Mostrando entradas con la etiqueta Erika Johansen. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Erika Johansen. Mostrar todas las entradas

martes, 30 de mayo de 2017

{Reseña} El Destino del Tearling, de Erika Johansen.


531 páginas
Editorial FANTASCY
Trilogía La Reina del Tearling
Narrativa fantástica





Sinopsis

En menos de un año, Kelsea Glynn ha dejado de ser una adolescente desgarbada e insegura para convertirse en una poderosa y justa monarca, la visionara Reina del Tearling, transformando su reino y poniendo fin a la corrupción. Por el camino ha hecho un montón de enemigos y enemigas.
La más feroz de todas ellas es la Reina Roja, que se ha propuesto destruirla. Para proteger a sus súbditos de la ofensiva de esta despótica soberana y su ejército, Kelsea hizo lo impensable: entregarse a sus enemigos y también sus zafiros mágicos.
En su lugar nombró rey regente a Maza, el responsable de su guardia personal. Pero este no piensa descansar hasta que logre rescatarla.
El fin está cada vez más cerca. ¿Cuál será el destino de la Reina Kelsea y de su reino, el Reino del Tearling?









¡Hola, cazadores!

Hoy os traigo una reseña calentita. Muy calentita (de hecho, ya os aviso que la crítica me va a salir un poco caótica). Y es que acabo de terminar  la lectura de "El Destino del Tearling", de Erika Johansen. Si habéis leído mis anteriores reseñas sobre los otros dos libros de la trilogía, sabéis de sobra el súper hype que tengo con esta saga, lo mucho que me ha enamorado por tener unos personajes absorbentes y carismáticos, y una historia cuanto menos espectacular.

Pero hoy, a apenas cinco minutos de haber terminado la última parte de la trilogía, debo decir que estoy cabreada. Muy cabreada. Y que me siento absolutamente estafada. Perfectamente podría poner a esta reseña el título de "cómo fastidiar una trilogía maravillosa en las últimas veinte páginas". Porque sí, señoras y señores, Johansen lo ha hecho: ha fastidiado una saga que podría haberse convertido en una de las grandes dentro de la literatura fantástica, y todo por cerrarla con un final que no llega ni a la altura del betún. Con el final, el maldito final que nos depara el tercer libro, la autora no ha hecho otra cosa que dotar la obra de un regusto amargo y cruel. No os miento cuando os digo que, ahora mismo, estoy llorando de rabia y que he tirado al libro al otro extremo del sofá porque estoy que trino (creo que mi reacción ha sido exactamente esta). Nunca he estado más cabreada con el final de un libro. Y no, no es que haya sido un final triste, o un final súper feliz y sosaina, o uno agridulce sin más... No, no... Simplemente es un final que no pega ni con cola con esta grandiosa historia, y que ha destrozado todas mis ilusiones, que no eran pocas.

Entiendo la intención de la autora. Comprendo lo que quería hacer, de verdad. Pero se ha equivocado de cabo a rabo al cerrar la trilogía de esta manera, y ahora mismo solo siento mucha rabia. Porque los personajes no se merecían este final. No, ni de lejos. 

La verdad es que no sé ni cómo hacer esta reseña, porque las últimas páginas me han dejado completamente destrozada, y ahora tengo la sensación de que todo lo ocurrido durante este libro carece de sentido. Pero lo intentaré... Como no quiero spoilear nada, no haré siquiera resumen de la trama (porque algo se me podría escapar), así que pasaré directamente a mis impresiones iniciales sobre esta novela. 

El primer capítulo me encantó, ya que en él recuperamos a un personaje que fue obviado casi por completo en la segunda parte y que a mí me apasiona. Volver a reencontrarme con él fue lo que me enganchó desde el principio, así como la promesa de saber más sobre su pasado. Pero desde entonces, la trama pegó un bajonazo importante: la acción, tan presente en los libros anteriores se atenuó, así como los diálogos afilados, que tanto me gustaron en otras entregas, siendo sustituidos por descripciones y monólogos interiores de los personajes.

