Mostrando entradas con la etiqueta Suspense. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Suspense. Mostrar todas las entradas

viernes, 7 de abril de 2017

{Crítica de cine} La Guerra de los Mundos, de Steven Spielberg.

La Guerra de los Mundos
Steven Spielberg
116 minutos
Año 2005
Estados Unidos
Ciencia Ficción/Suspense/Terror
♚♚♚

Sinopsis



Adaptación de la novela homónima de H.G. Wells. La invasión de la Tierra por los extraterrestes y la terrible batalla que tiene que librar la humanidad para sobrevivir se centra en una familia americana. Ray Ferrier (Tom Cruise) es un estibador divorciado y un padre nada modélico. Estando sus hijos de visita en su casa, estalla una tremenda e inesperada tormenta eléctrica. Unos momentos después, Ray es testigo de un acontecimiento extraordinario que cambiará su vida y la de los suyos para siempre: una enorme máquina de tres patas emerge del suelo y lo arrasa todo.







__________________________________________


¡Hola, cazadores!

¿Calentando motores para Semana Santa? Yo estoy deseando irme unos días, sentarme a orillas del Atlántico con un buen libro entre las manos (oh, sííííí) y desconectar de la rutina. Pero entre tanto libro y libro, creo que no estaría de más sacar algo de tiempo para ver una película la mar de entretenida... como la que protagoniza la crítica que os traigo hoy (Jo, soy una máquina hilando, xD).

Antes de meterme en faena, ya os adelanto que NO HE LEÍDO EL LIBRO en el que se basa esta película, por lo tanto, no puedo decir si es fiel a la historia original o si ciertas partes que me resultaron un tanto chirriantes salen también en la novela. Así que si me está leyendo alguien que sí se haya leído el libro La Guerra de los Mundos, de H.G. Wells, estaré encantada de que me lo señale en los comentarios y que me cuente sobre la calidad de esta adaptación (guiño, guiño). De cualquier manera, ya adelanto que después de ver esta película me han entrado unas ganas enormes de leer la novela, así que seguramente os cuente dentro de poco sobre la historia original. 

La película La Guerra de los Mundos, de Steven Spielberg, se centra en la vida de Ray Ferrier (Tom Cruise), un pasota y sarcástico estibador de la ciudad de Nueva York. Vive solo en un barrio del extrarradio, salvo algún fin de semana en el que su ex-mujer tiene a bien dejarle a los hijos que tienen en común: Robin, un adolescente casi tan pasota como su padre, y Rachel, una niña nerviosa con grandes problemas de claustrofobia. La madre se los deja a Ray un fin de semana, y como siempre que está con sus hijos, él no sabe qué hacer con ellos. Hasta que un día en el que Robin se escapa de casa con el coche de su padre y Ray está hablando con Rachel en el jardín, una extraña tormenta eléctrica, de nubes violetas, vientos huracanados y rayos sin truenos, sacude la ciudad. Ray y Rachel contemplan horrorizados aquellos rayos que hienden la tierra brutalmente, estrellándose varias veces en un único lugar no muy lejos de su casa. Cuando todo termina, Ray, junto a otros curiosos, acude a investigar la zona en la que ha caído el rayo. Y ante sus ojos despavoridos, contempla el despertar de una criatura gigantesca y metálica, que rompe la tierra y masacra a todo aquel ser humano que se cruza ante sus terroríficos tentáculos...

Quiero empezar diciendo que esta película me ha sorprendido para bien... y para mal. No soy muy seguidora de la ciencia ficción, pero sí del suspense, y esta película lo tiene a raudales. Además, me apasionan las historias en las que la supervivencia del ser humano se ve claramente en peligro, ya que siempre me he preguntado cómo reaccionaríamos nosotros ante esa clase de cataclismos y qué sería del futuro de la humanidad con la sociedad en declive: sin normas sociales que valgan, sin leyes que controlen un mundo que se cae a pedazos, y con los seres humanos reducidos prácticamente a animales y con el instinto de supervivencia a flor de piel. Da igual la causa: invasión alienígena, guerra nuclear, apocalipsis zombie (véase TWD) o yo qué sé... meteorito que nos hace estallar a casi todos por los aires... A lo que yo doy importancia es a eso de "qué sería de nosotros sin tecnología, sin leyes, sin sociedad". Me parece un tema tan escalofriante como apasionante, y creo que esta película lo ha sabido plasmar de forma muy acertada. 

