido una protagonista estupenda. Y Rider.... en fin, aunque le falte algo de garra, sí que es verdad que me ha conmovido en esos momentos en que intenta proteger a Mallory de cualquier cosa que se le ponga por delante.

Como secundarios, tenemos a Carl y Rosa Rivas, los padres adoptivos de Mallory, que son algo sobreprotectores con ella pero buena gente; a Paige, la chica mala del instituto (que sinceramente, no me ha parecido tan mala como me la intentaban pintar. De hecho, es un personaje que me hubiera gustado que estuviera más desarrollado); a Hector y Jayden, los amigos de Rider y los nietos de la mujer que en esos momentos tiene a Rider en acogida, la señora Luna (ambos hermanos resultan muy carismáticos y me han caído en gracia, sobre todo Jayden) y a Ainsley, la mejor amiga de Mallory, que, sin duda, es mi personaje favorito dentro de este libro. Me ha encantado su personalidad, tan fuerte y positiva, y la forma en que siempre está ahí para apoyar a Mallory. Los diálogos entre las dos me parecían súper conseguidos: eran los típicos que cualquiera podría tener con su mejor amiga, y ese realismo en la relación de amistad me ha gustado mucho. 

El final es muy bonito y deja una lección de vida preciosa, que sinceramente me ha hecho reflexionar. La verdad es que no deja de sorprenderme que un libro juvenil tenga esa clase de profundidad y nos deje una moraleja como la que encontramos al final, pero me ha parecido muy emocionante y, sin duda, es lo mejor de todo el libro. 

En resumidas cuentas, Nunca digas siempre me ha parecido una novela preciosa, cargada con toda la emoción del primer amor, y que sin embargo, está dotada con una profundidad y unos detalles que conseguirán estremecerte. Jamás conseguirás olvidarte de Mallory.


♚♚♚♚/5

···Muy recomendable···

¿Y vosotros habéis leído este libro?
¿Estáis de acuerdo conmigo en mis valoraciones?
¡Contadme, bonitos!

jueves, 4 de mayo de 2017

{Reseña} Mutados #1: El Despertar de Tessa, de Leara Martell.

81 páginas (eBook)
Autopublicado AMAZON
Saga Mutados
Fantasía  / Juvenil/Romántica
♚♚♚♚




Sinopsis

¿Qué pasaría si el mundo se empeñara en convertirte en la heroína que tú te niegas a ser? Tessa Moore sabe perfectamente el significado de la expresión «joderse la vida». Es lo que lleva años haciéndose a sí misma. Fiesta, alcohol, malas compañías… muchas voces que acallar y aún más sentimientos que enterrar. Pero una noche, un encuentro fortuito en una discoteca con dos desconocidos convertirá su «tranquila» vida en una película mala de superhéroes adolescentes de los años ochenta. Chicas que pueden crear fuego con las manos o cambiar la densidad de su piel, un guapísimo e insufrible compañero que puede olerla incluso sin verla y un montón de tipos empeñados en matarla… ¿de qué maldito circo se han escapado todos? Y por si todo eso fuera poco, el sexy coreano que la visita en sueños cada noche no parece ser fruto de su calenturienta imaginación sino que Jeung es real. Demasiado real. ¿Y si todo esto no fuera más que su mente intentándole jugar una mala pasada?








¡Hola, cazadores!

Hoy es una de esas noches. Una de esas en las que soy incapaz de dormir, en las que lo único que me apetece es plantarme frente al ordenador con un tazón (sí, tazón, no taza) de café en la mano y escribir hasta el amanecer. Tengo ese capricho, qué le voy a hacer. Y sí, sé que mañana estaré en modo zombi y que las clases me costarán la vida, pero de vez en cuando pasar una noche de estas tampoco está de más. Aparte, acabo de terminar un libro que me ha sorprendido mucho y para bien, por lo que no he podido evitar ponerme a hacer esta reseña en cuanto lo he acabado. 

No es un libro conocido, o al menos a mí no me sonaba de nada. Pero un buen día, cotilleando por Amazon, plataforma en la que últimamente me muevo mucho, me topé con esta historia de improviso. La sinopsis me atrajo de inmediato, al igual que la portada, y eso que las portadas donde se representan los rostros de los personajes no suelen gustarme, pero esta tenía "algo", y como he podido comprobar, recoge mucho del carácter de Tessa. Así que, al ver que estaba gratis, me la descargué en un tris; por eso, desde aquí le mando mi agradecimiento a la autora por tener la amabilidad de poner su libro gratuito, aunque por lo que he fuchicado ya os adelanto que normalmente está al irrisorio precio de 0,99 euros (eBook). Y para lo cortita que es la historia y lo bien escrita que está, me parece un precio más que razonable. 

