Mostrando entradas con la etiqueta Debolsillo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Debolsillo. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de junio de 2017

{Reseña} La Calle de los Sueños, de Luca di Fulvio.

688 páginas
Editorial Debolsillo
Autoconclusivo
Narrativa/Drama
♚♚♚♚♚





Sinopsis



Nueva York, años veinte. La ciudad está en plena efervescencia, las mafias y gángsters dictan la ley. En un ambiente callejero de reyertas y miseria, Christmas, un joven inmigrante italiano, lucha por cumplir sus sueños y salir de los suburbios. Para ello tiene que enfrentarse a una realidad en la que impera la falta de prejuicios y la fuerza, reglas que no se pueden cambiar. A menos que… se tenga un don especial. Y Christmas lo tiene. Su fabulosa capacidad para contar historias hace soñar a todos los que le escuchan.












¡Hola, cazadores!

Sí, lo sé, lo sé, hace mil años que no cuelgo reseña. Pero me temo que entre el calor que hace estos días, el nuevo trabajo que me ha salido (bieeen) y que sigo estudiando como una campeona apenas tengo tiempo ni ganas para leer (menudo verano me espera). Sin embargo, he tenido que hacer un hueco para reseñar una de mis novelas favoritas de todos los tiempos. La leí por primera vez hace algunos años, y desde ese momento ha ocupado un lugar dentro de mis lecturas predilectas. Y al volver a releerla ese lugar queda más que confirmado. Es un libro muy desconocido (al menos aquí en España), cosa que no logro entender porque tiene todos los ingredientes que debe tener una gran novela. 

Se trata de La Calle de los Sueños, de Luca di Fulvio, novela en la que nos encontramos con la emocionante historia de Christmas, un chico de los barrios bajos de la Nueva York de los años veinte, hijo de una prostituta italiana que arribó a la ciudad americana en las peores condiciones posibles. Christmas se cría entre gente humilde y de muy baja ralea, por lo que muy pronto aprende a lucir la misma picardía y sagacidad que los congéneres de su misma edad... con una notable diferencia: la inventiva. Su alucinante capacidad para crear historias de todo tipo y que, a la larga, no pasará inadvertida en el Lower East Side... y tampoco más allá de él. Los Diamonds Dogs están a punto de salir a la luz, pero todo en la vida del joven Christmas dará un vuelco de ciento ochenta grados cuando se tropieza con Ruth. Ruth y su cuerpo tendido en la calle, cargado de moratones, huesos rotos y sangre. Ruth y sus ojos verdes y vacíos. Ruth y su alma rota, que Christmas intentará reparar de todas las maneras posibles a pesar de las abismales diferencias que se interponen entre ambos. 

Lo primero que debo decir de esta novela es lo mucho que me ha enamorado la pluma del autor, que cambia según la escena que esté narrando. Puede ser terriblemente cruda y realista en aquellas partes que así lo requieran (que en esta novela no son pocas), como también sabe esgrimir la ternura, el amor y la humanidad más auténticas con tan solo unas sencillas frases bien hiladas. Y a las pruebas me remito:

"Y Christmas no esperaba una respuesta. Porque quizá no la habría oído. Porque tenía los ojos fijos en los de Ruth. Porque no los recordaba tan verdes. Porque ya no había preguntas ni explicaciones. Porque todo lo de antes, el pasado y los pensamientos y las preocupaciones, era como el dibujo de un niño en la arena y que borra el impetuoso presente de las olas del mar. Y ellos eran ese mar. Sin principio ni fin."

 Hay algunas frases a lo largo del libro realmente preciosas, de esas que tienes que apuntar obligatoriamente en cualquier lado para mirarlas de vez en cuando. Y es que este libro es así: tan emocionante y precioso como duro y desgarrador en ciertos capítulos. Luca di Fulvio ha demostrado saber manejar cualquier emoción que se proponga, otorgando a la narración un realismo que deja totalmente sin aliento. 