Ahora bien, creo que se han pasado con el tema muerte y destrucción. Vale, a una especie alienígena se le ha metido entre ceja y ceja el aniquilarnos. Me parece bien, (podría pasar... ¿o no?), pero ¿en serio se tienen que ensañar tanto? Todos los actos alienígenas muestran un ensañamiento brutal con la humanidad, y eso me chirría, porque se supone que nunca antes ha habido ningún contacto entre las dos civilizaciones, y los alienígenas actúan con los seres humanos con un odio irracional, para ser una especie con la que nunca hemos tenido contacto y, por tanto, es imposible que les hayamos agraviado de alguna forma. Sí, son invasores y es de preveer que sean crueles, pero es que me pareció que todo era... demasiado irracional. Además (aviso: posible spoiler), ¿de verdad era necesario regar la tierra con la sangre de la humanidad? No sé, ese es un detalle que me pareció tan sanguinario como innecesario, y que, sinceramente, no entendí. 

De esta película me ha gustado la forma tan repentina en la que el ser humano se convierte en prácticamente  nada (suena mal, lo sé, pero ahora me explico), y es que en este largometraje el sistema se derrumba como un castillo de naipes: de un día para otro, la vida tal y como la conocemos deja de existir, y solo queda el ansia por sobrevivir. Eso nos permitirá ver lo mejor y lo peor del ser humano; lo que somos capaces de hacer cuando estamos unidos y la caída a la negra locura de la soledad cuando todo lo que conocemos queda reducido a cenizas. Digamos que esa caída de la Humanidad está muy bien llevada, y es casi lo que más me gustó de toda la película. 

El largometraje como tal es muy "estilo Spielberg": efectos especiales alucinantes, banda sonora potente y una historia entretenida y llena de suspense. Me ha parecido que sigue la misma estela que otras películas de suspense con la firma de este archifamoso director, tales como Jurassic Park (1993), Inteligencia Artificial (2001) o Minority Report (2002). En resumen, todo muy Spielberg: no me ha parecido su mejor película, lo admito, pero sí una bastante aceptable. 

¿Y por qué no me ha encantado un film que, en principio, parecía que iba a dar mucho más de sí? Pues os diré que según va avanzando la película, entre masacre y masacre empiezas a ver algunas lagunas que no terminan de cuadrar. De hecho, la primera mitad de la película me pareció tan genial que ya estaba poniéndole la medallita de 5/5, y de repente... PUM, el argumento cae en picado. Como una bofetada. Como si a Spielberg le importara poco o nada el final de esta historia y lo único que quisiera fuera hacerla pedazos. 

Y aviso: todo este párrafo va a estar lleno de SPOILERS como casas. Porque vamos a ver, ¿a qué viene que a Robin de repente se le vaya la pinza, se largue corriendo al mismo centro de una batalla entre alienígenas y las fuerzas de élite de Estados Unidos y sobreviva como si nada? Y al final aparece en Boston, tan tranquilo con su madre, como si no hubiera pasado nada... ¿¿WTF?? ¿¿Me estás tomando el pelo, Steven?? Osea, media humanidad masacrada por esos bichos, y este chico sobrevive a una batalla super escalofriante.... porque sí, por su cara bonita, sin explicación ninguna. A cuadros me quedé. Y luego... los bichos se mueren... ¿por los agentes patógenos del aire? De nuevo... ¿WTF? ¿Pero qué final es ese? Dios, se supone que son una especie ultra inteligente: ¿de verdad no han sido capaces de hacer experimentos con los elementos del planeta para ver en qué condiciones está, y si resultan ser nocivos, poder contrarrestarlas con su tecnología superior? Si eso se me ha ocurrido a mí, os aseguro que se le puede ocurrir a cualquiera, y más si pertenece a una especie "superior". Me pareció el peor final que se le pudo dar a esta película. Una de dos: o la humanidad se une y contraataca hasta conseguir que los alienígenas se den el piro, o los alienígenas masacran a la humanidad en su totalidad y punto, pero que todo termine "por los agentes patógenos del aire"... Vamos, no me j**** (siento ser tan directa, pero es que el final me ha dejado muy decepcionada). Me pareció mucho mejor el final de Independence Day, por poner un ejemplo de lo que quiero decir: ahí por lo menos los humanos hacían algo, por mucha americanada que fuera. Pero aquí...pffff...