Mutados: El Despertar de Tessa, de Leara Martell, se centra en la vida de Teresa Moore, Tessa, una adolescente de los barrios bajos de Manchester. Es una joven que no ha tenido una vida fácil, tanto por algunas tragedias personales como por ciertas "anomalías" que sufre su cabeza. Anomalías entre las que se encuentran los sueños dominados por el atractivo y enigmático Jeung, que la visita cada noche al cerrar los ojos. A pesar de que ella sabe que es imposible que sea real, este ocurrente coreano terminará convirtiéndose en la persona más cercana y querida para Tessa. Sin embargo, la llegada al instituto de Rubens, un chico que parece estar demasiado al corriente de ciertas características suyas, dará a la vida de la joven un cambio radical... Y no voy a decir mucho más sobre el argumento, ya que temo irme de la lengua y estropearos varias sorpresas la mar de curiosas. 

A ver, va a ser una reseña difícil, porque este es uno de esos libros que tiene cosas muy buenas, pero también muy malas. Empezaré primero por lo negativo, para terminar detallando los muchos rasgos positivos que tiene esta novela, y acabar así con un buen sabor de boca. 

Lo primero de todo, decir que me ha gustado mucho. Me ha sorprendido desde la primera página, si bien eso no quita para que haya visto cierta precipitación en la novela casi desde el principio. Me parecía que todo ocurría demasiado rápido, y a pesar de lo mucho que me gustaba cómo estaba descrito todo, me he quedado con la impresión de que a la historia le faltaba algo de profundidad y de desarrollo. No sé muy bien cómo definíroslo, pero me parecía que la autora quería llegar demasiado pronto al "meollo" de todo el asunto, lo que otorgaba cierta urgencia y prisa a la narración, y precipitaba los sucesos de una forma que me agobiaba un poco.

Y después,  tras todas esas prisas por llegar al "meollo", el libro se acaba. Bruscamente. Tan de repente que me he quedado mirando mi reader y los agradecimientos de la autora sin poder creérmelo, con un "¿ya? ¿Se ha acabado?" en mis labios. Ese final tan brusco me ha roto todos los esquemas, y sinceramente, no me ha parecido un buen final; no porque sea triste, o traumático, o decepcionante, sino porque me parecía que el libro no había hecho más que comenzar, y de repente, ¡pum!, se termina. Sí, es cierto, forma parte de una saga —¿Bilogía? ¿Trilogía? La verdad es que no lo tengo muy claro—, pero me he quedado con la impresión de que este primer libro no ha sido más que una presentación de Tessa y de unos pocos secundarios más, y que el argumento vendrá después, en los siguientes libros. Se deja vislumbrar un poco de lo que será la trama, permitiéndonos echar un vistazo a todo lo que la saga puede dar de sí, pero sin meterse directamente en materia. La verdad es que me hubiera gustado que la autora hubiera desarrollado todo un poco más: la vida de Tessa con su hermana Christine, la relación con sus amigos en el instituto, la Organización... En fin, que hubiera habido algo más de chicha. 

Sé lo que estáis pensando... ¿De dónde viene entonces mi 4/5? Ya os lo he dicho: el libro tiene cosas malas, pero confieso que sus detalles positivos me han encandilado por completo, y es que me ha entusiasmado la forma que tiene la autora de describir, tan natural, tan detallada. La historia está contada desde el punto de vista de Tessa y en primera persona, y sinceramente, me he quedado perpleja ante la habilidad de Leara Martell para dar vida a los pensamientos de su personaje. Tiene una naturalidad, un realismo y un humor que he visto en pocos libros, y que, a la larga, es lo que me ha enganchado por completo a esta historia. Básicamente, me he leído toda la novela con una sonrisa pintada en los labios, y es que me partía con el carácter de Tessa, con sus comparaciones, con sus borderías y esa manera de ser tan conseguida. Desde aquí, mis felicitaciones a la autora, porque para mí ha creado a un personaje que, ya en este primer libro, apunta maneras. Un pequeño ejemplo:

"—Espero que no estés a punto de decirme que en cada generación nace una cazadora y que ahora me ha tocado a mí, porque puede que sea rubia, guapito, pero no soy gilipollas."