El libro tiene exactamente 688 páginas, a letra muy pequeñita, pero os puedo asegurar que al sumergirme en él no he tenido ni un solo momento de aburrimiento. Todo lo contrario: la historia se hace ligera a pesar de ser rica tanto en narración como en personajes, algo que no es nada fácil de conseguir. Me mantuvo enganchada desde la primera página, consiguiendo sorprenderme al percatarme que entremezcla el presente de Christmas con el pasado de Cetta, su madre, hasta que ambas historias se unen a mitad del libro. 

En cuanto a los personajes, casi todos son una maravilla, tanto los "buenos" como los "malos". Para empezar, tenemos a Christmas, el auténtico protagonista, quien se ha convertido en uno de mis personajes principales favoritos debido a esa mezcla de inteligencia y picardía que demuestra a lo largo de toda la novela, así como por su desbordante imaginación que le hará llegar donde ningún otro chico del Lower East Side ha llegado antes. Y a pesar de todo, a pesar del ambiente en el que se ha criado, del pasado de su madre y de todo lo que debe dejar atrás, sigue manteniendo un corazón que no le cabe en el pecho. 

Después tenemos a Ruth, quien a diferencia de Christmas, para mí no ha sabido estar a la altura de la historia. Porque Ruth me ha parecido débil, y por muy mal que lo haya pasado, eso no puedo perdonárselo. Incluso en aquellos momentos en los que intentaba ser fuerte, me parecía que flojeaba y que la única utilidad que tenía era la de torturar a Christmas. Nada más. Y sí, esta historia tiene un pequeño tópico, pues resulta que Ruth es una chica rica, perteneciente a una familia judía del Upper East Side. Y os imaginaréis el drama que se monta cuando los caminos de Ruth y Christmas se cruzan cierta maldita noche. ¿Una chica rica judía juntándose con el hijo de una prostituta italiana? Parece que la cosa está condenada al fracaso desde el principio, ¿no? Pues a pesar de ese pequeño tópico, el romance no es para nada típico. Tiene sus más y sus menos, pero me ha parecido una historia de amor muy original y que, a pesar de Ruth, me ha gustado. 

"—Solo podré contar hasta nueve —dijo entonces Ruth y rió, de manera forzada, con el cinismo de un adulto. Porque eso es lo que ahora se advertía: que era una chiquilla que había tenido que hacerse mayor en una sola noche.
Si yo fuese tu profesor... —dijo Christmas en voz baja—, cambiaría las matemáticas por ti."


Y luego, por supuesto, tenemos al malo malísimo, a aquel que hará de la vida de Ruth —y por tanto, de la de Christmas también— un auténtico infierno. Se trata de Bill. ¿Qué decir de Bill? Para empezar, que no es el típico malvado. En general, en la literatura —sobre todo en la juvenil— los malos suelen ser bastante inteligentes y perversos, con elaborados planes maquiavélicos en sus cabezas que explican casi todas sus motivaciones. Ese no es el caso de Bill. Porque Bill, por muy psicópata que sea, no tiene ni una pizca de inteligencia; o al menos, no la que yo esperaba. Este es un personaje violento, carente de cualquier tipo de humanidad, que lo único que busca es satisfacer sus propias necesidades sin que  le importe nada más. Con él nos internaremos en los oscuros resquicios de la psicopatía, en los fondos más bajos y en el asesinato, como también nos permitirá conocer los albores de la industria pornográfica y el nacimiento de las drogas de diseño en la ciudad de Los Ángeles. 

Mención especial merecen Cetta —la madre de Christmas, que es toda una luchadora y una mujer de armas tomar, cuya determinación me ha ganado del todo—, Sal —el proxeneta de Cetta, cuya evolución a lo largo del libro es espectacular—, el señor Isaacson —el abuelo de Ruth, que me ha encantado debido a sus comentarios sarcásticos con los que mete caña a cualquiera— y Cyril —el inseparable amigo de Christmas, que es un gruñón la mar de salado—.

Hay un montón de personajes más, demasiados como para nombrarlos en esta reseña, pero me he quedado con la sensación de que el autor ha sabido describirlos tan bien, tan concienzudamente, que he podido conocerlos a todos con tan solo unas pocas palabras. 

