Mostrando entradas con la etiqueta Autoconclusivo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Autoconclusivo. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de junio de 2017

{Reseña} En mis sueños, de Ana L. Román.

532 páginas
Autopublicado
Autoconclusivo
Fantasía /Romántica
❤❤




Sinopsis

Una leyenda antigua cuenta que cuando nacemos somos separados de la mitad de nuestras almas y que esa fracción de nosotros mismos da vida a otra persona.
La mayoría recorre el mundo en busca de aquella persona a quien llaman alma gemela.
Algunos la encuentran, otros buscan sin descanso, pero sin éxito.

Por fortuna, yo lo encontré, aunque de un modo poco común. 

¿Puedes enamorarte de alguien a quien solo has visto en tus sueños?

Yo creo que sí…

Yo lo hice.







¡Hola, cazadores!

Después de un par de semanas un pelín moviditas, vuelvo con esta nueva reseña y con mil ganas de pasarme por vuestros blogs, ahora que tengo un par de días tranquilos. Pero antes permitidme presentaros la novela cuya crítica os traigo hoy. 

Se trata de En mis sueños, una novela de fantasía urbana. Su autora, Ana L. Román, contactó conmigo hace un par de meses, cosa que le agradezco muchísimo. La conocía de oídas, ya que había visto reseñas de otros de sus libros por Blogger, todas ellas bastante buenas, por lo que cuando Ana me ofreció En mis sueños no lo dudé y me lancé a decirle que sí. Sin embargo, lamento decir que este libro no ha sido lo que me había esperado y que, en ocasiones, se me ha quedado un pelín floja. Y siendo la historia de un autor autopublicado, al que tanto daño pueden hacer este tipo de críticas negativas, contacté con Ana para comunicarle mis impresiones y darle la opción de echar para atrás mi reseña. No quiero dejar de recalcar la elegancia que tuvo Ana al encajar mis críticas, su muy amable contestación y el ánimo por aprender y mejorar que se dejó entrever en sus palabras. No todos los autores saben tomarse tan bien una mala opinión, y lo que Ana me dejó claro con sus correos es su intención de crecer como persona y escritora, algo que admiré muchísimo. Por ello, desde aquí la animo a que siga escribiendo, ya que tiene un gran potencial, y a que vea en mi opinión no una mala reseña, sino una crítica constructiva sin más intención que la de mostrarle mis impresiones como lectora. Aclarado este punto, empecemos. 

En mis sueños cuenta la historia de Fleur, la joven hija del embajador de Francia. Tras perder trágicamente a su madre, la relación entre Fleur y su padre no atraviesa sus mejores momentos, por lo que la chica se refugia en el único sitio en el que encuentra consuelo: sus sueños. Sueños que parecen más reales que la vida misma y en cuyo fondo Fleur encontrará a un joven capaz de dar un gran vuelco a su vida. 

Debo decir que lo que más me ha entusiasmado de este libro ha sido la portada. Me parece preciosa, muy fina y misteriosa, y felicito a la autora por su diseño. Realmente es una auténtica maravilla, aunque no me parece que recoja mucho del carácter de esta historia, en mi opinión. 

Respecto a la trama, y siendo totalmente sincera, me ha parecido bastante plana. Salvo por unos pocos sucesos a lo largo del libro, no me ha parecido que sucediera nada relevante. Muchas veces me parecía estar leyendo paja, monólogos interiores de Fleur que no llevaban a ninguna parte y que hacían de la lectura algo difícil. Me ha faltado emoción y un pelín de chispa, me han faltado giros argumentales y me ha faltado trama. No quiero decir que no haya nada de eso en todo el libro, pero lo que había me parecía un poco forzado. Encuentros demasiado casuales, relaciones difíciles que de repente van bien, los típicos personajes muy buenos y los típicos muy malos... Cosas que hacen que esta historia flojee y que no llegue a explotar su potencial. Y ese final tan perfecto tampoco me termina de convencer. Podéis pensar que soy la reina del drama, pero me gustan los finales agridulces: ni que todo sea muerte y destrucción, ni que la vida termine siendo de color de rosas. Una de cal y otra de arena, como la vida misma. 