Y me estaba empezando a sentir muy decepcionada, cuando la acción reaparece de repente y la historia empieza a regalarnos escenas escalofriantes, maravillosas, capaces de ponernos los pelos de punta con tan solo unas cuantas descripciones bien hiladas. A partir de la mitad del libro, Johansen ya había recuperado el hilo de los anteriores libros y me tenía absolutamente cautivada de nuevo, sorprendiéndome a cada página, enganchándome ante los muchos giros de esta nueva trama, mientras Kelsea, maravillosa una vez más, volvía a enamorarme en su papel de heroína imperfecta. 

Conoceremos a un nuevo personaje que nos sorprenderá y que dará un giro enorme, no solo a la historia, sino al devenir del Tearling, así como se nos desvelarán todos los secretos de Kelsea, de la Reina Roja (brillante el desarrollo de este personaje durante este libro, por cierto), de Row Finn y del Traedor. Este último personaje, por cierto, prometía ser un gran protagonista, un personaje inolvidable dentro del género de fantasía, pero Johansen me ha decepcionado mucho al no desarrollarlo lo suficiente (por no decir nada) en esta última parte. El Traedor podría haber dado mucho juego, pero la autora no le ha sabido sacar partido y no ha pasado de mero espectador en esta entrega.

Hay giros realmente sorprendentes, que consiguieron dejarme con la boca abierta y ponerme los pelos de punta. Y mientras, los personajes siguen siendo tan cautivadores y trabajados como siempre, siendo presas de sus deseos, anhelos, miedos y esperanzas. Revelándonos la cara más débil del ser humano, así como todo el daño que puede ocasionar la fe o el idealismo en los momentos más delicados de la humanidad. Sí, el tema político e ideológico está magistralmente llevado en esta saga, y eso es algo que nadie podrá quitárselo a la autora nunca. 

Ahora bien (y repito), ¿era necesario ese final? ¿En serio? Yo creo que no. Es un final sin sentido, un final flojo y que me ha hecho sentir completamente estafada. Además, deja muchos cabos sueltos, muchas explicaciones en el aire y demasiadas decepciones a su paso. 

No, esta trilogía no se merecía este final. Cualquier desenlace habría sido infinitamente mejor que este. Ninguno de los personajes se merecía esto. Los lectores no nos merecíamos esto...

Y no lo entiendo. De verdad que no. Decir que estoy decepcionada es quedarse muy corto. Ni siquiera soy capaz de darle una valoración a la novela. Hasta las últimas veinte páginas, estaba segura de que le daría un 5/5, porque me estaba encantando... Pero luego pasa lo que pasa, y no me veo con fuerzas para ponerle valoración ninguna: cualquiera me parece inadecuada. 

Sin embargo, como siempre digo en este tipo de casos, esa es solo mi opinión, y ese odio que he sentido por el final no tiene por qué repetirse en vosotros. De hecho, he leído varias opiniones en Goodreads y me he encontrado con valoraciones de lo más curiosas: hay gente que ha adorado el desenlace y otros que lo han aborrecido, sin término medio. Yo soy de esos últimos, lo admito, pero quizás vosotros sí consigáis pillarle el lado bueno...

Así que, resumiendo, El Destino del Tearling pone punto y final a una trilogía maravillosa, cuyo desenlace no ha sabido estar a la altura de esta saga, lo que me ha dejado un regusto amargo que no sé cómo voy a saber sobrellevar. 


¿Y vosotros habéis leído esta última parte?
¿Coincidís conmigo en mi valoración, y sobre todo, en lo que pienso del final?
Buenas noches, cazadores. Voy a intentar dormir un poco, aunque con el disgusto que tengo, dudo que lo consiga. 
Un abrazote fuerte.

lunes, 1 de mayo de 2017

{Reseña} La Invasión del Tearling, de Erika Johansen.

576 páginas
Editorial FANTASCY
Trilogía La Reina del Tearling
Fantasía Narrativa
♚♚♚♚♚
Sinopsis



Se ha hecho con el trono. Ahora tendrá que salvar a su reino.

Una vez conquistado el trono, hay que conservarlo. Y no parece fácil. Kelsea ha decidido interrumpir el envío de esclavos al vecino reino de Mort y se ha ganado la lealtad y la admiración de su pueblo, pero también ha despertado la ira de la Reina Roja. A partir de ahora, la brutal soberana no cejará en su empeño por destruirla.
Desesperada y más sola que nunca, Kelsea deberá encontrar la manera de defender a su reino. Y eso pasa por aprender a controlar sus poderes y descubrir su conexión con Lily, quien procede de una época en la que ser mujer era casi un crimen.
Mientras el ejército invasor se acerca, Kelsea se dispone a servirse de lo que ha aprendido para asegurar el futuro del Tearling. Pero el tiempo se acaba...







