Mostrando entradas con la etiqueta Susan E. Hinton. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Susan E. Hinton. Mostrar todas las entradas

domingo, 26 de marzo de 2017

{Reseña] Rebeldes, de Susan E. Hinton

Rebeldes
Susan E. Hinton
208 páginas
Editorial Alfaguara
Autoconclusivo
                      


                            Sinopsis

Una novela tan impactante hoy como cuando se publicó hace cincuenta años. Una historia emocionante e inolvidable sobre chicos de barrio que luchan por salir adelante. Nadie dijo que la vida fuera fácil. Pero Ponyboy está bastante seguro de que tiene las cosas controladas. Sabe que puede contar con sus hermanos y con sus amigos, amigos de verdad, que harían cualquier cosa por él. Y en lo que respecta a los socs (una violenta banda de pijos rival de los greasers, como lo son él y sus amigos), siempre están dispuestos a armar bronca. Pero una noche alguien lleva todo esto demasiado lejos y el mundo de Ponyboy da un vuelco inesperado…






___________________________________________________________


Solo me ha durado unas cuantas horas entre las manos, pero he sido incapaz de dejar de leer un solo segundo.

En realidad, me leí el libro hace tiempo, de adolescente, por lo que esto ha sido una "relectura" en toda regla, aunque no me acordaba bien de la historia... No recordaba que al terminarla me dejaría el corazón roto, ni lo mucho que sus personajes conseguirían llegarme al alma, ni el sabor agridulce que rodea toda la novela. 

El libro recoge los pormenores de la vida de Ponyboy, un chico de catorce años del extrarradio de cierta ciudad norteamericana (nunca se llega a decir cuál). Son los años sesenta y la vida no es nada fácil para nuestro chico y sus hermanos, Darry y Sodapop (sí, se llama así. A mí particularmente ese nombre tan original me encantó casi tanto como el personaje que le da vida). Los tres han perdido a sus padres tras un accidente automovilístico y se las deben arreglar como pueden, con el miedo constante a que los de asuntos sociales descubran su precaria situación, ya que el único mayor de edad es Darry. 

Como si eso no fuera suficiente, los tres hermanos son unos greasers convencidos que no se dejan amilanar ante las muchas amenazas que vienen desde sus enemigos acérrimos, los socs. Digamos que greasers y socs son una especie de tribus urbanas, donde los greasers serían los rebeldes, aquellos que visten con chupas de cuero, adoran a Elvis Presley, se engominan el pelo (de ahí el nombre) y pasan del sistema en general. Los socs serían una versión de los "pijos" actuales, pero más agresivos y dominantes, defensores de los Beatles y dueños de impresionantes coches. Distintos acontecimientos desatarán una guerra entre bandas a la que Ponyboy, por más que quiera, por más que intente huir, no podrá permanecer indiferente, y que le hará perder demasiadas cosas por el camino. 

Es una historia para el recuerdo. Me he enamorado completamente de Soda y de Ponyboy, he sufrido con Johnny (el pequeño Johnny) hasta las lágrimas y todavía, varias horas después de haber terminado el libro, sigo sin poder asimilar el final. ESE FINAL. 

Cuesta creer que una chica de dieciséis años pudiera escribir una historia tan dura, y al mismo tiempo, conmovedora. Hacía tiempo que no lloraba con un libro, sin recurrir este a la lágrima fácil, tirando de problemas tan reales, tan palpables, que es imposible no acongojarse con el sufrimiento de alguno de los personajes. Me gusta mucho el toque humano, real, que la autora da a los "malos", los socs, que en realidad no son malos, solo hijos de un mundo no tan diferente al de los greasers, pero sí muy lejano. Algunos pasajes me han parecido brutales, y tan bien escritos, que es fácil imaginarse a esos chicos engominados, llenos de cicatrices, con la navaja automática preparada para salir disparada a la mano, y aun así, todavía poseen la capacidad de dirigir una sonrisa insolente a la vida. 

Los personajes llegan al alma. Todos y cada uno de ellos dan para hacer una novela propia referente a sus vidas. Mis favoritos son sin duda Ponyboy y Sodapop (cuyos nombres me han parecido geniales también), pero debo decir que Johnny, el indomable Dallas, Darry y Two-Bits son personajes que no voy a olvidar con facilidad.

En definitiva, es una novela de esas que sientes terminar, que vives cada una de sus páginas sin ser capaz de apartar la nariz del libro. Me ha dejado el corazón roto, pero quizás ese sea uno de sus mayores atractivos...



♚♚♚♚/5
Muy recomendable


No se merece una puntuación menor. Solo me queda por decir lo siguiente:


Permanece dorado, Ponyboy. Permanece dorado...