Respecto a la forma de escribir de la autora, debe mejorarla. Aunque sí que es cierto que se nota mejoría a medida que va avanzando la historia, hay veces que las descripciones se me quedaron algo cortas, sobre todo las que no tienen que ver con Yori, el protagonista masculino; y de hecho, el libro es en su mayoría un monólogo interior de Fleur, lo que a veces se me hacía algo pesado. 

En cuanto a los diálogos, no eran muy realistas: me daba la impresión de que eran un poco "de pega", ya que me parecía que nadie podría hablar así. Creo que un diálogo es bueno cuando puede encajarse en la vida real: sí, pueden estar hablando de dragones, naves espaciales o caballos parlantes, pero el modo de expresarse, de formar el diálogo y mezclarlo con las descripciones es lo que lo hace realista. Y eso es algo que en esta historia me ha fallado. 

Otra cosa que me ha chocado es que la autora de vez en cuando pone alguna frase en japonés (con los caracteres de ese idioma), y para mí, eso es algo que entorpece la lectura, ya me pongan la frase en japonés, ruso o swahili. Es algo que me corta, que me rompe la concentración y que, realmente, no aporta nada a la historia. Y por mucho que a continuación se ponga la traducción, realmente prefiero una frase del tipo: "dijo algo en japonés que no entendió" o simplemente seguir con el diálogo remarcando con una frase que se ha cambiado de idioma, que lo de cambiarme los caracteres. 

En cuanto a los personajes, en mi opinión necesitan una revisión, ya que no he conseguido hallar en ninguno un personaje fuerte o que me haya conquistado. Fleur me ha parecido bastante inmadura, irritante en ocasiones, más niña que la mujer que la historia pedía. Yori me ha parecido bastante plano y típico, predecible. Después tenemos al padre de Fleur, que es la típica autoridad paterna distante y severa, y a Kenya, la amiga de Fleur, cuya evolución me ha parecido demasiado drástica de un punto a otro. Luego está André, que digamos que es el malo de la historia, aunque siendo sincera, por muy malo que pretendiera ser, me ha parecido más caprichoso, egoísta e inmaduro que cualquier otra cosa. 

Siento si soy un poco dura, porque con esta reseña lo último que quiero es desanimar a la autora. Estoy segura de que en el futuro nos regalará una gran historia, ya que en este libro he encontrado potencial y lo único que tiene que hacer para sacarlo a relucir es seguir escribiendo: escribir, escribir y escribir. No hay otra. Y equivocarse, porque así es como se aprende. Desde aquí la animo a que continúe escribiendo y soñando, a que no se rinda y siga intentándolo. Desde este blog, y espero que desde otros muchos también, tendrá todo mi apoyo. Y no solamente ella, sino todos los autores autopublicados. 


❤❤/5

···Mejorable···

¿Y vosotros habéis leído algo de la autora?
¿Os atreveríais a darle una oportunidad?
¡Un abrazote grande, cazadores!

miércoles, 14 de junio de 2017

{Reseña} La Calle de los Sueños, de Luca di Fulvio.

688 páginas
Editorial Debolsillo
Autoconclusivo
Narrativa/Drama
♚♚♚♚♚





Sinopsis



Nueva York, años veinte. La ciudad está en plena efervescencia, las mafias y gángsters dictan la ley. En un ambiente callejero de reyertas y miseria, Christmas, un joven inmigrante italiano, lucha por cumplir sus sueños y salir de los suburbios. Para ello tiene que enfrentarse a una realidad en la que impera la falta de prejuicios y la fuerza, reglas que no se pueden cambiar. A menos que… se tenga un don especial. Y Christmas lo tiene. Su fabulosa capacidad para contar historias hace soñar a todos los que le escuchan.












¡Hola, cazadores!

Sí, lo sé, lo sé, hace mil años que no cuelgo reseña. Pero me temo que entre el calor que hace estos días, el nuevo trabajo que me ha salido (bieeen) y que sigo estudiando como una campeona apenas tengo tiempo ni ganas para leer (menudo verano me espera). Sin embargo, he tenido que hacer un hueco para reseñar una de mis novelas favoritas de todos los tiempos. La leí por primera vez hace algunos años, y desde ese momento ha ocupado un lugar dentro de mis lecturas predilectas. Y al volver a releerla ese lugar queda más que confirmado. Es un libro muy desconocido (al menos aquí en España), cosa que no logro entender porque tiene todos los ingredientes que debe tener una gran novela. 

