Mostrando entradas con la etiqueta Kendare Blake. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Kendare Blake. Mostrar todas las entradas

viernes, 21 de abril de 2017

{Reseña} Tres coronas oscuras, de Kendare Blake.

387 páginas
Editorial Del Nuevo Extremo
Saga ¿?
Fantasía Juvenil
♚♚♚
Sinopsis


En el reino venidero solo una ganará.

En cada generación de la isla de Fennbirn nacen trillizas y las tres son reinas, herederas en partes iguales de la corona, cada una posee una magia codiciada. Mirabella es una elemental feroz, capaz de encender llamaradas voraces o tormentas brutales con un chasquido de dedos. Katharine es una envenenadora, puede ingerir los venenos más mortales sin nada más que un dolor de panza. De Arsinoe, una naturalista, se dice que tiene la habilidad de hacer florecer la rosa más roja y controlar al más salvaje de los animales. Pero convertirse en Reina Coronada no es únicamente una cuestión de nacimiento real. Cada una tiene que pelear por ello.Y ganar o perder es a vida o muerte. La misma noche en que las hermanas cumplen dieciséis años comienza la batalla. La última reina en pie será coronada.






__________________________________


¡Hola, cazadores!

Pfff, después de una semana de locura, ¡por fin he podido terminar este libro y subir reseña de él! La verdad es que no me ha sido nada fácil.

La novela que os traigo hoy me ha hundido en un mar de sensaciones contradictorias. Durante la mayor parte del tiempo, sus páginas se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza más que en un placer, y no ha sido hasta el mismísimo final cuando le he visto la gracia. 

El libro fue un regalo de una persona a la que hablé maravillas del primer libro de la trilogía  La Reina del Tearling, y amén de regalarme la segunda parte de la misma, me dio también este pensando que tendría algo que ver (nada más lejos de la realidad). Sin embargo, en cuanto leí la sinopsis y vi unas cuantas críticas me convencí de que podría ser una historia, como mínimo, curiosa. 

Tres coronas oscuras, de Kendare Blake, trata la historia de tres hermanas bendecidas (o maldecidas, según se vea) con tres de los dones que disfrutan la mayor parte de la población de la isla de Fennbirn. A saber: el don de controlar los elementos, fuego, aire, tierra y agua (elementales); el de resistir y saber usar cualquier clase de veneno (envenenadores); y el de controlar a la flora y fauna (naturalistas). Cada reina de Fennbirn da a luz a trillizas, representantes cada una de los dones mayoritarios del reino. Para llegar al poder y convertirse en reinas, las hermanas deberán matarse entre sí utilizando sus poderes hasta que solo quede una en pie: la Reina Coronada, aquella que gobernará los designios de la misteriosa isla. El día que las hermanas cumplen dieciséis años empieza la cuenta atrás para tratar de asesinar a sus adversarias y alzarse, no solo con la corona y el poder, sino con sus propias vidas.

Interesante, ¿verdad? En cuanto leí la sinopsis caí rendida ante ella, ya que me prometía una historia oscura, cargada de emoción, en la que ya me veía con la nariz pegada a las hojas desde el minuto uno. Me equivocaba. 

Al hundirme en la novela, me he encontrado con un argumento potente, que rezumaba originalidad y emoción, pero cuya redacción deja mucho que desear. Mucho, mucho. Este ha sido uno de esos libros en los que miraba el número de páginas que me quedaban para terminar y con el que no podía evitar poner los ojos en blanco ante algunas situaciones  absurdas, llenas de sinsentidos. Y la edición, plagada de errores gramaticales, erratas y algún que otro párrafo repetido, no ayuda a que la valoración sea más positiva. 

La historia se narra de forma precipitada, dejándose detalles y explicaciones muy importantes por el camino, por lo que yo misma tenía que echarle imaginación para tratar de entender qué demonios estaba pasando. Las descripciones me parecieron totalmente insuficientes para una novela de fantasía, en la que la descripción para mí es tan importante, y sinceramente, hay algunas situaciones que no entendí por lo absurdas que resultaban. Es cierto que al final todo cobra cierto sentido, pero hay subtramas que se desencadenan de forma un tanto forzada, como si la autora hubiera tenido prisa por escribirlas, lo que me dio la sensación de que todo se desarrollaba rápido, de manera superficial y sin apenas explicación. Con esto no quiero decir que la autora escriba mal, es sólo que tiene un estilo que no encaja con mis gustos, ya que a mí me gustan las lecturas detalladas y descriptivas, algo en lo que Kendare Blake flojea. 