Y por cosas como esta es por lo que no puedo dejar de aplaudir a este personaje. He enlazado sonrisa con sonrisa sin poder evitarlo. 

Por lo demás, como secundarios tenemos a Jeung, el misterioso chico de los sueños de Tessa; Rubens, el aún más enigmático compañero de instituto que parece saber demasiado; y a Nevert, Sammy y Mike, aunque estos tres últimos, de momento, no han tenido demasiado peso. También debo mencionar a Elías, y es que, aunque solo haya salido muy brevemente, por su descripción y su cometido no he podido evitar imaginármelo como a L, de Death Note, y me ha llamado la atención de inmediato. Espero saber más de él en los próximos libros. 

No puedo dejar de reseñar lo mucho que me ha ENCANTADO (y lo digo con letras mayúsculas y en negrita, ojo) que Tessa parezca una friki redomada. Y es que ha habido una parte en la que se muestra la habitación de Tessa, y está tan llena de frikadas que me chiflan que he muerto de amor inmediatamente. Me gusta mucho que los autores hagan personajes frikis: me parece una forma muy inteligente y sencilla de que los lectores (lectores súper frikis de la vida como yo) podamos sentirnos identificados con ellos, y eso a la larga mejora mucho la valoración del libro. Ya digo que a mí es un detalle que me ha encantado, lo que unido a la bordería y naturalidad de Tessa, me ha hecho conectar con esta protagonista tan singular, que promete muchísimo para próximas entregas. 

Respecto al argumento, la autora solo nos deja entreverlo, como ya he remarcado, pero tiene pinta de dar mucho juego, y ya en este primer libro introductorio me ha llamado la atención. A ver, sí, es un poco típico, no os voy a engañar, pero la forma de escribir de Leara es tan adictiva, tan envolvente, que os aseguro que no echaréis de menos los alardes de originalidad. Entre lo adictivo de la historia y sus apenas 81 páginas de extensión, se lee en un santiamén: no me ha durado ni una hora en total, y como lectura ligera, no viene nada mal. Estoy deseando que Leara Martell nos sorprenda con la segunda parte, que espero leer muy pronto. 

Resumiendo, Mutados: El Despertar de Tessa, es un primer libro introductorio de lo que puede llegar a ser una gran saga. De la mano de una protagonista singular, atormentada por su pasado, descubriremos una Organización azotada por el mal, que intenta sobrevivir a un mundo sombrío y que, quizás, necesite a Tessa para conseguirlo. 

♚♚♚♚/5

···Muy recomendable···

¿Y vosotros sabíais de la existencia de este libro?
¿Lo habéis leído?
Una vez más, ¡mil gracias por pasaros! 
¡Un abrazote grande!

viernes, 14 de abril de 2017

{Reseña} Tan nosotros, de Ana María Draghia.

239 páginas
Editorial HQÑ (Harper Collins)
Autoconclusivo
Romántica
♚♚♚
Sinopsis


Danielle es una joven artista que se refugia de todo y de todos en su pequeño taller, trabaja en una galería de arte y vive con sus dos amigos de la infancia: Ricardo y Eric. Los dos parecen empeñados en organizarle una ruleta rusa de citas a ciegas para que encuentre de nuevo el amor tras haber sufrido una triste traición cuyo secreto ella guarda bajo llave. Aunque ninguna de las esperpénticas citas llega a buen puerto, con su peculiar humor e ironía, saca de ellas algunos ratos divertidos y anécdotas más que curiosas. En cambio, en casa se respira una tensión sexual que se puede palpar, pues Ricardo, a pesar de organizarle citas a Danielle, parece alegrarse de que le salgan mal, incluso está dispuesto a sabotear alguna cuando ve que la situación sube de tono. 
Pero ¿qué rumbo tomarán las cosas cuando los sentimientos comiencen a exteriorizarse? ¿Será más fuerte la amistad o el deseo?




_________________________________________



¡Hola, cazadores!

¡Espero que estéis teniendo unas grandes vacaciones de Semana Santa!

Hoy os traigo la reseña de un libro romántico, de historia bonita y sencilla, ideal para este fin de semana de relax. Finalista del Premio de Novela Romántica 2016 convocado por la editorial Harper Collins, está novela ya se puede conseguir en versión digital, aunque en mayo saldrá la edición en papel para los que aún seguimos enamorados del olor a libro nuevo. 

Antes de entrar en materia, me gustaría agradecerle a su autora, Ana María Draghia, su amabilidad al cederme esta novela en digital para poder reseñarla. Es la primera colaboración que hago con un autor, y me ha hecho mucha ilusión, la verdad, así que  espero que esta crítica os deje a todos con buen sabor de boca. 