¡Hola, cazadores bonitos!

¡Lo prometido es deuda! Como ya os adelanté en el Book Haul de Marzo y Abril, aquí os traigo la reseña del segundo libro de la Trilogía de La Reina del Tearling. Y debo decir con absoluta sinceridad que este ha sido un libro que ha superado con creces a su antecesor (cosa difícil) y que no me ha decepcionado en absoluto.

 Qué novela. Qué historia.

Debo decir que había leído críticas de todo tipo sobre este segundo libro: algunos bloggers lo ponían por las nubes, mientras que otros se mostraban más precavidos, por lo que lo empecé a leer con un poco de miedo, ya que temía que fuera una mera historia de transición, como muchas segundas partes, un puente del primer libro al tercero donde el relleno brillara con luz propia. Afortunadamente, y en mi opinión, esta novela ha sido de todo menos una simple transición. 

En La Invasión del Tearling, segunda parte de la Trilogía de La Reina del Tearling, Erika Johansen nos vuelve a sorprender con una novela llena de emoción, sombras, secretos y ardides, mientras ahonda en la personalidad de su protagonista, Kelsea, descubriéndonos su lado más humano, y al mismo tiempo, mostrándonos una faceta de sí misma que conseguirá sorprender al más pintado. Kelsea se enfrenta a las consecuencias de sus primeras decisiones como reina, y descubrirá que por muy justa que haya intentado ser, esa justicia está a punto de poner su reino entre la espada y la pared. El ejército mort está a punto de caer sobre el Tearling, comandado por la oscura figura de la Reina Roja, que promete bañar de sangre el reino entero. Kelsea tendrá que hacer gala de todo su intelecto y echar mano de aquello a lo que jamás pensó recurrir, para tratar de salvar el Tearling y a todos sus habitantes, mientras las visiones sobre una misteriosa mujer de una época pasada nublarán su mente...

Lo primero que debo decir es que este libro me ha sorprendido muchísimo. No creí que fuera capaz de superar a su antecesor, pero lo ha hecho de calle, consiguiendo que me quedara absolutamente fascinada y boquiabierta con sus muchos giros argumentales. Ha sido una lectura maravillosa, de esas que me hacen recordar el motivo por el que tanto me gusta leer. He disfrutado como una niña de la primera a la última página, hasta el punto de emocionarme demasiado con algunos pasajes, tanto que debía dejar el libro a un lado para tratar de tranquilizarme (soy así de emotiva, qué le voy a hacer). Y es que la emoción se masca en cada capítulo, cada página y cada párrafo. 

 Erika Johansen nos ha hecho todo un regalazo. En su anterior entrega, su forma de escribir apuntaba maneras, pero en este nuevo libro Johansen echa el resto y nos sorprende con una narración fascinante, cargada de descripciones magistrales, diálogos afilados y absolutamente brillantes, y personajes tan humanos y realistas que es fácil asumir que existen de verdad. No puedo dejar de alabar esta forma de escribir, y es que resulta francamente maravillosa: me ha permitido imaginármelo todo con un realismo impresionante, hasta el punto de que podía ver y sentir la sangre, vertida durante todas esas atrocidades que se cometen a lo largo de la novela, o notar el miedo, la tensión palpable que se deja adivinar en cada uno de los personajes según se acerca la tragedia. Ha sido sublime, y desde aquí no puedo dejar de recomendaros a esta fantástica autora. 

Respecto a los personajes, debo decir que Kelsea sigue siendo una auténtica maravilla y mi descubrimiento del año. Y es que es perfecta... pero no en el buen sentido de la palabra: con esto quiero decir que es perfectamente humana. Comete unos fallos garrafales, avivados por ese carácter tan impulsivo del que hace gala, tiene mal humor y, a lo largo de esta novela, tendrá que luchar contra sus instintos más bajos, cayendo muchas veces en sus garras. Pero aun así, sigue teniendo un fuerte sentido de la justicia y de la misericordia. Es maravillosa, y me tiene completamente enamorada. 