Además, me faltó Historia. La Historia de la Isla como tal. No se desarrolla nada del contexto en el que empezó ese proceso para que se mataran las trillizas, ni por qué eso es así... ni siquiera el proceso como tal está bien explicado. Hay partes relatadas de forma tan brusca que lo único que conseguía la autora con ello era desesperarme. Tal cual. En más de una ocasión me planteé abandonar la lectura, porque no conseguía sacar nada positivo de ella. De verdad, que me ha costado un mundo llegar al final. 

Entre los personajes hay un poco de todo. La mayoría me parecieron bastante típicos y llenos de clichés, aunque debo admitir que alguno sí que me convenció, como es el caso de Jules, Billy, Natalia o Pietyr. En cuanto a las reinas, Mirabella y Katharine me parecieron bastante flojas y típicas, y en ningún momento les he visto la gracia. Arsinoe, por el contrario, tiene sus momentos, pero no ha sido hasta el final cuando la he considerado como una protagonista a tener en cuenta. En cambio, ha habido personajes que se me han atragantado y que me ponían mala en cuanto salían a relucir, y no porque fueran malos o crueles, es que directamente me parecía que estaban mal desarrollados. Un ejemplo de ello eran Luca, Elizabeth o Joseph (por Dios, de verdad que a este último no lo soportaba). Y como soy incapaz de morderme la lengua, AVISO, voy a poner unos cuantos SPOILERS: 

Pero vamos a ver, que alguien me explique (si es que es capaz) qué sentido tiene que Joseph estuviera a punto de ahogarse, saliera medio muerto del mar, y a los dos minutos, se liara como si no hubiera un mañana con Mirabella, olvidándose en un santiamén de Jules. Que alguien me lo explique, os lo suplico. Porque yo, aparte de alucinar en colores, no lo entendí. No le vi ningún sentido. El tío había estado a punto de palmarla, ¿y va y se lía con una completa desconocida así por las buenas? ¿En serio? No tiene ningún sentido. La verdad es que no aguanté a Joseph en ningún momento, y me pareció que el triángulo amoroso entre él, Mirabella y Jules flojeaba bastante desde el primer minuto. 
Otra cosa que me sorprendió, y no precisamente para bien, fue que debido a la fuga de Mirabella, le cortaran la mano a Elizabeth y cuando Mirabella regresó, la sacerdotisa ni siquiera la culpó por lo pasado. Mmm... o sea, ¿que le cortan la mano y no tiene ni un reproche para ella? Dios, esa mujer casi se merece el título de santa, no fastidies. Es la reacción menos humana de todas las que hay en el libro. Alucinada me quedé...

Y después de todos estos aspectos negativos, de los spoilers y la parafernalia, ¿a qué viene mi puntuación de 3/5, os preguntaréis? Bien, confieso que durante trescientas páginas la novela estuvo cabalgando entre el 1 y el 2, tal era la tirria que le estaba cogiendo. Pero para mi sorpresa, a partir de la página trescientos el libro da un giro de ciento ochenta grados, convirtiéndose en una historia totalmente distinta: la que la sinopsis prometía. 

Las últimas ochenta páginas me parecieron magistrales, dejándome sin aliento ante los  giros inesperados que se desarrollan de forma brillante y entrelazando todas las subtramas de un modo sorprendente, mientras abre nuevos conflictos y enredos para la siguiente entrega. De verdad que el final es alucinante y no hay manera de imaginárselo. Para nada. Y sinceramente, es lo que salva un libro que, en mi opinión, hasta el momento estaba resultando muy flojo. No lo salva lo suficiente como para resultar la "novela de mi vida", pero sí para convertir esta en una historia pasable, en la que hay que invertir ciertas dosis de paciencia (mucha), para al final (muy al final) recibir tu recompensa. 

Resumiendo, Tres coronas oscuras no es una lectura fácil ni especialmente amena, pero su magia y oscuridad te mantendrán con la suficiente tensión para aguantar hasta su brillante desenlace, que deja demasiadas puertas abiertas como para dejar escapar su segunda parte. 

♚♚♚/5

···Entretenido···

¿Y vosotros os animaríais con esta novela?
¿Os llama la atención?
¿Lo habéis leído?

Gracias a todos por pasaros.
¡Un abrazote!