Tan nosotros cuenta la historia de Danielle, una joven entusiasta que trabaja en una galería de arte y que vive con sus dos mejores amigos de toda la vida, Ricardo y Eric. Sin embargo, algo enturbia la vida de Dany, y es que tras dos años sin conseguir superar una amarga ruptura amorosa, su existencia se ha vuelto un tanto monótona, por lo que Ricardo y Eric unen fuerzas para citarla con distintos personajes, a cada cual más variopinto. Sin embargo, esas citas no resultan ser las esperadas, y Dany se percata de que eso complace a Ricardo más de la cuenta, lo que le abrirá una realidad a la que no se asoma desde su adolescencia. 

Lo primero que me llamó la atención de esta novela fue el título. Me pareció bonito y original, y aunque no soy muy amiga de las historias románticas sin más, me animé a darle una oportunidad tanto por ese título tan resultón como por las buenas críticas que acumula en las redes. 

La trama es sencilla, sin grandes giros argumentales, lo que se traduce en una historia muy lineal hasta prácticamente el final. El estilo de Ana María es fluido y sencillo, capaz de desvelarnos de una manera bastante acertada los pensamientos y emociones de Danielle. Nuestra protagonista se presenta como una joven enérgica, apasionada del arte, que a veces hace gala de un sarcasmo muy llamativo; sin embargo, me he quedado con la sensación de que no he llegado a conocerla a fondo, de que le faltaba cierto toque de realismo que, a la larga, me ha impedido conectar con ella. A pesar de ello, Dany me ha gustado y me parece una buena protagonista para este tipo de novelas sencillas. 

Lo que más me ha convencido de este libro son las citas del principio. Los pretendientes de Dany resultan de lo más excepcionales (y no en el mejor sentido de la palabra), provocando que algunas de las situaciones se vuelvan estrambóticas y divertidas, lo que siempre conseguirá sacar al lector una sonrisa (en serio, algunas de las citas contienen auténticos puntazos con los que me quedé ojiplática perdida). Pero más allá de eso, la historia presenta partes muy tiernas y bonitas, aderezadas por un humor que va implícito en toda la novela, aligerándola. Ya digo que es un libro sencillo, que se lee en un santiamén y con el que pasarás un ratito agradable.

Sin embargo, ha habido ciertos aspectos que no me han terminado de encajar. Como lectora, me gustan las historias donde los personajes tengan un pasado que les haya marcado, personajes que cometan errores y que otorguen a la trama su toque personal. Aquí eso me ha fallado, debido, quizás, a que los personajes resultaban demasiado perfectos. Tan perfectos que rozaban lo irreal, dejándome la misma sensación que con Dany: como que no he llegado a conocerles a fondo ni a conectar con ellos, porque se les presenta a un nivel muy superficial. Y es una lástima, porque esta historia podría haber dado mucho de sí proyectando las personalidades de unos personajes que, de entrada, tenían mucho potencial. Quizás el personaje de Alejandra, tan directa y alocada, haya roto un poco ese molde, pero es el único que me consigue venir a la cabeza. 

También he tenido la sensación de que las vidas de los demás giraban demasiado en torno a nuestra protagonista, ya que, aparte de la historia de Dany, no se destaca mucho más dentro del argumento. Más allá de la relación de Eric y Laura, o los problemas entre Lena y Lucas, y alguna que otra historia más, no hay ninguna subtrama que acompañe la historia, lo que en mi opinión la hace flojear un poco. 

A pesar de todo ello, no os llevéis a engaño: el libro me ha gustado y se lee rápido y fácil, por lo que resulta perfecto para estos días de vacaciones. Además, los pequeños detalles que marcan la novela denotan las ganas y el cariño que Ana María le ha puesto, lo que le hace ganar muchos puntos en lo que a calidad se refiere. 

En definitiva, Tan nosotros es una novela llena de un humor cargado de ironía y de un romanticismo que no llega a rozar el almíbar, lo que la convierte en una historia entretenida que conseguirá sacarte la sonrisa. 

♚♚♚/5

(Mil gracias a la autora por el ejemplar)

¿Y vosotros lo habéis leído?
En caso de que no, ¿le daríais una oportunidad?
¡Contadme, cazadores!

lunes, 3 de abril de 2017

{Reseña} Prohibido, de Tabitha Suzuma.