Si os llama el mundo del crimen organizado, no hay una novela mejor. Y aunque pueda parecer un pelín larga, os aseguro que engancha y que es de lo mejor que podréis encontrar dentro de la narrativa. Ya os digo que a mí me ha enamorado lo suficiente como para convertirse en uno de mis libros favoritos. 

Resumiendo, La Calle de los Sueños es una historia cargada de crudeza, crueldad y violencia, pero que también nos muestra hasta donde puede llegar el ser humano por amor y por el deseo de libertad. Una novela emocionante y emotiva que no podrás soltar y que te mantendrá enganchado hasta un final que ni siquiera serás capaz de imaginar. 

♚♚♚♚♚/5

···Inolvidable···

¿Y vosotros sabíais de la existencia de esta novela?
¿Os atreveríais a darle una oportunidad?
¡Un abrazote, cazadores, y hasta la próxima reseña!

martes, 23 de mayo de 2017

{Reseña} Amos y Mazmorras #2. El Torneo, de Lena Valentí.

384 páginas
Editorial Debolsillo
Saga Amos y Mazmorras
Erótica
♚♚


Sinopsis

Cuando las mazmorras se abren, los dragones salen de caza. Empieza el torneo de Amos y Mazmorras, y Cleo, ahora convertida en la domina Lady Nala, está preparada para todo. Cuando las mazmorras se abren, los dragones salen de caza. ¿Quién será la presa?Días atrás Cleo Connelly era una teniente de la Policía de Nueva Orleans, vivía feliz y nunca antes había probado el BDSM. El único azote que había recibido era el que provenía de las manos de su padre cuando, de pequeña, hacía alguna trastada. Pero ya habían pasado seis días desde que recibió la noticia de la desaparición de su hermana, Leslie, y se había metido de lleno en el caso en el que esta participaba. Ahora es una agente del FBI infiltrada en un torneo de dominación y sumisión en el que interpreta el rol de sumisa, mientras trata de revelar la identidad de los diseñadores de la droga popper y de los traficantes de blancas que el FBI persigue. Unos días antes, el corazón de Cleo estaba entero y era libre. En estos momentos, intenta recomponerlo después de que Lion Romano, el agente a cargo de la operación e instructor de su doma, lo rompiera y lo pisoteara sin compasión. El amor es un juego de fantasías y realidades al que, tarde o temprano, todos nos sometemos.






¡Hola, cazadores!

Aquí estoy una vez más con la reseña de la semana, sobre un libro diferente a todo lo que suelo leer y que no se ha llevado la mayor de mis simpatías. Se trata de la segunda parte de la saga Amos y Mazmorras, de Lena Valentí, y debo decir que esta nueva entrega me ha gustado aún menos que la anterior. La otra tenía un pase, pero esta me ha costado un mundo terminarla, y eso que es más bien corta. 

Como ya dije en la reseña de La Doma, el género erótico no está entre mis favoritos, ya que en mi opinión se abusa mucho de las escenas sexuales, lo que acaba por quitarles toda la gracia. Este libro no ha sido la excepción; de hecho, creo que más de la mitad de la historia son descripciones de sexo bondage, y sexo, y sexo y más sexo. Total, que he acabado más aburrida que otra cosa. Pero en fin, entremos en materia...

En El Torneo, segunda parte de la saga Amos y Mazmorras, nos encontramos de nuevo a Cleo Connelly, una agente de policía que por causas ajenas a ella se convierte en agente doble del FBI infiltrada en un caso de trata de blancas. Cleo debe volar a las Islas Vírgenes de Estados Unidos, donde se celebrará el torneo de Dragones y Mazmorras DS, donde se utilizan esclavos sexuales en juegos de dominación a base de drogarles con un estupefaciente llamado Popper. Cleo sabe que su hermana está entre esos sumisos contra su voluntad, por lo que no duda a la hora de intentar salvarla. Sabe que no será fácil y que allí se encontrará con Lion, aquel que le descubrió el mundo bondage, que la utilizó y la traicionó para abandonarla en Nueva Orleáns, pero como nueva dómina del torneo, Cleo cree saber cómo domar al león. 