Sin embargo, a pesar de todo lo malo que he spoileado, tengo que romper una lanza a favor de Tom Cruise, porque esta es de las escasas ocasiones en las que no hace de superhéroe a tiempo completo. En casi todas sus películas hace el mismo papel que en Misión Imposible: tipo super ocurrente al que no le importa deslizarse por cualquier resquicio o altura para salvar al mundo de unos malos muy malos. Pero en esta historia hace un papel muy humano, y salvo por algún apunte de sagacidad, puedo decir que quizás este sea uno de sus mejores personajes. Ray debe hacer cosas muy difíciles por intentar salvar a sus hijos, y creo que Tom Cruise lo borda completamente a lo largo de casi toda la película. 

En definitiva, La Guerra de los Mundos es una película entretenida, con mucha acción y suspense, y que en ciertas ocasiones te provocará escalofríos. Sin  embargo, prepárate para un final decepcionante, que no ha sabido seguir con la trama y que deja al espectador casi, casi, con la miel en los labios.


♚♚♚/5

···Entretenida···

¿Y vosotros la habéis visto?
Y si habéis leído la novela, ¿me recomendaríais leérmela?
¡Contadme, cazadores, que estoy deseando leeros!

domingo, 2 de abril de 2017

{Reseña} El Perfume. Historia de un asesino, de Patrick Süskind.

Patrick Süskind
240 páginas
Editorial Seix Barral
Autoconclusivo
Histórica/Novela Negra

♚♚♚♚





Sinopsis

Jean Baptiste Grenouille es el mejor elaborador de perfumes de todos los tiempos. Para conseguir el favor de las damas y el dominio de los poderosos elabora un raro perfume que subyuga la voluntad de quien lo huele. La esencia elemental de la mágica fragancia proviene de los fluidos corporales del jovencitas vírgenes y para conseguirla el perfumista no dudará en convertirse en un cruel y despiadado asesino.








__________________________________________________



¡Hola, mis pequeños! 

Hoy os traigo un libro tan complicado de leer como de reseñar. Y no es por su género, que resulta tan ambiguo que no sé muy bien cómo calificar, ni por el argumento en sí, que me ha parecido redondo y muy, muy adictivo; es la forma de escribir del autor, algo caótica y turbulenta, lo que más difícil se presenta a la hora de meterse en esta novela tenebrosa, que nos muestra el lado más oscuro y perverso de la naturaleza humana. 

El Perfume. Historia de un asesino, de Patrick Süskind, nos narra la vida, obra y milagros (sobre todo esto último) de Jean-Baptiste Grenouille, un joven huérfano que subsiste en el sucio París del siglo XVIII y que esconde una inclinación inusual por un mundo que el ser humano desprecia e incluso ignora: "el evanescente reino de los olores". Lejos de que la vista o el oído sean sus sentidos más desarrollados, Grenouille, desde su primer llanto de vida, se deja guiar por su infalible y milagrosa nariz, que es capaz de percibir olores desde kilómetros de distancia. Distingue animales, personas y cosas sin necesidad de verlas primero, solo con un ligero olfateo, e incluso es capaz de caminar en la oscuridad sin necesidad de fiarse de otra cosa más que de su nariz. Sin embargo, esa inclinación por el mundo olfativo que para él es una virtud, para sus congéneres no es más que una causa de inquietud hacia el joven. Casi desde el momento en el que nace, Grenouille es despreciado por todos, empezando por su madre y terminando por cada una de las personas encargadas de su tutela. Sin embargo, ya en su adolescencia, Grenouille hará un descubrimiento que dará un vuelco a su vida y le mostrará la razón de su existencia: la creación de un perfume sublime, una esencia que al ponérsela provocará que todos sus congéneres lo amen al instante. Y los ingredientes de ese perfume no serán sino las esencias mismas de las jóvenes bellas y vírgenes de la ciudad perfumista de Grasse

Del argumento poco más os puedo contar, pues temo revelar más información de la cuenta, lo que haría deslucir la trama y quitaros gran parte de su atractivo. Este libro ya lo leí hace unos años, siendo adolescente, y la verdad es que no lo supe valorar como se merecía (ya fuera por la edad, ya fuera porque no me pilló en una buena época como lectora), pero tras ver hace poco la película (brillante adaptación, por cierto), pensé que debería leerme el libro de nuevo. Y no me he arrepentido en absoluto. 