Tabitha Suzuma
384 páginas
Oz Editorial
Autoconclusivo
Drama/Romántico

♚♚♚♚♚

Sinopsis



«No podemos, si empezamos, ¿cómo vamos a pararlo?»

Lochan y Maya, de diecisiete y dieciséis años, siempre se han sentido más amigos que hermanos. Ante la incapacidad de una madre alcohólica y la ausencia de un padre que los abandonó, deben hacerse cargo de sus hermanos menores y esconder su situación a los servicios sociales. Esa responsabilidad les ha unido tanto que se han enamorado. Saben que su relación está mal y que no puede continuar, pero al mismo tiempo no pueden controlar sus emociones, y la atracción les domina. Su amor es un amor prohibido, y si alguien descubre su secreto, no habrá un final feliz para ellos.









_______________________________________________


¡Hola, cazadores! 

¿Cómo va esta mañana de lunes? La mía a pañuelo tendido, y no, no es que me haya pasado nada. No, qué va... Todo se reduce a que ha sido muy difícil para mí reseñar el libro que os presento hoy en el blog. Muy, muy difícil, porque la historia que esconde esta novela me ha llegado al alma y me ha machacado como hace tiempo que ningún libro hacía. He tenido que esperar para hacer la crítica unas cuantas semanas, porque no tenía ni idea de cómo afrontarlo o de cómo plasmar todo lo que este libro me ha hecho sentir con una simple reseña, y de hecho, tengo la sensación de que cualquier cosa que escriba se quedará corta; aun así, intentaré expresarme lo mejor posible porque esta historia no se merece otra cosa que buenas palabras. 

Debo reconocer que me costó animarme con esta novela. Había leído varias críticas muy buenas en otros blogs, pero que el argumento girara en torno a un tema tan morboso como es el incesto entre hermanos no me llegaba a convencer. Sin embargo, un día, en una de mis peregrinaciones a La Casa del Libro (en la que siempre miro pero casi nunca compro porque esto de ser estudiante y no tener ni para chapas es un asco), lo vi entre las estanterías y la portada me llamó como un canto de sirena. Y es que hay que reconocer que la portada es simple y atractiva al mismo tiempo: un sencillo alambre de espino en forma de corazón sobre fondo negro. Me sentí atraída de inmediato y no pude evitarlo: tiré la casa por la ventana y lo compré. ¿Y sabéis qué? Puede que hayan sido los dieciséis euros mejor invertidos de mi vida lectora. Así, como suena. Y es que me he visto hundida en una historia emocionante, dramática, que me ha hecho sufrir, que me ha hecho vibrar y que me ha roto el corazón en mil pedazos. 

Prohibido, de Tabitha Suzuma, cuenta la historia de Lochan y Maya, dos hermanos del extrarradio de Londres, de diecisiete y dieciséis años respectivamente, que cada día luchan por sacar a sus tres hermanos pequeños adelante. Su padre los ha abandonado y no volverá. Su madre, alcohólica y más preocupada por gustar a los hombres que por atender a su familia, se desentiende del cuidado de los pequeños para corretear tras su nuevo novio. A Lochan y Maya no les queda más opción que asumir el rol de padre y madre pese a su juventud, y hundirse entre facturas, reuniones de colegio y desayunos caóticos. Esa vida tan difícil les unirá más allá de la amistad, más allá de la sangre que comparten, hasta un extremo vedado para ellos: una historia de amor que podría terminar convertida en tragedia. 

Lo primero que me ha sorprendido de este libro es la pluma de la autora. Tabitha Suzuma, toda una desconocida para mí, ha demostrado poseer una prosa fluida y profunda, perfecta para expresar los convulsos sentimientos de los que Lochan y Maya son esclavos y mostrándonos, de la manera más cruda posible, las difíciles situaciones que se les plantean a causa de ese amor prohibido. Me ha sorprendido para bien, y estoy deseando que se publique un nuevo libro de la autora en España para poder seguir su trayectoria, que promete novelas vibrantes y únicas. 

En cuanto al argumento, me ha parecido brutal. Y creo que me quedo corta... Pocas historias de amor adolescente me han llegado tanto como la de Lochan y Maya, pero es que son personajes tan maduros para su corta edad, y sus sentimientos están tan bien plasmados, que resulta imposible no emocionarse con ellos. Sufres con el romance desde el primer momento en que uno de ellos se da cuenta de que "algo" pasa, que no todo es como siempre, que ya no es capaz de ver al otro con los mismos ojos. Y el personaje mismo se impresiona e intenta luchar contra ello desesperadamente, y es esa lucha interna, que se mantiene durante gran parte del libro, la que logra desgarrar al lector, porque por un lado entiendes lo que pasa y no puedes evitar ponerte en su lugar, y por otra parte... por otra parte, no dejan de ser hermanos. Sientes que está mal, a pesar de que ellos no sean una pareja de hermanos normales, y no puedes evitar tener la sensación de que es imposible que aquello acabe bien.