Por su parte, Lazarus de la Maza sigue en su línea, si bien conoceremos algo más de su pasado, lo mismo que con la Reina Roja; mientras que otros personajes, como Pen Alcott —¿Soy la única a la que se le rompió un poquito el corazón al saber su secreto? —, el padre Tyler, el cardenal Anders o los hijos de Andalie, cobrarán cierta importancia a lo largo del libro, al tiempo que otros nuevos conseguirán dejarnos boquiabiertos. Sin embargo, ha habido un personaje que me fascinó durante el primer libro y al que se le ha robado cierto protagonismo durante este segundo, por lo que lo he añorado muchísimo, ya que para mí es de los mejores de la trilogía y uno de los más llamativos debido a su misteriosa figura. Espero de corazón que Johansen vuelva a recuperarlo para el tercero, porque estoy ansiosa por saber más sobre él (y quien haya leído el libro sabe perfectamente de quién estoy hablando).

Quiero destacar la forma en que Johansen dota de humanidad, no solo a Kelsea, sino a todos y cada uno de los personajes, incluso a los malos, a aquellos que en principio no parecen tener ni un poco de corazón, pero que, al ir despojándolos de sus secretos y horrores, descubrimos un fondo oculto por años de malvivir, desprecio e ignorancia. Ya digo que la autora lo borda dando vida a sus personajes, tanto con esos malos con cierta chispa de humanidad, como por esos "buenos", que siempre tienen cierto lado oscuro. 

Respecto a las visiones de esa mujer del pasado, Lily, me han parecido todo un acierto por parte de la autora. Durante el primer libro, eché de menos ciertas explicaciones sobre el período pre-Travesía (¿qué pasó para que Tear llegara a ese Nuevo Mundo? ¿Qué fue lo que ocurrió en Estados Unidos?), cosas que Johansen aclara en este segundo libro desde la perspectiva de Lily, personaje que me ha parecido de un realismo brutal y cuya vida, triste y apagada, está contada de una forma que pone los pelos de punta. No quiero decir demasiado para no destripar nada, pero había partes de mucha dureza que estaban narradas de tal manera que me entraban ganas de ponerme literalmente a llorar. Con todo, lo que más me ha gustado de estos pasajes es el aire de distopía que adquiere la novela, dejando entrever un futuro alternativo perfectamente plausible. 

Os recomiendo esta trilogía de corazón. Yo estoy deseando que llegue ya el dieciocho de mayo para ir corriendo la librería a por su última parte, El Destino del Tearling, que ya digo que pienso comprar ese mismo día porque no me veo capaz de esperar durante más tiempo su desenlace. Nunca creí que diría esto, pero esta trilogía es incluso mejor que la que había sido mi favorita hasta ahora dentro del género fantástico. Sí, en mi opinión, es mejor que Canción de Hielo y Fuego... (¡hala, ya lo he dicho!). Y ya digo que si la tercera parte sigue el ritmo de la segunda (si va a más, me muero... Juro que me muero), no descarto que esta se convierta en mi saga favorita y en mi lectura del año.

En definitiva, La Invasión del Tearling es un libro emocionante, diferente a todo lo que he podido leer hasta la fecha. Con unos personajes terriblemente humanos, una ambientación espectacular y una historia tremendamente adictiva, Erika Johansen nos presenta la historia de un mundo movido por la sangre, el odio, la venganza y los ardides, destrozado por la humanidad, y donde Kelsea, la Heredera Tear, perseguida por la herencia de su madre, intentará encontrar algo de luz en medio de tantas sombras. 

♚♚♚♚♚/5

···Inolvidable···

¿Y vosotros os habéis animado con el primero?
¿Habéis leído ya el segundo?
¿Tenéis tantas ganas como yo de que salga YA el tercero?
¡Un abrazote para todos!

lunes, 10 de abril de 2017

{Reseña} La Reina del Tearling, de Erika Johansen.

Erika Johansen
496 páginas
Editorial FANTASCY
Trilogía La Reina del Tearling
Narrativa fantástica
♚♚♚♚

Sinopsis

El trono la espera, sus enemigos también.