Se trata de La Calle de los Sueños, de Luca di Fulvio, novela en la que nos encontramos con la emocionante historia de Christmas, un chico de los barrios bajos de la Nueva York de los años veinte, hijo de una prostituta italiana que arribó a la ciudad americana en las peores condiciones posibles. Christmas se cría entre gente humilde y de muy baja ralea, por lo que muy pronto aprende a lucir la misma picardía y sagacidad que los congéneres de su misma edad... con una notable diferencia: la inventiva. Su alucinante capacidad para crear historias de todo tipo y que, a la larga, no pasará inadvertida en el Lower East Side... y tampoco más allá de él. Los Diamonds Dogs están a punto de salir a la luz, pero todo en la vida del joven Christmas dará un vuelco de ciento ochenta grados cuando se tropieza con Ruth. Ruth y su cuerpo tendido en la calle, cargado de moratones, huesos rotos y sangre. Ruth y sus ojos verdes y vacíos. Ruth y su alma rota, que Christmas intentará reparar de todas las maneras posibles a pesar de las abismales diferencias que se interponen entre ambos. 

Lo primero que debo decir de esta novela es lo mucho que me ha enamorado la pluma del autor, que cambia según la escena que esté narrando. Puede ser terriblemente cruda y realista en aquellas partes que así lo requieran (que en esta novela no son pocas), como también sabe esgrimir la ternura, el amor y la humanidad más auténticas con tan solo unas sencillas frases bien hiladas. Y a las pruebas me remito:

"Y Christmas no esperaba una respuesta. Porque quizá no la habría oído. Porque tenía los ojos fijos en los de Ruth. Porque no los recordaba tan verdes. Porque ya no había preguntas ni explicaciones. Porque todo lo de antes, el pasado y los pensamientos y las preocupaciones, era como el dibujo de un niño en la arena y que borra el impetuoso presente de las olas del mar. Y ellos eran ese mar. Sin principio ni fin."

 Hay algunas frases a lo largo del libro realmente preciosas, de esas que tienes que apuntar obligatoriamente en cualquier lado para mirarlas de vez en cuando. Y es que este libro es así: tan emocionante y precioso como duro y desgarrador en ciertos capítulos. Luca di Fulvio ha demostrado saber manejar cualquier emoción que se proponga, otorgando a la narración un realismo que deja totalmente sin aliento. 

El libro tiene exactamente 688 páginas, a letra muy pequeñita, pero os puedo asegurar que al sumergirme en él no he tenido ni un solo momento de aburrimiento. Todo lo contrario: la historia se hace ligera a pesar de ser rica tanto en narración como en personajes, algo que no es nada fácil de conseguir. Me mantuvo enganchada desde la primera página, consiguiendo sorprenderme al percatarme que entremezcla el presente de Christmas con el pasado de Cetta, su madre, hasta que ambas historias se unen a mitad del libro. 

En cuanto a los personajes, casi todos son una maravilla, tanto los "buenos" como los "malos". Para empezar, tenemos a Christmas, el auténtico protagonista, quien se ha convertido en uno de mis personajes principales favoritos debido a esa mezcla de inteligencia y picardía que demuestra a lo largo de toda la novela, así como por su desbordante imaginación que le hará llegar donde ningún otro chico del Lower East Side ha llegado antes. Y a pesar de todo, a pesar del ambiente en el que se ha criado, del pasado de su madre y de todo lo que debe dejar atrás, sigue manteniendo un corazón que no le cabe en el pecho. 