Y según se van acercando y buscando, provocando que el romance aflore en todo su esplendor, la tensión empieza a resultar insoportable. Ha sido el único libro que he leído en el que las escenas románticas me han mantenido completamente en tensión, y de tal manera, que al acabar un capítulo tenía que cerrar la novela y tomarme unos minutos antes de volver a abrirla, para respirar e intentar tranquilizarme. 

Es una historia realmente intensa, que consigue desbordar los sentimientos como pocos libros, y con una maestría digna de admiración. Hay escenas que son tan impactantes para los protagonistas como para el lector, lo que permite ponerte con mucha facilidad en la piel del personaje en cuestión y sintonizar con él de una forma sorprendente. 

Y hablando de los personajes... Lochan y Maya me han cautivado, tanto por lo complejos que son como por la dura historia que nos narran, ya que el libro alterna capítulos en primera persona desde la perspectiva de ambos. Lochan es un chico con una inteligencia fuera de lo común, que también destaca por su gran corazón y por un atractivo que él mismo no tiene en cuenta; y sin embargo, a pesar de sus cualidades, busca desesperadamente la soledad. No tiene amigos ni quiere tenerlos, lo único que le importa son sus hermanos, y por ello, huye de la ayuda que cualquiera intente proporcionarle. Esa faceta solitaria y tímida es la que ha conseguido que me sienta muy identificada con Lochan, pues  confieso que a veces soy tan retraída como él, y creo que por eso he podido sentirme tan en consonancia con ese aspecto tan particular de su vida. Maya, en cambio, es muy dulce: se desvive en el cuidado de sus hermanos, sobre todo en el de la pequeña Willa. Es de esas personas que lo dan todo por los demás sin importarle su propio bienestar, hasta el punto de olvidarse de sí misma, y a mí ese tipo de personajes tan únicos me ganan enseguida. Y salvo por una " pequeña" equivocación, un desliz, una mácula en su historial, admito que ella me ha enamorado casi tanto como Lochan. 

Como personajes secundarios tenemos a los hermanos pequeños de Lochan y Maya: Willa, de cinco años; Tiffin, de ocho; y Kit, de trece. Willa es la típica niña de cinco años: feliz en su micromundo, a ratos caprichosa y a ratos vivaracha, y que adora hasta la locura a sus hermanos mayores. Tiffin es un niño normal, que echa mucho de menos a una madre que cada vez se pasa menos por casa y que añora la vida que tenían cuando su padre aún estaba con ellos. Y Kit es... bueno, Kit es un chaval de esos que llevan la adolescencia de la peor manera posible, lo que trae a Lochan y Maya por el camino de la amargura. En cuanto a la madre, ya os adelanto que es un personaje muy despreciable y que le coges ojeriza desde la primera descripción que se da de ella. 

No hay muchos personajes secundarios más: os podría nombrar a Francie, la mejor amiga de Maya, y a la señorita Azley, la profesora de Lochan, pero no tienen demasiado peso en la trama. Aunque ya os digo que no hacen falta más personajes, porque Lochan y Maya son tan arrolladores que no echas de menos más secundarios dentro de esta historia. 

Respecto al final, ¡el maldito final!, ha sido... No sé, todavía no logro saber cómo sentirme. Solo sé que al terminar el libro se me escapaban las lágrimas de los ojos, y que eso me siguió pasando hasta un par de días después, tal impresión me causó el final. Me dejó el corazón completamente roto y tuve que esperar un tiempo antes de volver a coger otro libro porque todavía le seguía dando vueltas a este. Pero es que es tan desgarrador, tan increíble...