Kelsea Glynn es la única heredera del trono del Tearling. Tras la muerte de su madre, la princesa fue criada por dos fieles sirvientes en una cabaña oculta en los bosques. Durante casi dos décadas, el tío de Kelsea ha ejercido la regencia, pero no es más que el títere corrupto de la Reina Roja, la taimada y despótica hechicera que ostenta el poder en el feudo colindante de Mortmesne. El día que Kelsea cumple diecinueve años, los maltrechos restos de la guardia de la reina acuden para sacar a la joven de la clandestinidad y escoltarla hasta la capital. Así empieza el turbulento viaje de Kelsea al corazón del Tearling para reclamar su trono, ganar la lealtad del pueblo, y rescatar su reino de la corrupción y de la magia oscura. Armada con una voluntad de acero, la joven se someterá a una auténtica prueba de fuego que puede convertirla en leyenda... o destruirla.




________________________________________________________



¡Hola, cazadores!

¿Cómo va esa Semana Santa? La mía de lo más relajada, lo que es todo un alivio y me permite seguir sumergiéndome en mi lista de pendientes; también estoy muy contenta por traeros hoy reseñada la primera parte de una trilogía que promete tardes de emoción y de intrigas. Una novela que no ha sido lo que me había imaginado y que ha superado con creces todas mis expectativas. 

No os voy a mentir. La portada no me llamaba en absoluto, pero había leído alguna que otra buena crítica en otros blogs; además de que llevaba un montón de tiempo sin leer nada de fantasía más allá de Canción de Hielo y Fuego, y pensé que, ya que es un género que me apasiona, no estaría de más volver a sumergirme en él. El libro  en cuestión tiene 496 páginas, todas y cada una de ellas apasionantes, por lo que me lo he devorado en apenas tres días. Tres días en los que no paraba de pensar en él, tres días en los que mi cabeza ha estado llena de intrigas y especulaciones. Porque si este libro se puede resumir de alguna manera es con la palabra secretos. Secretos, traiciones y mucha, mucha emoción.

La Reina del Tearling, de Erika Johansen, es la primera parte de una trilogía que lleva el mismo nombre. En ella conoceremos a Kelsea, una joven testaruda cuyo destino es ser coronada algún día como Reina del Tearling y que, por el momento, vive escondida en compañía de dos fieles vasallos del reino por temor a que su tío, el Regente del Tearling, la descubra y la asesine para impedir que suba al trono que un día ocupó la madre de Kelsea. Y es que lo último que quiere la Reina Roja, la monarca bruja del reino fronterizo de Mortmesne y aquella que maneja los hilos del Tearling en la oscuridad, es que Kelsea aparezca y reclame el trono como suyo. Así pues, Kelsea lleva una vida alejada de todo, acunada por los cuidados de dos maestros que se limitan a ofrecerle verdades muy sesgadas de la realidad y que le impiden juntarse con el resto de la humanidad. Y esto es así hasta que Kelsea cumple diecinueve años y unos aguerridos soldados de la Guardia Real se presentan en su escondite para llevarla y custodiarla hasta el lugar que le corresponde, que no es otro que el trono del Tearling. 

Debo decir que me ha encantado. Me he encontrado con una novela de fantasía de lo más original, lo que, dado lo prolijo que es el género, se presentaba de entrada como algo muy difícil. Pero esta historia derrocha imaginación a raudales, y Erika Johansen nos presenta un mundo completamente nuevo que rompe el concepto de la literatura fantástica tradicional, uniendo fantasía con ciertos detalles de realidad. Me ha gustado mucho la forma de escribir de la autora, y sobre todo sus descripciones, que sin llegar a ser pesadas resultan de lo más precisas, lo que me ha permitido imaginarme todo como si me encontrara allí mismo, en el Tearling. Los diálogos, llevados por personajes apasionantes, son dinámicos y afilados, y aligeran mucho la narración.

He calificado la historia como narrativa fantástica, pero realmente de fantasía solo tiene ese Nuevo Mundo con países como el Tearling o Mortmesne, aderezados con una pequeña pizca de magia. No hay criaturas fantásticas (de momento), ni otras razas aparte de la humana. En realidad, me ha parecido un mundo medieval más que otra cosa; e incluso las intrigas, tan intrincadas, tan ancladas en el poder, me pegaban totalmente con lo que debía pasar en nuestra Edad Media. La tecnología que hay, al menos en el Tearling, es completamente medieval, e incluso el sistema económico y religioso recuerda enormemente a nuestro medievo.