Después tenemos a Ruth, quien a diferencia de Christmas, para mí no ha sabido estar a la altura de la historia. Porque Ruth me ha parecido débil, y por muy mal que lo haya pasado, eso no puedo perdonárselo. Incluso en aquellos momentos en los que intentaba ser fuerte, me parecía que flojeaba y que la única utilidad que tenía era la de torturar a Christmas. Nada más. Y sí, esta historia tiene un pequeño tópico, pues resulta que Ruth es una chica rica, perteneciente a una familia judía del Upper East Side. Y os imaginaréis el drama que se monta cuando los caminos de Ruth y Christmas se cruzan cierta maldita noche. ¿Una chica rica judía juntándose con el hijo de una prostituta italiana? Parece que la cosa está condenada al fracaso desde el principio, ¿no? Pues a pesar de ese pequeño tópico, el romance no es para nada típico. Tiene sus más y sus menos, pero me ha parecido una historia de amor muy original y que, a pesar de Ruth, me ha gustado. 

"—Solo podré contar hasta nueve —dijo entonces Ruth y rió, de manera forzada, con el cinismo de un adulto. Porque eso es lo que ahora se advertía: que era una chiquilla que había tenido que hacerse mayor en una sola noche.
Si yo fuese tu profesor... —dijo Christmas en voz baja—, cambiaría las matemáticas por ti."


Y luego, por supuesto, tenemos al malo malísimo, a aquel que hará de la vida de Ruth —y por tanto, de la de Christmas también— un auténtico infierno. Se trata de Bill. ¿Qué decir de Bill? Para empezar, que no es el típico malvado. En general, en la literatura —sobre todo en la juvenil— los malos suelen ser bastante inteligentes y perversos, con elaborados planes maquiavélicos en sus cabezas que explican casi todas sus motivaciones. Ese no es el caso de Bill. Porque Bill, por muy psicópata que sea, no tiene ni una pizca de inteligencia; o al menos, no la que yo esperaba. Este es un personaje violento, carente de cualquier tipo de humanidad, que lo único que busca es satisfacer sus propias necesidades sin que  le importe nada más. Con él nos internaremos en los oscuros resquicios de la psicopatía, en los fondos más bajos y en el asesinato, como también nos permitirá conocer los albores de la industria pornográfica y el nacimiento de las drogas de diseño en la ciudad de Los Ángeles. 

Mención especial merecen Cetta —la madre de Christmas, que es toda una luchadora y una mujer de armas tomar, cuya determinación me ha ganado del todo—, Sal —el proxeneta de Cetta, cuya evolución a lo largo del libro es espectacular—, el señor Isaacson —el abuelo de Ruth, que me ha encantado debido a sus comentarios sarcásticos con los que mete caña a cualquiera— y Cyril —el inseparable amigo de Christmas, que es un gruñón la mar de salado—.

Hay un montón de personajes más, demasiados como para nombrarlos en esta reseña, pero me he quedado con la sensación de que el autor ha sabido describirlos tan bien, tan concienzudamente, que he podido conocerlos a todos con tan solo unas pocas palabras. 

Si os llama el mundo del crimen organizado, no hay una novela mejor. Y aunque pueda parecer un pelín larga, os aseguro que engancha y que es de lo mejor que podréis encontrar dentro de la narrativa. Ya os digo que a mí me ha enamorado lo suficiente como para convertirse en uno de mis libros favoritos. 

Resumiendo, La Calle de los Sueños es una historia cargada de crudeza, crueldad y violencia, pero que también nos muestra hasta donde puede llegar el ser humano por amor y por el deseo de libertad. Una novela emocionante y emotiva que no podrás soltar y que te mantendrá enganchado hasta un final que ni siquiera serás capaz de imaginar. 

♚♚♚♚♚/5

···Inolvidable···

¿Y vosotros sabíais de la existencia de esta novela?
¿Os atreveríais a darle una oportunidad?
¡Un abrazote, cazadores, y hasta la próxima reseña!

miércoles, 17 de mayo de 2017

{Reseña} Nunca digas siempre, de Jennifer L, Armentrout.