Ahora bien, antes de que se me olvide, quería dejar clara mi opinión respecto a ciertas críticas que he leído sobre este libro. Vale que este libro esté muy bien escrito, que resulte todo muy realista y que el romance haya convencido a muchos; sí, todo eso está muy bien. Pero a diferencia de algunas opiniones, no creo que este libro defienda de ninguna manera el incesto. Estamos hablando de un caso excepcional, de una relación entre hermanos muy, muy singular. Eso de que "si dos personas se quieren, el resto da igual", no me parece  lo más acertado para algo como el incesto, tanto por el problema moral que plantea como por las consecuencias biológicas que pueden darse. Y de hecho (aviso: posible spoiler), la propia Maya se encarga de desmontar el "todo vale" al plantearse si podría enamorarse de su otro hermano, Kit. Y la sola idea le repugna, porque es SU hermano. SU HERMANO. En cambio, a ella le es imposible ver a Lochan como su hermano: han pasado por tantas cosas juntos, que esa condición se les quedó pequeña hace tiempo. Por eso digo que no creo que Suzuma haya roto una lanza a favor del incesto con este libro. Sí creo que ha intentado hacernos ver que, a veces, las cosas no son lo que parecen y que, por lo general, tendemos a pensar lo peor, obcecándonos en ello hasta conseguir cometer nuestros peores errores. Pero que este libro defienda el incesto... lo dudo muchísimo, y me parece chocante que haya gente defendiendo un caso tan extremo como si fuera una generalidad. Y... ya está, solo quería dejar aquí este planteamiento porque esas opiniones realmente me chocaron mucho, xD.

Resumiendo... Prohibido es una de esas novelas que marcan, que son imposibles de olvidar, tanto por la increíble historia que nos narra como por la forma tan espectacular en que está escrita. Te romperá el corazón y te hundirá en una lucha interna, pero también tendrás la oportunidad de enamorarte de unos personajes apasionantes y emotivos. Para mí, ha pasado a formar parte de mis libros inolvidables, esos que me han llegado al alma, y desde aquí, os recomiendo esta novela fervientemente. 



♚♚♚♚♚/5

···Inolvidable···


¿Y vosotros habéis leído este libro?
Y si no, ¿os atreveríais con él?
¡Contadme en los comentarios!

lunes, 27 de marzo de 2017

{Crítica de cine} Una cuestión de tiempo, de Richard Curtis.

Una cuestión de tiempo
Richard Curtis
123 minutos
Año 2013
Reino Unido
Romance/Comedia 




Sinopsis

Tim Lake (Domhnall Gleeson) es un joven de veintiún años que descubre que puede viajar en el tiempo. Su padre (Bill Nighy) le cuenta que todos los hombres de su familia han nacido siempre con ese don: viajar en el tiempo a un lugar determinado a voluntad, una y otra vez, hasta conseguir hacer lo correcto.  Así pues, Tim decide volver al pasado para intentar conquistar a Mary (Rachel McAdams), la chica de sus sueños. 










                                _______________________________________________


¡Hola, mis cazadores!

Antes de empezar con la crítica de esta preciosa película, que os recomiendo ver desde ya, me gustaría agradeceros a todos la acogida que está teniendo el blog tanto entre los blogger como en las redes sociales. A una novata como yo le parece increíble que haya gente que quiera interesarse en mis desvaríos y demás, ¡así que muchísimas gracias a todos!

Y ahora vamos al asunto que me desvela en esta fría noche de marzo...

Hoy os traigo la primera crítica de cine del blog, y como no podía ser de otro modo, me he visto obligada a elegir esta película de entre todas mis preferidas: Una cuestión de tiempo, del gran Richard Curtis. 

La película se centra en la vida de Tim, un chico muy normal de Cornualles, Inglaterra. De hecho, es tan normal, que no destaca nada en comparación con su extraña y vivaracha familia. Su padre, James, que es profesor jubilado, se pasa la vida entre libros, enfrascado en las maravillosas novelas de Charles Dickens, mientras su madre, Mary, una mujer fuerte, sarcástica y con un particular estilo de vestir, se ocupa del siempre despistado tío Desmond, un hombre tan bobalicón como enternecedor. Y por último, aunque no menos importante, está Katie... Kit Kat, el torbellino de la familia, la loca del color morado, la hermana pequeña de Tim: una chica extravagante y alocada que hace las delicias de la familia con sus adorables locuras. En esta familia de personajes tan inigualables se cría Tim, un chico tímido e introvertido por naturaleza, que se describe a sí mismo como: "demasiado normal, demasiado pálido y demasiado... naranja". Y es que Tim no es ningún sex symbol: es un pelirrojo paliducho con un horrible corte de pelo, al que se le da fenomenal meter la pata y que, encima, hace gala de una torpeza sin igual con las chicas. A  pesar de ello, anhela encontrar al amor de su vida más que ninguna otra cosa en el mundo.