Esta reseña va a ser difícil. Siempre es difícil hacer malas reseñas, sobre todo de un libro que está tan bien escrito. Me gusta mucho la forma de escribir de Lena Valentí, es muy clara, concisa y atrapante, y realmente hipnotiza. Tiene la capacidad de poner lo que pasa en la historia en tu cabeza, como si se tratara de una película, y eso no todos los autores lo saben hacer. 

Ahora bien, creo que esta historia no era para mí. De hecho, empecé a leer la primera parte porque una amiga, que es super fan de la literatura erótica, me convenció, y como esa primera entrega no estuvo mal, me animé con esta. Y fue un error. No os equivoquéis, no estoy diciendo que el libro sea horrible y lo peor del mundo; simplemente no era para mí. Estoy segura de que si os va el género erótico esta novela os puede gustar bastante, o al menos más que a mí. 

Como ya he dicho, la mitad del libro son descripciones de escenas sexuales bondage, y encima escenas súper bestias, y describir una de vez en cuando pues vale, pero es que hay de esas en cada capítulo y he terminado saturándome de tanto látigo, cadenas, sodomización, etc... Ese es el motivo por el que el libro se me ha hecho tan pesado, que la autora abusa de todo eso incluso más que en la primera parte. Y sí, es un torneo, los personajes están ahí para eso, pero no he podido evitar la sensación de agotamiento. 

Encima, todas esas escenas sexuales se entremezclan con momentos súper almibarados entre Lion y Cleo, instantes que casi se podrían tachar de cursis, y que hacían un contraste que no me pegaba en absoluto. No estoy hablando de partes románticas sin más, no... Me refiero a empalagosidad pura y dura, de esa en la que el azúcar te sube hasta las nubes. Y es que a mí esos cambios tan bruscos como que no me convencen nada; de hecho, me dejaban tan descolocada que sentía ganas de cerrar el libro y ponerme a otra cosa. De verdad, que con esta novela me he desesperado muchísimo. 

Respecto a los personajes, Cleo me sigue gustando por esa capacidad de adaptación que tiene, y ese valor que demuestra al enfrentarse a las diferentes pruebas del torneo, y creo que ella es lo mejor de todo el libro, sin lugar a dudas. Y a Lion le odio. Tal cual. No le soporto. Pocas veces le he cogido más tirria a un personaje literario. Pero es tan, tan dominante, tan celoso, controlador y caprichoso, que lo único que despertaba en mí era el deseo de mandarle a columpiar canarios. Ya en el primero le cogí manía, pero con esta entrega... no podía con él. De verdad que no. 

Y sobre el tema del torneo no puedo hablar demasiado, porque sinceramente no me he enterado del todo. No porque no estuviera bien contado, sino porque llegó un momento en que yo apenas le ponía interés al tema: puse el piloto automático, me enteré de las cuatro cosas importantes que pasan, y ya está. A la mitad del libro lo único que quería era terminarlo para ponerme con otro, a ese grado de aburrimiento he llegado. Y sí, debería haberlo dejado, pero no me gusta abandonar los libros así como así: soy de esas lectoras que aguantan hasta el límite, porque creo que, por muy floja que resulte una novela, en algún momento habrá algo que la haga despegar. En el caso de El Torneo, esa premisa me ha dado en la frente, pero repito que no es algo que os tenga que pasar a vosotros: si os gusta la erótica, este libro es para vosotros. Si no, ni os acerquéis a él. Por supuesto, sobra decir que no pienso continuar con la saga: con estos dos primeros libros he tenido suficiente, y no me veo con fuerza para continuar con los otros seis. 

En resumen, El Torneo es un libro escrito para los más fervientes amantes de la erótica, donde el misterio y el suspense irán acompañados de sensualidad y perversión. 

♚♚/5

···Mejorable···

¿Y a vosotros os gusta el género erótico?
¿Le daríais una oportunidad a esta saga?
¡Un abrazote para todos!