Esta es una novela muy cruda y que, seguramente, no guste a todos los públicos. Es tan explícita respecto a la suciedad e inmundicia del París de mediados del siglo XVIII, que el lector casi puede oler esa ciudad atestada de personas sucias y desaliñadas, viviendo entre barro, grasa y restos de pescado. Sí, definitivamente, el panorama que rodea la novela no es muy agradable, pero las descripciones son tan auténticas y están tan bien plasmadas que es imposible no quedarse boquiabierto con la facilidad de palabra del autor. 

Sin embargo, no os esperéis grandes diálogos. La mayor parte del libro son descripciones de escenario junto a largos (y pesados) pensamientos de Grenouille y otros personajes secundarios, lo que a veces me obligó a pasar páginas enteras porque me parecía que el autor había entrado en bucle respecto a una misma idea o concepto, lo que densifica la novela hasta el extremo. Y si a ello le sumamos que Grenouille no es hombre de demasiadas palabras, pues nos salen unos diálogos cortos, que reflejan muy bien el pensamiento de la época, pero que a mí, que me gustan los libros con diálogos y  descripciones equilibradas, me parecieron insuficientes. Es de los pocos libros que he leído con capítulos enteros sin un solo diálogo, solo descripciones o, como mucho, un monólogo interior de Grenouille, lo que en ocasiones me desesperaba un poco.

Aun así, el argumento es muy original: el autor consigue meterse de una forma brillante en la retorcida mente del psicópata, deformando los conceptos abstractos del bien y del mal de una forma magistral, y eso no puedo menos que aplaudirlo. También me ha llamado mucho la atención la "no" idealización del protagonista, y me explico: la mayoría de autores tienden a "endiosar" a sus protagonistas. La mayor parte de los protagonistas de la literatura son atractivos, inteligentes y están llenos de bondad, y luego puede haber algún secundario con todas las características negativas del mundo, pero el protagonista tiende a ser intocable frente a las imperfecciones. Es aquel con el que el autor pretende que nos identifiquemos, el primer nexo entre lector e historia y una de las causas decisivas por las que valoramos positiva o negativamente un libro.

A Süskind todo esto le resbala. Pero tal cual. Él crea un protagonista que no busca la aprobación del lector, que lo que pretende es que te retuerzas interiormente ante la visión de un Grenouille lleno de cicatrices, de figura esquelética y pequeña, pelo y ropa desaliñados y , siempre, siempre, con las aletas de la nariz moviéndose, buscando olores nuevos y, sobre todo, los ingredientes que él tanto desea para crear un perfume que será sublime. Y os aseguro que esa imagen de la nariz de Grenouille olisqueando el aire provoca escalofríos...

Jean-Baptiste Grenouille es un monstruo: no tiene un ápice de bondad o humanidad, nada que permita verlo con buenos ojos o con un poco de misericordia. No siente amor por nadie, ni piedad ni simpatía, y la humanidad solo le provoca desprecio. Desde su infancia, puedes entender la inquietud que muestran sus congéneres hacia él, porque al mostrarnos su alma comprobamos que no hay ni un poco de luz en ella, y a medida que va creciendo, nos vamos dando cuenta de que su alma se va oscureciendo un poquito más, hasta que llegando al final se vuelve negra como el betún. 

Y hablando del final... Es imposible imaginárselo. Ni lo intentéis. Supera todas las expectativas posibles y creo que nadie podría adivinarlo por mucho que lo intentara. 

En definitiva, El Perfume es un libro denso, muy descriptivo y cruel, pero que a mí, por su realismo, por ese personaje tan descarnadamente monstruoso y por esa ambientación tan cuidada, me ha gustado muchísimo. Ya digo que no es un libro para todo el mundo, pero si buscáis una lectura diferente, sin duda, os recomiendo que le echéis un vistazo. 


♚♚♚♚/5

Muy recomendable

¿Y vosotros habéis leído el libro o visto la película?
¿Os animaríais con una lectura de esta clase?