544 páginas
Puck Editorial
Autoconclusivo
Juvenil/Romántica contemporánea
♚♚♚♚




Sinopsis

Ella aprendió que el silencio era su mejor arma. Él juró que siempre la protegería. Ambos comparten un terrible pasado, que los llevó a forjar un vínculo indestructible. O eso creían ellos. Porque sus caminos se separaron abruptamente hace cuatro años. Mallory y Rider llevan todo ese tiempo tratando de superar las terribles experiencias vividas en un hogar de acogida. Intentando construir un futuro. Tratando de olvidar. Pero ahora, justo cuando creían estar dejando el pasado atrás, Mallory y Rider acaban de reencontrarse en el instituto y descubren que el intenso vínculo de infancia sigue ahí… al igual que la heridas. Enfrentados a la fuerza de sus sentimientos, Mallory y Rider deben decidir si seguir aferrados a las mismas armas que les ayudaron en el pasado o arriesgarse a construir algo nuevo en un futuro incierto. Un relato luminoso sobre una joven valiente que lucha por expresar su verdad desde un refugio de silencio . Quédate a escuchar la voz de Mallory. No te arrepentirás.










¡Hola, cazadores!

Hoy os traigo la reseña de un libro realmente emotivo y bonito. Hacía mucho tiempo que quería leer algo de Jennifer Armentrout, ya que solo leo críticas buenas de sus libros, y como este es autoconclusivo (no estoy como para meterme en más sagas de momento), decidí animarme con él, Y aunque es cierto que el libro no me ha enamorado, sí que me ha gustado mucho, lo suficiente como para animarme a seguir conociendo a esta autora.

Nunca digas siempre, de Jennifer L. Armentrout, se centra en la historia de Mallory Dodge, una joven que lleva media vida en casas de acogida donde no ha tenido el mejor de los tratos. Cuatro años después de ser adoptada por una buena pareja que le da el amor y la comprensión que Mallory ha echado de menos durante toda su vida, la chica decide empezar a ir al instituto para tratar de superar el terror que le da relacionarse con los demás y así dejar atrás los demonios del pasado. Lo que no se espera de ninguna manera es que el pasado esté esperándola entre los pasillos del instituto: Rider Stark, su guardián, su caballero andante, fue el chico con el que Mallory se crió en aquel hogar roto y violento, y que, ahora, cuatro años después, intenta olvidar por todos los medios. Era aquel que la protegía, el que la mimaba y la única persona que ella tenía en el mundo. Cuando Rider desapareció de su vida, Mallory pensó que jamás volvería a verle. Por eso, volver a mirarle a los ojos tras tantos años le parece poco menos que un milagro. Un milagro que acabará por dar un vuelco a su vida...

Quiero recalcar que el libro me ha gustado mucho: es bonito, emocionante y está muy bien escrito, pero no me ha terminado de encantar, quizás por las expectativas tan altas que llevaba. Había leído críticas tan buenas que no pude evitar imaginarme que este libro sería algo así como mi lectura del año, y nada más lejos de la realidad. Y es que a lo largo de la novela he visto diferentes cosas que no me han terminado de... convencer, por así decirlo. 

Llevaba mucho tiempo sin leer una libro de literatura romántica juvenil, y eso se debe a que soy un poco rara con este género. No me malinterpretéis, me considero una romántica empedernida, pero me gusta que la historia romántica que lea no destaque por ser la típica historia de amor: que los personajes tengan "algo" distintivo, que haya una subtrama emocionante... en fin, que sea diferente. Y en esta historia me ha parecido que la historia de amor tenía algunas cosas (no todas) muy típicas que podría haber leído en cualquier otro libro del género romántico, terminando por cansarme un poco. Y si bien el personaje de Mallory me ha gustado mucho, el de Rider no me ha terminado de convencer. No es que me parezca un mal personaje, pero en mi opinión tenía un carácter un pelín típico. Entiendo que la autora lo haya hecho con esa personalidad para que el final fuera el que ha sido, pero aun así, reconozco que he echado de menos que tuviera algo más de... garra (tampoco sé muy bien cómo explicarme sin spoilear nada, la verdad, xD)

Una cosa que se me ha hecho muy pesada (en serio, muy, muy pesada) es que en cada capítulo se dedicara al menos un párrafo entero para destacar los encantos de Rider: Mallory se centra cada cinco minutos en darnos una descripción detallada de lo buenísimo que está Rider... y eh, a una servidora le gustan tanto como a la que más los protagonistas macizos, pero con dos o tres descripciones sobre lo guapísimos que son me bastan, no necesito que eso salga a relucir cada dos por tres porque eso se me termina por hacer pesado. 