Hasta que un día, con veintiún años, su padre le hace llamar a su despacho, donde le confiesa a Tim el "terrible" secreto familiar: los varones de su familia pueden viajar hacia atrás en el tiempo. Tras el comprensible shock de Tim y un intento que lo dejará patidifuso, el joven comprende que no es ninguna broma y que realmente puede viajar en el tiempo. 


Tim lo tiene muy claro: utilizará este don para encontrar al amor de su vida... Y el amor de su vida no es otra sino Mary, una chica norteamericana de la que Tim se enamorará sin necesidad de que ambos se miren a los ojos (otro puntazo de la película, por cierto). Sin embargo, el joven pronto entenderá que, por muchos viajes en el tiempo que pueda hacer, por mucho que su don le permita realizar cosas maravillosas, la vida seguirá siendo tan esquiva y complicada como siempre. 



Esta es de esas películas que deben estar en el top ten de cualquier cinéfilo que se precie. Para mí, es la película: la película que pongo cuando estoy deprimida, la película que veo en las tardes de lluvia, la película en la que pienso cuando me pregunto cuál es mi largometraje favorito. Es mi película. Sin más. La podría ver mil veces y seguiría sin cansarme de ella, así de especial es para mí.  

Y es que el guion es original al máximo, los personajes son únicos y la banda sonora es una maravilla. Y no es de extrañar que todo esté tan cuidado, ya que el hombre que está detrás de este largometraje como director y guionista es Richard Curtis, creador de películas tan sonadas como Notting Hill (1998), El diario de Bridget Jones (2001) o Love Actually (2003), y que para mí se ha convertido en uno de los grandes dentro de la industria del cine, ya que sus películas son muy frescas, con un toque de humor que siempre me consiguen sacar como mínimo una sonrisa. 

En esta película en concreto, Curtis nos presenta a Tim, un chico del que me he enamorado perdidamente. Por ese pelo naranja tan mal cortado, por esa timidez tan adorable, por la forma tan enconada en que busca a Mary y por la dulzura que despliega al encontrarla, me ha encandilado de una manera que nunca imaginé. No es un héroe, no es de esos protagonistas masculinos que pretenden enamorar al público ipso facto, no tiene una personalidad arrolladora ni un físico envidiable, y aun así, resulta único. Resulta real. Con sus fallos, sus debilidades y su pelo naranja. Chapó por Domhnall Gleeson, el actor que da vida a Tim, porque en mi opinión lo borda al dotarle de esos movimientos nerviosos y miradas esquivas, señales tan características de las personas tímidas. 

Y en cuanto a Mary, el alma gemela de Tim, decir que también me ha encantado. De partida ya me tenía ganada, porque Rachel McAdams es una actriz que me encanta, pero aun así, me ha sorprendido en esta película, ya que ha sido capaz de convertirse en una chica introvertida, patosa, extraña en muchos aspectos, cuyo físico es casi tan normal como el de Tim: pelo castaño revuelto con el flequillo mal cortado y grandes gafas de empollona, acompañado todo por una gran y bonita sonrisa. 


Los diálogos son geniales. Hay algunos que son como para guardarlos y hacer un libro sobre ellos, y es que ese es el sello característico de Curtis: los diálogos hilarantes y frescos acompañados por situaciones divertidas e irónicas. Sin embargo, el colmo de los colmos se lo lleva el personaje de Harry: este hombre, director de teatro en declive, hará de la vida de Tim casi un infierno, y sin embargo, terminará por convertirse en uno de sus mejores amigos, a pesar de sus comentarios sarcásticos y sus... idas de olla temporales. En serio, suelta unas pullitas que son como para enmarcarlas y que provocan más de una carcajada. 

Es una película maravillosa, con la que reír, llorar y emocionarse. En la que se ensalzan los valores del amor, la amistad y la familia de una manera dulce sin llegar a resultar empalagosa o ñoña. Todo está muy equilibrado y en su justa medida, y os puedo asegurar que no resulta cursi para nada. Una película en la que se nos anima a ver el lado bueno de la vida, a pesar de que esta no salga como se planea o de que las cosas se tuerzan, siempre podemos encontrar una parte positiva que nos permita sacar una sonrisa y seguir adelante.  De verdad, no dejéis de verla y darle una oportunidad, porque es una película que no os dejará indiferentes.

Mi nota para este largometraje no podía ser otra que...



♚♚♚♚♚/5 

Inolvidable











¿Y vosotros la habéis visto?
¿Os atreveríais a darle una oportunidad?