La verdad es que (y no sé por qué) me esperaba una novela mucho más juvenil, más inocente, pero me he topado con una historia muy adulta y explícita, cuyos personajes están movidos por la codicia, las ansias de poder, el sexo, el miedo y la violencia. Es muy del estilo de Canción de Hielo y Fuego, y si os gusta ese tipo de novelas, esta os va a encantar.

En cuanto a la protagonista, Kelsea, me ha encantado absolutamente TODO de ella, al igual que la evolución que ha tenido a lo largo de la novela. Y me podría pasar la reseña entera hablando de ella, de lo mucho que me ha gustado su carácter y su sagacidad, pero prefiero que lo descubráis por vosotros mismos, ya que conocer a Kelsea es uno de los puntos fuertes de este libro y no me gustaría quitaros ese placer con mis torpes palabras. Leed el libro y os encontraréis a la protagonista que todo libro épico debería tener. He dicho. 

Sin embargo, los personajes secundarios no se le quedan a la zaga: Lazarus de la Maza,  Pen Alcott, Andalie, Carlin y el Traedor son personajes muy potentes, que dan su toque personal a la trama. Todos son originales al máximo, todos (o casi todos) esconden secretos que no están dispuestos a confesar, lo que hace que sus figuras sean de lo más atrayentes. Pero a mí el personaje que más me ha fascinado (aparte de Kelsea, claro) es el Traedor, y todos los que hayan leído la novela entenderán por qué. Tampoco pienso entrar en detalles aquí, porque lo último que quiero es destripar nada; y es que en este libro importa hasta el último detalle. 

Algo que me ha gustado mucho es la humanidad de los personajes. Ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos (bueno, algún malo muy malo sí que hay), pero casi todos están llevados por sus circunstancias, casi todos tomaron una mala o una buena decisión en el pasado que les condujo a su posición actual. Eso le da mucho realismo a la historia y es un detalle que, de verdad, me ha encantado. 

Pero ahora vamos con los aspectos negativos (tranquilos, son tres sin apenas importancia). Como cualquier primer libro de cualquier saga fantástica, este libro tiende a perderse en explicaciones sobre ese Nuevo Mundo en el que se mueve Kelsea, y algunas, aunque necesarias, se hacen un poco pesadas, sobre todo al principio. Pero es algo muy normal dentro de la literatura fantástica: el primer libro de cualquier saga siempre resulta ser el peor, porque te tiene que meter en escena, te presenta un mundo o realidad nuevos a partir de cero, y es lógico que el lector se sienta abrumado o aburrido en algún momento de la lectura. Pero ya digo que esas partes terminan pasando y no deslucen demasiado la novela. 

El segundo aspecto negativo tiene que ver con los recuerdos de Kelsea: nuestra protagonista tiende a pensar mucho en su pasado, rememorando los años que pasó escondida con Carlin y Barty, sus "guardianes". No hay capítulo en el que no eche la vista atrás, y eso me terminó por resultar pesado: es cierto que sirve para que conozcamos mejor a Kelsea, pero en mi opinión algunos de esos recuerdos sobraban. 

Y el tercero (y el más tonto de todos) es la extensión de los capítulos. Es un libro de capítulos largos, y aunque lo devoré, sí que eché de menos que se dividiera en más capítulos, para tomarme algún respiro de vez en cuando (os dije que era un detalle muy chorra, pero que a la larga se hace notar). 

A pesar de todo esto, os recomiendo el libro de corazón. Yo no veo la hora de coger el segundo para conocer el devenir de Kelsea y del resto de personajes.

En definitiva, La Reina del Tearling es el mejor comienzo que esta trilogía podía tener. Con ella te hundirás en un mundo medieval peligroso, emocionante e intrigante que te tendrá con el alma en vilo y en el que luchará una protagonista de la que te enamorarás sin remedio. No podrás despegarte de esta historia tan adictiva y brillante plagada de personajes fascinantes. 


♚♚♚♚/5

···Muy recomendable···

¿Y vosotros habéis leído este primer libro?
¿Y el segundo?
¡Contadme en los comentarios que me encanta leeros!