Otra cosa que también se me hizo algo agotadora es que la autora describe demasiado, para mi gusto. Cada pequeño detalle, cada gesto de los personajes... hasta la cosa más ínfima e insignificante se describe, y ha habido ocasiones en las que me atropellaba con la lectura y que incluso me sentía tentada a saltarme párrafos enteros. En mi opinión, a la forma de escribir de la autora le falta algo de ligereza, pero aun así me gusta, porque me ha parecido que sabe destacar muy bien la profundidad de los sentimientos de Mallory, mostrándonos su personalidad de una forma muy emotiva. Y es que este libro si destaca por algo es por la emoción que desprende en cada una de sus páginas. 

No os voy a mentir: la primera mitad del libro no me estaba enganchando nada debido a todo los aspectos negativos que os acabo de contar, pero a partir de esa segunda mitad... Pfff, no podía parar de leer. Cada final del capítulo era un golpe, un varapalo a cada cual peor, haciendo de esta historia algo adictivo y muy emocionante. 

La historia de Mallory es muy dura, y rompe el corazón. Como la de Rider. Ambos tienen un pasado juntos que resulta muy triste y que, sin embargo, será lo que les una en esta nueva etapa de su vida. 


"En mi opinión hay dos tipos de para siempre. Uno bueno. Y otro malo. El bueno era una mentira, una ilusión; eso ya lo había aprendido siendo muy niña. Ese tipo de "para siempre" acababa en llamas, porque, por más que intentaras aferrarte a él con todas tus fuerzas, se te escurría entre los dedos. El malo acechaba siempre, como una sombra o un fantasma. Daba igual lo que pasase: siempre estaba ahí, de fondo."


Como personajes, Mallory me ha gustado muchísimo. La evolución que ha tenido a lo largo de la novela me ha parecido alucinante, y he vivido la historia de su pasado casi con un nudo en la garganta. El tema del maltrato infantil me ha parecido muy logrado: creo que es algo que no se suele tratar dentro de la literatura, y que, como tantas otras cosas, se merece que se ponga el foco sobre él. Sin embargo, y volviendo al tema, Mallory me ha parecido una protagonista estupenda. Y Rider.... en fin, aunque le falte algo de garra, sí que es verdad que me ha conmovido en esos momentos en que intenta proteger a Mallory de cualquier cosa que se le ponga por delante.

Como secundarios, tenemos a Carl y Rosa Rivas, los padres adoptivos de Mallory, que son algo sobreprotectores con ella pero buena gente; a Paige, la chica mala del instituto (que sinceramente, no me ha parecido tan mala como me la intentaban pintar. De hecho, es un personaje que me hubiera gustado que estuviera más desarrollado); a Hector y Jayden, los amigos de Rider y los nietos de la mujer que en esos momentos tiene a Rider en acogida, la señora Luna (ambos hermanos resultan muy carismáticos y me han caído en gracia, sobre todo Jayden) y a Ainsley, la mejor amiga de Mallory, que, sin duda, es mi personaje favorito dentro de este libro. Me ha encantado su personalidad, tan fuerte y positiva, y la forma en que siempre está ahí para apoyar a Mallory. Los diálogos entre las dos me parecían súper conseguidos: eran los típicos que cualquiera podría tener con su mejor amiga, y ese realismo en la relación de amistad me ha gustado mucho. 

El final es muy bonito y deja una lección de vida preciosa, que sinceramente me ha hecho reflexionar. La verdad es que no deja de sorprenderme que un libro juvenil tenga esa clase de profundidad y nos deje una moraleja como la que encontramos al final, pero me ha parecido muy emocionante y, sin duda, es lo mejor de todo el libro. 

En resumidas cuentas, Nunca digas siempre me ha parecido una novela preciosa, cargada con toda la emoción del primer amor, y que sin embargo, está dotada con una profundidad y unos detalles que conseguirán estremecerte. Jamás conseguirás olvidarte de Mallory.


♚♚♚♚/5

···Muy recomendable···

¿Y vosotros habéis leído este libro?
¿Estáis de acuerdo conmigo en mis valoraciones?
¡Contadme, bonitos!